Colombia

Mi�rcoles, 29 de Marzo de 2017

24/-1/2011 (Hamerkaz- CIB)

Entrevista a Hassan Nassar, director de Zoom a la Noticia NTN24

Marlene Himmelfarb

Entrar al apartamento de Hassan Nassar es como correr un velo y descubrir un mundo lleno de historia y recuerdos. Una decoración cargada de objetos árabes, esculturas, tapetes, mesas, lámparas, que dan la sensación de estar en otro lugar del mundo diferente a Bogotá. Parece un museo donde habita una cálida familia. Al fondo se escucha el ladrido de sus tres perros que siempre lo acompañan.

H.-¿Por qué un gemólogo se convierte en uno de los líderes de opinión más importantes de América Latina respecto a temas de política internacional a través del canal NTN 24?

H.N.- La gemología es algo que heredé de mi familia, especialmente de mi mamá. Ella lleva más de sesenta años dedicada a trabajar en el campo de las piedras preciosas y yo me crié en medio de ese ambiente. De niño recuerdo cuando mi mamá ponía las piedras encima del tapete para limpiarlas y así fui aprendiendo a reconocerlas.-¡Bien chino! me decía cuando contestaba correctamente. Un día decidí que quería especializarme en este tema y viajé a Estados Unidos a estudiar gemología. También soy periodista y politólogo. Mi primer contacto con la comunidad judía fue a través de los diamantes y no de los medios de comunicación. Es un negocio que me ha permitido vivir bien, viajar y conocer mucha gente.
Al comienzo asistía al programa como panelista invitado. Ahí conocí a Marcos Peckel,
a Jaime Rosental, a Abraham Bibliowicz. El director era Luis Fernando Restrepo. Cuando él se fue del canal me llamaron para que estuviera por una semana a ver si me gustaba y ya llevo más de 2 años. Nunca había estado entre cámaras, luces, detrás de la noticia.

H.- Algunos dicen que usted es un profundo conocedor de temas de política internacional y otros opinan que usted interrumpe, es incisivo en sus preguntas.¿Cómo se siente entre estos dos bandos?

H.N. - Antes que periodista soy politólogo y el moderador de” Zoom a la Noticia”. Tengo que cumplir un rol y no es simplemente seguir un cuestionario. Busco un equilibrio entre los panelistas quienes deben estar en el mismo nivel de información para que el debate sea interesante. Tengo conocimiento de fondo del tema y por supuesto tengo una opinión. Hay programas en que lo único que digo es: vamos a una pausa, pero hay otros en que confronto a los invitados para crear un choque de opiniones y darle balance y equilibrio al programa. Conozco de antemano la opinión de los invitados para poderlos confrontar. Los programas de opinión generan una audiencia fiel. Odiamos al invitado o nos fascina el invitado. Igual sucede con el moderador y las opiniones van desde “no me gusta su corte de pelo o su corbata” hasta “¿ Por qué se mete a opinar tanto y por qué interrumpe a los panelistas?” .Un ejemplo interesante es lo que sucede en el canal de noticias Fox. Como es republicano tiene su línea editorial. Todo el tiempo le dan palo a Obama. CNN era muy objetivo y presentaba las noticias entrelíneas y tuvo que cambiar su formato porque se estaba quedando atrás en audiencia.
Yo trato de mantener mi opinión personal al margen , pero hay momentos en que sale a flote. Si al televidente no le gusta puede cambiar de canal. Para eso hay opciones.

MH ¿Por qué la fascinación de los medios con el conflicto árabe-israelí?

HN Es un tema caliente y a la gente le gusta. Es interesante tocarlo y atrae mucha audiencia.

MH ¿Cree que algún día va a haber paz entre Israel y los palestinos?

HN Falta compromiso de ambas partes para una entrega real de soluciones. Los temas más delicados son los asentamientos, los refugiados, la seguridad. Israel necesita sentir seguridad dentro de su territorio y no estar en estado de alarma permanente por los ataques terroristas. Es un país que tiene derecho a convivir sin este tipo de amenazas.
La comunidad internacional juega un rol muy importante y debe salirse de una posición de aliados claros y estratégicos. Estados Unidos ha sido un aliado incondicional de Israel, pero han sido pocas las concesiones que le ha podido dar al pueblo palestino. El otro sector no ha tenido la posición de advertirle al pueblo palestino que si no deja de tener alianzas con organizaciones terroristas no va a ser posible encontrar un equilibrio en el Medio Oriente.
El pueblo palestino está dividido y no se puede crear un estado nación cuando existe una división interna y diferencias tan marcadas entre los mismos grupos terroristas.
Respecto a Israel, hay dos posiciones y diferencias de fondo muy grandes entre Netanyahu y Liberman. El Likud e Israel Betenu tienen una alianza por conveniencia. Liberman y su partido político no están interesados en ceder en el tema de los asentamientos. Esto limita a Netanyahu para que haga unas concesiones serias para las negociaciones de paz y esto provocaría una fragmentación en la coalición y se cae el gobierno. Mientras no se resuelvan estos conflictos internos es muy difícil que evolucionen las conversaciones de paz. El asunto ha sido manejado diplomáticamente y con mucho cerebro por la parte israelí, pero no ha sido manejado con el mismo entusiasmo y capacidad por la parte proárabe y esto cierra las posibilidades para una negociación más rápida. La Unión Europea tampoco ha tenido una posición muy definida. Si las dos esferas políticas no se pueden poner de acuerdo internamente es más difícil que se puedan sentar en una mesa de negociaciones. En este momento hay que esperar cómo evoluciona el panorama en la región. No sabemos que va a pasar con Siria, Libia está en graves problemas y en Egipto todavía no se define el control de gobierno y no se sabe qué va a pasar con los tratados de paz que se habían hecho con Mubarak. La primavera árabe puede extenderse a Jordania que tiene una frontera muy cercana con Israel. Por otro lado da lástima ver imágenes de niños judíos y palestinos que viven en Israel y en Cisjordania enmarcados en un odio por lo sucedido en el pasado. Estos jóvenes son los que van a ir a las universidades y van a ejercer cargos políticos. Debe haber un cambio generacional para poder llegar a acuerdos de paz fructíferos y que haya una reconciliación de fondo. Deben crecer como pueblos hermanos que son. Ellos son los líderes del futuro, los que se van a sentar en la mesa de negociaciones. La política debe ser: no cerremos las puertas, entreguemos lo que podamos y crezcamos como pueblos hermanos. Yo siendo árabe me relaciono con judíos, tanto en Colombia como en el exterior y nos sentimos como primos. Somos un mismo pueblo y venimos de un mismo sitio. Tiene que llegar el día en que israelíes y palestinos se puedan sentar como se sientan un colombiano, un venezolano o un ecuatoriano a nivel de América Latina.

MH: ¿Qué opina de las facultades de periodismo en Colombia?

HN: Es muy diferente el enfoque. En Estados Unidos las escuelas de comunicación dan una formación con especialización en cada una de las ramas. Por ejemplo radio, televisión, cine, relaciones públicas. En Colombia la formación es integral y un periodista hace de todo. A veces en los foros les pregunto si hay alguien con una especialización y casi nadie levanta la mano. Yo podría ser especialista, por ejemplo, en periodismo de piedras preciosas porque manejo ambos temas. La especialización en una rama específica le da calidad a la información. Hoy hay una nueva tendencia, un nuevo formato de información. Antes el periodista escribía entrelíneas, hoy en día opina, crea esquemas.

MH: ¿Hobbies, vida personal?

HN: Lo que más me gusta en mis ratos libres es compartir con mi familia, mi hija de 18 meses, mi esposa a quien le agradezco tanto por cuidarla, mis padres, mis hermanos. Me he dedicado a correr. Estoy corriendo 10 kms y quiero lograr los 22 para participar en la media maratón. Estoy dedicado a la fotografía y entre mis planes está irme a vivir al campo para estar en contacto directo con la naturaleza y poder dedicarme más a la fotografía. Algo que me gustaría hacer más adelante y lo relaciono con la fotografía es ser corresponsal de guerra.

MH: ¿Cómo es un día de trabajo en la vida de Hassan Nassar?
-
HN Me levanto y leo el periódico. A las 8 y media estoy llegando al canal. Empiezo de cero y a las 9 y treinta de la noche estoy sentado con los invitados frente a la audiencia. Tengo 3 personas dedicadas a producción de invitados. La base de datos es muy amplia y funciona a nivel internacional. Se busca que tengan perfiles similares e igual nivel de conocimiento y también que sean líderes de pensamiento.

MH: ¿Prepara el programa con anterioridad?

HN: Como es un programa en vivo, todo se hace sobre la marcha. En la mañana escojo el tema. Y empezamos a convocar a los panelistas. A veces planeo invitar a alguien y esa persona no puede asistir, toca cambiar todo y buscar un reemplazo. Puedo tener un invitado de Ramala o de Tel Aviv esperando en el estudio cuando allá son las 4 a.m. y aquí se está dando inicio al programa a las 9.30 p.m. Siempre buscamos la chiva y en ocasiones cuando aparece hay que cambiar el tema que estaba programado. Montar el programa es como organizar las fichas de un juego de ajedrez y toma entre 9 y 10 horas.

MH: ¿Cuál ha sido el debate más álgido que le ha tocado como mediador?

MH En la época de Uribe cuando la situación con Venezuela estaba tan tensa. Nosotros trabajábamos con Globovisión y los oficialistas no iban allá. Eran debates calientes. Debía equilibrar el programa entre los uribistas, tanto en Colombia, como en el exterior y los seguidores de Cháves y los congresistas. También ha habido programas apasionantes del conflicto del medio Oriente. Han estado como invitados el embajador de Israel Merón Reubén y el embajador de Palestina

MH ¿Qué personaje de la política internacional le gustaría entrevistar?

HN Muchos. Me encantaría preguntarle al expresidente Busch que lo motivó a invadir Irak o por qué esa presidencia de 8 años tan cuestionada que llevó al país a perder liderazgo mundial y a una gran recesión. También me gustaría entrevistar a Omar Al Bashir con orden de arresto por la Corte Penal Internacional. Saber cómo percibe un líder africano lo que está sucediendo. A Obama, Preguntarle a Netanyahu su posición sobre el proceso de paz en el Medio Oriente, a Mubarak, a Jimmy Carter, a Cháves sería clave, a Fidel Castro. Me encantaría entrevistar a Cristiana Mampur, corresponsal de guerra de CNN. Ella cubre la noticia desde el mismo lugar donde se produce, no desde un estudio. Sin embargo, comenta Hassan que también es muy interesante entrevistar a los mandos medios que en muchas ocasiones son los que manejan los hilos de la información.

MH ¿Qué países le gustaría conocer?

HN Hay muchos. Tengo una pasión profunda por el Medio Oriente. Si me ofrecieran un pasaje haría escala en Libia para ir a Bengazi y a Trípoli. Después iría a Pakistán, Afganistán. Me gustaría también ir a la India y a China y me encantaría conocer Irán.

MH: ¿Alguna vez ha sentido miedo en esta profesión?

HN: Todavía soy un ciudadano común y corriente y puedo andar tranquilo. Pero en este país nunca se sabe. A veces uno toca temas delicados para ciertos sectores. América Latina es una de las regiones más peligrosas para el periodismo. Uno no se da cuenta hasta que lo matan. Esperamos que venga el atentado para que nos brinden protección y la mayoría de las veces ya es tarde,.He recibido amenazas pero es algo personal, nada importante.

MH: ¿Un mensaje para la comunidad judía?


HN: Que continúen con esa linda tarea de ser una comunidad tan generosa y estable con valores intrínsecos, unidad y respeto. Conozco muchos judíos que han demostrado su honradez y honestidad en el campo del comercio y en cargos académicos y desde sus cargos han contribuido al desarrollo de nuestro país. Como palestino siento admiración por la comunidad judía.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad