Primavera Árabe

Sabado, 25 de Marzo de 2017

-1/-1/2013 (Enlace Judío - México)

Como afecta a Israel la caida de Morsi

Según AJN, funcionarios israelíes esperan que el próximo régimen sea un poco más tibio en su actitud hacia Israel, luego del derrocamiento del presidente egipcio Mohammed Morsi, según informó un reporte de Radio del Ejército. “Parece que el ejército ha decidido ‘reiniciar’ la democracia de Egipto en un curso más centrista, y ojalá signifique que el próximo gobierno será más centrista en sus relaciones con nosotros”, dijeron.

Israel no está conectado de ninguna manera a los eventos de Egipto, pero éstos tienen un gran impacto en la seguridad del Estado Judío – principalmente debido al tratado de paz entre ambos países. Funcionarios israelíes han dicho en distintas ocasiones que no les importa quién gobierne Egipto, siempre y cuando eviten que terroristas operen allí para atacar a Israel, que se contrabandeen armas a Gaza a través del Sinaí y que se use su influencia para desviar las actividades terroristas de Hamas en la Franja.

El régimen del ahora ex presidente no era muy amistoso hacia Israel y se negaba a actualizar las relaciones con el Estado Judío. Incluso llegó a degradarlas de algún modo ya que Egipto se negó a permitir que varios funcionarios israelíes, incluyendo el consejero de Seguridad Nacional israelí, Ya’akov Amidror, entraran al país. El ministro de defensa judío, Moshe Ya’alon, consiguió permiso para acceder a la nación egipcia, pero no se le permitió la entrada al Cairo y pudo consultar con el ministro de defensa árabe solo por teléfono.

Además, actualmente Egipto no tiene un embajador en Tel Aviv debido a una intervención personal de Morsi de evitar que se designe uno. Mientras tanto, el diplomático israelí en el Cairo está en sus instalaciones temporales ya que no consiguió ningún lugar para establecer la Embajada de Israel allí, luego de que el espacio de la ex embajada fuese destruido durante manifestaciones contra el ex líder egipcio Hosni Mubarak. Israel cree que las dificultades en encontrar un lugar para establecer la embajada es una maniobra de Morsi.

Sin embargo, la cooperación militar israelí egipcia ha crecido significativamente en los últimos meses. Funcionarios militares israelíes y egipcios se encuentran regularmente en Tel Aviv y los funcionarios militares israelíes se han encontrado con generales egipcios e importantes funcionarios de seguridad en las bases armadas del Cairo, donde la influencia de la “guerra fría” política de Morsi sobre Israel es menos prominente. Hace pocas semanas Amos Gilad, jefe del departamento de seguridad diplomática del Ministerio de Defensa de Israel, se encontró con el general egipcio Abd al-Fatah a-Sisi – aparentemente el mismo que ingenió el derrocamiento de Morsy.

Dalia Ziada (Haaretz) opina que, al derrocar al presidente islamista y su régimen de los Hermanos Musulmanes, Egipto se le da una nueva oportunidad de estar en el pie derecho, y el Medio Oriente se le da el privilegio de no tener una versión sunita del régimen mullah en Irán.

Al igual que para los mulás de Irán, la Hermandad no se avergonzaba de etiquetar a sus oponentes como herejes y llamar a la jihad contra ellos. La retórica “pecaminosa” de algunos jeques extremistas e imanes que llevan en el último par de días los partidarios de Morsi fuera de la Mezquita en El Cairo era sólo una pequeña parte de ella. Ellos engañan a los inocentes participantes en esas manifestaciones – en su mayoría pobres y sin educación – a pensar que Morsi fue elegido por Dios y por lo tanto se debe llevar a cabo el Jihad en contra de sus oponentes- y estar dispuestos a sacrificar sus vidas con el fin de mantenerlo en el poder.

Anshel Pfeffer ( Haaretz) comenta que:

1- Bajo Morsi, los Hermanos Musulmanes hicieron lo impensable al reafirmar los acuerdos (de Camp David) de paz con Israel. Sus líderes hablaron de modificar el tratado, pero siguieron lo manteniendo, al igual que el régimen de Hosni Mubarak antes. Los Miembros de la Hermandad Musulmana y los ministros del gobierno no pueden no tener relaciones con funcionarios israelíes, pero en el nivel más fundamental de Israel – los canales de seguridad – se mantuvo la cooperación e incluso se mejoró, según fuentes de Defensa de Israel, después de la caída de Mubarak.

2. Israel temía que, cuando estuvieran en el poder, los Hermanos Musulmanes – el antecesor ideológico de Hamas – apoyarían el movimiento islamista palestino y fomentarían los misiles contra Israel, mientras amenazarían a Israel para que no tomaran represalias. Aunque, durante un tiempo, Hamas se creyó immune, la administración Morsi en realidad no trató de detener a Israel cuando éste lanzó la Operación Pilar de Defensa en Gaza el año pasado, en el que el liderazgo y la infraestructura militar de Hamas fue severamente dañado.

3. En la época de Mubarak, el ejército egipcio no actuó con decisión contra las operaciones de contrabando en el Sinaí.

Desde la caída de Mubarak, el caos ha reinado en el Sinaí. Pero en el último año, bajo el gobierno de Morsi, el ejército ha enviado operaciones más específicas y contundentes contra los elementos de Al-Qaida que se han apoderado de las partes de la península, y lo más importante para Israel, se ha demolido un gran número de túneles de contrabando. La cercanía entre la Hermandad Musulmana y Hamas ha hecho que Egipto fuera más decidido a luchar contra islamistas extremos durante el Sinaí y Gaza, así como contra el contrabando de armas.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad