Noticias

Palabras del Presidente del Centro Israelia de Bogotá, Arq. Abraham Korn en el acto de saludo presidencial por Rosh Hashana

CCJC Prensa 2019-10-02

Excelentísimo Sr. Presidente de la República de Colombia, Dr Ivan Duque Marquez .

Amigos todos.

Hoy, más que nunca, es nuestro deber recordar a nuestros ancestros,  ancestros que llegaron  por distintas circustancias a tierras desconocidas.

A veces ocurrió por el desgarro de la guerra (lo que no resulta ajeno al pueblo colombiano) y otras tantas,  por el llamado de la promesa de un futuro mejor. Son tierras con idiomas, culturas y  religiones distintas a las acostumbradas por nuestros  antepasados, sin embargo  con  independencia de la diferencia marcada , les dieron (nos dieron) la bienvenida con puertas y corazones abiertos.

Nuestra institución, que gracias a ese respeto y afecto, cumple orgullosamente los 90 años, puede hoy sentirse alagada con el regalo más especial de todos: que seamos honrados con la presencia y con el saludo del Sr Presidente Ivan Duque.

Hace 90 años el país nos dio la bienvenida. Hoy me corresponde, en nombre todos nuestros ancestros que reposan con su presencia sutil detrás mio, darle a usted, Sr Presidente, la bienvenida.

El artículo undécimo de nuestros estatutos indica que el Presidente de la República de Colombia, así como el Alcalde Mayor de Bogotá y el Embajador de Israel , siempre serán miembros honoríficos de nuesta comunidad ¿Quién de nuestros fundadores o antecesores hubiera siquiera pensado que llegaría el día en que ese artículo tuviera relevancia? Hace unos 15 días atrás, en el simposio de la junta directiva, se sometían a escrutinio las disposiciones de los estatuos para actualizarlos. Maravillosa sorpresa es que hoy, justamente en Rosh Hashaná, podemos recibir como miembro honorífico de la comunidad al Líder mayor del pueblo colombiano. 

Sr Presidente: esta es su casa, esta es su comunidad; una comunidad amiga y dinámica que, desde el inicio de su carrera política solo ha contemplado cómo el respeto y apoyo es el idioma en común que nos vincula.

El inicio del año judío, además de considerarse una festividad, es un momento donde relucen valores supremamente importantes para la humanidad: reconciliación, introspección, compasión, honradez, y por encima de todo paz y amor.   Acierto  cuando afirmo que el pueblo colombiano, liderado por su probo dirigente, está en un importante momento de transición hacia una sociedad equitativa, precisamente como consecuencia de tomarse en serio lo que, sutilmente, insinúa este día de de año nuevo.

No somos extraños a los retos diarios que debe enfrentar, y por ello rezamos y rezaremos el día de hoy para que Dios le entregue en este año 5780 toda la fuerza y sabiduría para ser inscrito en el libro de la vida.

Termino mis palabras agradeciendo habernos distinguido con su presencia.

Llévese Ud., de los presentes, y de todos quienes no pudieron estar aquí, nuestro aprecio. Igualmente le manifestamos nuestra amplia voluntad de contribuir, de las maneras más generosas, al desarrollo de esta Nación, de la que somos parte.

¡Gracias por acompañarnos!

¡Gracias a todos por acompañarnos!

Sean Todos bienvenidos