Mundo Judío

Lunes, 27 de Marzo de 2017

7/8/2011 (La Espiral España)

PENSAMIENTO JUDÍO J.Lomba, Univ. de Zaragoza.

El pensamiento judío del Aragón Medieval es de los más relevantes de la historia de la filosofía
universal. Y hay que distinguir entre los judíos pertenecientes al Aragón musulmán, los cuales vivieron
la única cultura oficial del momento, la árabe, y los que, tras la conquista cristiana de Zaragoza en 1118,
permanecieron en la misma zona, continuando y mejorando la herencia árabe recibida, hasta la
expulsión de 1492.

1. IBN GABIROL. Selomoh ben Yehudah ibn Gabirol, Es una de las personalidades más
destacadas de la historia del pensamiento. Nació en Málaga en 1020 ó 1022, pero la familia emigró a
Zaragoza, teniendo Ibn Gabirol unos cuatro años. Aquí se formó y permaneció durante casi toda su
vida. Murió en fecha no conocida en Lucena o en Valencia. Fue uno de los mejores poetas del judaísmo,
componiendo muchos poemas, algunos de los cuales todavía se leen en las sinagogas. Tiene, además
dos libros de contenido moral muy valioso: Selección de perlas y Libro de la corrección de los
caracteres. Pero su gran obra filosófica es La fuente de la vida, que ejerció un gran influjo en el mundo
judío y cristiano. En ella dice que todo está compuesto de materia y de forma, excepto Dios que es pura
forma, completamente distinto al mundo.El fin del hombre es escalar grados de perfección hasta
desprenderse de la materia y unirse místicamente con Dios.

2. IBN PAQÛDA. Bahya ben Yosef ibn Paqûda nació en Zaragoza en el siglo XI. Solo escribió un
libro, Los deberes de los corazones, que tuvo más de doscientas ediciones, que fue traducido a todos
los idiomas y que influyó en toda la tradición posterior judía, siendo leído hoy mismo por los fieles, no
levantando jamás polémica alguna. Fue juez de la comunidad judía de su ciudad natal. Tenía una
amplísima cultura, científica, filosófica y de espiritualidad judía, árabe y cristiana. En su libro defiende
una vida virtuosa interiorizando la religión en el corazón, por encima de los preceptos externos. Y para
ello se basa en tres principios: la razón, la Biblia y la Tradición. Ello lo expone en diez capítulos en que
partiendo de la fe en un solo Dios, culmina en el amor a Dios que es la cima de la vida espiritual,
pasando por la sumisión a Dios, la humildad, la pureza de intención, la vida ascética y otras virtudes
3. ABRAHAM BAR HIYYA. Nace en Barcelona o en Huesca hacia el año 1065, recibiendo su
formación en esta última ciudad. Enseñó en Castilla, Francia, Soria, Lérida, Huesca y Zaragoza. Fue
astrónomo y matemático del rey Alfonso I. Estuvo en Barcelona en 1133-1145, donde tradujo varias
obras científicas árabes. Escribió diversas obras de ciencia y de astrología aparte de una sobre filosofía
Meditación sobre el alma y otra sobre exégesis bíblica.
4. YEHUDAH BEN SEMUEL HA-LEVI. Nació en Tudela entre 1070 y 1075. Viajó a Córdoba y
Granada, entrando en los mejores círculos literarios. Pasó luego a Toledo, donde se dedicó a la
medicina. De Toledo vuelve a Granada, Guadix, Lucena, Córdoba y Sevilla. Proyectó un viaje a Tierra
Santa que no logró, pasando antes por Egipto donde murió en 1141. Siempre tuvo dos amores: el de la
Sión y el de Sefarad. Una de sus grandes vocaciones fue la poesía, consiguiendo una fama considerable
como poeta profano y litúrgico. Pero la obra que más fama le dio fue El Kuzari, compuesto en árabe. En
ella, el rey de los kúzares discute con un sabio judío, El Haber, un cristiano, un musulmán y un filósofo
sobre la verdadera religión y filosofía. Tras la discusión el monarca queda convencido de la verdad que
le muestra el judío. Es interesante el fundamento filosófico que da a la supremacía del Pueblo de Israel,
concedida por Dios, sobre las demás naciones del mundo.
5. ABRAHAM BEN EZRA. Nació en Tudela en el año 1089. Se casó con una hija de Yehudah ha-
Levi. Fue un buen poeta y un sabio que abarcó muchas ramas del conocimiento (matemáticas,
astronomía, astrología, exégesis, gramática, filosofía), además de ser uno de los más preclaros
transmisores del saber árabe y judío de al-Andalus a Europa, enseñándolo en catorce ciudades de
Italia, Francia e Inglaterra. Murió en Calahorra en 1164. Compuso más de ciento ochenta obras de
exégesis bíblica, gramática, matemáticas, astronomía, filosofía y astrología, materia de la que fue un
experto maestro, influyendo en el mundo judío y en el cristiano, por ejemplo en Nicolás de Cusa, Pico
della Mirandola, Regiomontano y tal vez el mismo Colón

10. ABRAHAM BEN SEM TOB BIBAGO. Nació en Zaragoza en el siglo XV. En 1446 residió en
Huesca donde fundó una escuela de cultura hebrea. En 1470 vive en Zaragoza donde preside una
academia rabínica. Solía predicar en las sinagogas de Huesca y Zaragoza dedicándose en los días
festivos a confirmar en su fe a los judíos que estaban tentados de convertirse al cristianismo. En
Huesca defendió a un judío que se había convertido al cristianismo pero que luego volvió a su antigua
fe, razón por la cual la Inquisición le condenó en 1489. Murió hacia 1489. Conocía bien el hebreo, el
árabe, el latín, la teología cristiana y musulmana, utilizando, además, textos de los Evangelios, de
Tomás de Aquino, de Averroes e Ibn Tufayl. La mayor parte de sus obras han desaparecido las cuales
son, sobre todo, tratados de medicina y de astronomía y comentarios a Aristóteles y Averroes. Las
más importantes se titulan El árbol de la vida, que trata de la creación del mundo contra la tesis de
Aristóteles sobre la eternidad del mismo y El camino de la fe.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad