Terrorismo

Sabado, 25 de Marzo de 2017

-1/-1/2013 (Aurora Digital - Israel)

¿Por qué serán liberados 104 terroristas palestinos?

BARRY RUBIN **

Lo que es verdaderamente desconcertante sobre la proposición del primer ministro, Biniamín Netanyahu, de liberar a más de un centenar de los peores terroristas palestinos, que haya alguna vez asesinado a israelíes, es que es imposible encontrar algún motivo para tomar esa decisión. No es sólo que uno podría oponerse a ese plan, sino que no puedo pensar en una sola razón para apoyarlo.
Vayamos con mucho cuidado a través de los argumentos para tratar de encontrar alguno.
Es cierto, por supuesto, que Israel ha liberado anteriormente a prisioneros. Sin embargo, eso fue bajo diferentes circunstancias.

En un caso, los presos - a veces en grandes números - fueron puestos en libertad a cambio de soldados israelíes. Esto podría ser controvertido, pero también se podría hacer un argumento en favor del caso. Los detenidos podrían haber sido condenados por cargos menos graves o podrían haber estado cerca del final de la condena. Había un cierto grado de nobleza al poner alto el valor de los israelíes, y mantener la promesa de hacer todo lo posible para rescatarlos. Además, mientras las familias de las víctimas podían ser consideradas; también lo eran las familias de los cautivos.
Una segunda justificación para tales excarcelaciones surge si es que hay un cálculo de ganancia diplomática. Tal vez la liberación de algunos presos ayudaría a lograr un alto el fuego o a conseguir negociaciones serias - cuando pensábamos que eran posibles o a lograr algunas ganancias o beneficios materiales valiosos de Occidente.

He apoyado esas liberaciones pasadas, dolorosas y peligrosas, como lo fueron. Pero la curiosidad aquí es ¿por qué Israel está liberando a los peores terroristas sin ningún beneficio, y ni siquiera una buena publicidad?

Seguramente no es para ganar popularidad interna porque los israelíes odian esta decisión.�
Tampoco se relaciona con la estrategia anterior de Netanyahu que ha sido de complacer a Obama, seguirle la corriente, mantenerlo feliz, hacer concesiones mínimas y de bajo costo, y dejar que la Autoridad Palestina (AP) demuestre que no quiere hacer la paz.

Ni tampoco le conseguirá a Israel una buena imagen pública en Europa o Norteamérica. Por el contrario, los medios de comunicación no le contarán los lectores y espectadores la magnitud de los crímenes perpetrados por esos terroristas ni tampoco promoverán simpatías por las verdaderas víctimas. No. En todo caso, la cobertura hará énfasis en la solidaridad con las familias de los terroristas y promoverá la impresión de que los terroristas eran presos políticos, detenidos sin ninguna buena razón por las crueles autoridades de la ocupación.
¿Es que la AP ofrece algo a cambio? No. Cualquier indicio de que la AP suspenderá la demanda de que todos los palestinos puedan venir a vivir a Israel (y subvertirla), o que se reconocerá a Israel como Estado judío, o que las líneas anteriores a 1970 pueden modificarse en favor de Israel, simplemente no van a suceder.
Toda concesión será metida en el bolsillo, y luego la AP exigirá más. Lo sabemos. La estrategia de la creación unilateral de Palestina, sin ningún acuerdo en absoluto, continuará.
Está bien, entonces ¿quizás algún gran premio será entregado por parte de Estados Unidos? ¿Cómo qué? En Egipto y Siria, Estados Unidos apoya a los Hermanos Musulmanes, en contra de los intereses de Israel. En Turquía, Obama ama al gobierno turco anti-israelí.

¿Hay alguna promesa secreta de Estados Unidos? Pero, ¿qué es lo que vale una promesa de Obama? Dos ejemplos. Obama no ha cumplido con la promesa de apoyar un cambio de fronteras que le permita a Israel incluir a los grandes bloques de asentamientos.

Y luego Turquía, donde el presidente Obama personalmente intermedió en un acuerdo con Ankara en el que Israel hizo concesiones; después no hizo nada cuando Turquía ignoró todas las disposiciones y rompió abiertamente el acuerdo.

De hecho, ¡recuerde cómo Obama le pidió a Israel que congele la construcción en los asentamientos y luego no le confirió ningún crédito cuando lo cumplió dos veces!
Tal vez la promesa secreta refiera a Irán y a su programa de armas nucleares. Pero, ¿qué sería? ¿La Administración de Obama va a atacar a Irán o va cooperar con Israel en eso? Por supuesto que no. E incluso si se hizo tal promesa, ¿alguien puede creerla?
Simplemente la continuación con las políticas presidenciales pasadas hacia Israel no sería suficiente para obtener tales concesiones continuas a cambio de nada nuevo.

¿O había una amenaza creíble contra Israel, que Obama iba a hacer algo terrible o aplicaría alguna temible presión si no se sale con la suya? Sin embargo, como dice el refrán, en hebreo, "Yesh gvul", hay un límite.

En cuanto a la razón nominal para la política de Netanyahu, el primer ministro ha dicho que tal vez hay alguna posibilidad real para la paz en esta ocasión. Él simplemente no cree eso.

¿Cuál es el verdadero efecto de esta política?
-Socavar la credibilidad de Israel.
-Aumentar el riesgo de terrorismo para los ciudadanos israelíes.
-Aumentar la confianza de la intransigencia palestina.
-Alentar a los palestinos a cometer actos de terrorismo creyendo que no habrá un precio o que el costo será bajo.
-Convencer la creencia de la AP que puede obtener algo por nada.
-Persuadir a los europeos y a los norteamericanos que se puede presionar interminablemente a los israelíes a hacer concesiones. (¿Liberaría Norteamérica a los terroristas de al-Qaeda de la Bahía de Guantánamo bajo la creencia de que eso conduciría a la paz?)
Simplemente no lo entiendo, y simplemente no hay motivo apropiado ni una necesidad - para seguir una política tan espantosa.
Barry Rubin es director del Global Research in International Affairs (GLORIA) Center y editor del Middle East Review of International Affairs (MERIA) Journal. Sus libro más reciente es: The Israel-Arab Reader (séptima edición).
Este artículo fue publicado originalmente en PJMedia.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad