Mundo Judío

Mi�rcoles, 29 de Marzo de 2017

17/9/2012 (Israelenlinea.com)

Judaísmo: Buffet para todos los gustos

Las viejas líneas de demarcación que durante mucho tiempo definieron el judaísmo se están volviendo obsoletas. La gente, correctamente habla de la actualidad como una «edad de oro» para el judaísmo en Estados Unidos. Sin embargo, las dos denominaciones más grandes, el judaísmo conservador y el reformista, ambas relativamente liberales, se están reduciendo.

Los conservadores, que representaron más de la mitad de todos los judíos afiliados a una sinagoga sólo unas pocas décadas atrás, no se molestan en negarlo. Una atmósfera de decadencia es palpable en algunas de elas. La Reforma, con unos 1,1 millones de miembros afiliados y otro millón que dicen identificarse como tales, lo niegan. Ellos se han esforzado en manipular las cifras, cambiando las reglas para aceptar a los nacidos de un padre judío y madre gentil como judíos de pleno derecho y dar la bienvenida a parejas mixtas de judíos y gentiles en sus congregaciones.

Sin embargo, Steven Cohen, profesor de sociología en el propio Hebrew Union College reformista, cree que ambos grandes movimientos liberales están perdiendo más del 1% de sus miembros cada año.

Ambos tuvieron sus raíces en la Alemania del siglo XIX. En Estados Unidos el conservadurismo se convirtió en el puente por el que millones de inmigrantes y sus hijos se mudaron de la ortodoxia tradicional de la Europa del Este a las formas de culto más en sintonía con su nueva patria. Los hombres y las mujeres oraron juntos. La liturgia fue revisada con criterio. Las referencias al culto bíblico de sacrificios de animales fueron extirpados.

En la década de 1950, con el gran éxodo judío de los suburbios, los rabinos conservadores decidieron que era permisible conducir a la sinagoga el sábado, aunque a ninguna otra parte. Insistieron, y siguen insistiendo, que el conservadurismo se rige por la Halajá, el sistema de ley judía basada en el Talmud. Pero insisten, también, que la Halajá debe cambiar con los tiempos.

Los conservadores son especialmente vulnerables «porque están en medio-de-la carretera-», dice Samuel Heilman de la City University of Nueva York, «por lo que están afectados por el tráfico en ambas direcciones». Algunos conservadores se mueven a la Reforma o la abandonan por completo. Otros se mueven a la ortodoxia. Sin embargo algunos se unen a «minians (grupos de oración) alternativos», congregaciones no afiliadas que ofrecen formas relajadas y novedosas de culto y estudio. Cohen habla de «una más maravillosa efervescencia de comunidades judías innovadoras, dirigidas en gran parte por rabinos conservadores capacitados».

La Reforma era originalmente toda de abandono de la Halajá. Algunas de sus congregaciones, incluso trasladó el sábado al domingo para encajar con el mundo cristiano que las rodeaba. Se cortan las referencias a Sión, a la nación judía. Sión estaba en todas partes; por primera vez en Alemania, y más tarde en Estados Unidos.

Sin embargo, la Reforma ha recorrido un largo camino de vuelta sobre sí misma. Después del Holocausto y la creación de Israel, el sionismo la abrazó, lo que implicaba que los judíos eran una nación, después de todo. Y en los últimos años las formas y prácticas tradicionales han hecho su camino de regreso a las sinagogas (o templos) reformistas.

«Ahora se hace mucho meneo y reverencia ante el Arca», escribió un rabino de la vieja escuela de Reforma desdeñosamente», y ante los abrazos y besos de los Rollos de la Ley con un feliz acompañamiento de guitarra, un visitante casual podría imaginar que él deambuló por error en alguna trasplantada shtiebel (sala de oración) polaca de hace 200 años».

A pesar de los esfuerzos de conservadores y reformistas para detener la caída, la mayor denominación religiosa entre los judíos de Estados Unidos hoy en día es «ninguna», y cada vez es más grande. «Lo mismo ocurre entre los cristianos», señala Cohen. «Los no creyentes están creciendo; la oleada religiosa ha alcanzado su pico. Los vientos norteamericanos soplan en una dirección más secular, sobre todo en los Estados demócratas, donde viven los judíos».

Casamientos mixtos

Los sociólogos vinculan el aumento de la no afiliación entre los judíos al fuerte aumento de los matrimonios mixtos entre judíos y gentiles en las últimas décadas. «Los matrimonios mixtos han cambiado la cara de la judeidad de EE.UU», dice Leonard Saxe, profesor de estudios judíos contemporáneos en la Universidad Brandeis, cerca de Boston. Cohen ha demostrado que las parejas mixtas que se casaban entre sí son estadísticamente menos propensas a criar a sus hijos como judíos. «En las congregaciones reformistas, la mitad de las familias abandonan después del bar mitzvá de su último hijo», dice. «Parte de la razón es que una alta proporción son matrimonios mixtos; su compromiso con la sinagoga es más tenue».

El rabino Jonás Pesner, vicepresidente de la Unión Norteamericana para la Reforma del Judaísmo, dice que algunas parejas mixtas se encuentran entre los miembros más activos de una sinagoga. Sin embargo, Cohen insiste en que esas son las excepciones. «Él está mirando la crema de la cosecha. De hecho, sólo el 15-20% de las familias mixtas se uníeron a una sinagoga. Y la mayoría de ellas son menos activamente judías».

La categoría del «no» incluye a muchos de los que no les importa, pero también a algunos que sí. En el nuevo suburbio chic londinense de Willesden, por ejemplo, un grupo de jóvenes judíos no afiliados recientemente pasaron la noche del viernes y el sábado juntos a una "creativa Tfilá (oración) de Shabat». El lugar de celebración fue un «Moishe House», uno de una red de centros residenciales en Estados Unidos y Europa, creados por un filántropo americano para alentar el activismo judío no conformista.

La comida era kosher, vegetariana y deliciosa por completo. El culto era relajado, participativo y original. En un momento un hombre joven se acostó de espaldas en el suelo, lánguidamente pataleando en el aire. Él resultó ser a la vez bien informado y comprometido, un aprendiz de rabino y educador profesional.

Las dos mujeres jóvenes organizadores del evento habían tomado un curso de oración creativa en un kibutz conservador en Israel. A la mañana siguiente, en lugar de la habitual lectura semanal de la Torá, ellas actuaron secciones del texto de una manera entretenida, pero provocando la reflexión.

«Vivimos en una época de recoger y elegir», dice Lau-Lavie Amijai, un joven maestro de Israel y el actor que ideó esta técnica narrativa. «Los ortodoxos dicen que el judaísmo no es un buffet. Bueno, adivinen qué: el judaísmo es un buffet. Pero la mayoría de la gente no informa a los consumidores lo suficiente como para tomar decisiones. Mi trabajo como guía es ofrecer un buffet muy bueno. A continuación, el siguiente paso es cómo pasar de 'Quiero' a 'Me siento obligado'». Lau-Lavie, que vive en Nueva York, se está preparando para regresar a su patria, como primer rabino de Israel abiertamente gay.

Un enorme y muy exitoso buffet que se ha desarrollado en los últimos años es Limud (Aprendizaje, en hebreo), seminarios de estudios que duran un día, un fin de semana o una semana para los judíos de todas las confesiones o de ninguna. La idea fue concebida por jóvenes judíos británicos hace 30 años. Hoy en día, más de 3.000 personas pagan por asistir al seminario anual de invierno Limud de Gran Bretaña en un campus universitario de la región central.

Decenas de profesores llegan en avión desde Israel y Estados Unidos para impulsar el talento local. Los temas van desde el estudio textual tradicional hasta el arte, el teatro, la literatura yiddish, la política israelí, música judía antigua y cánticos de la Torá. El Gran Rabinato de Gran Bretaña, un cuerpo severamente ortodoxo, frunce el ceño sobre Limud porque alberga rabinos no ortodoxos. Pero Limud se ha convertido en la judería británica que celebró con orgullo su contribución al moderno judaísmo post-confesional, emulado en las comunidades judías de todo el mundo.

Otra área de crecimiento de la educación judía es la difusión de los programas de estudios judíos en las universidades, particularmente en Estados Unidos.

Anteriormente limitados a un puñado de escuelas de teología, los estudios judíos son ahora parte de casi todos los programas de la Universidad Norteamericana. De los alrededor de 350.000 estudiantes judíos en las universidades estadounidenses, dice Saxe, una cuarta parte o más toman cursos de estudios judíos en algún momento de sus carreras universitarias. Pero estos a duras penas lo hacen cultos o incluso laicos letrados. Hay una gran incongruencia entre la sofisticación de los judíos de EE.UU en tantas disciplinas y su ignorancia del judaísmo. Para la vasta mayoría judía, la educación se limita a unas pocas horas a la semana y finaliza a los 13 años, después del bar o al bat mitzvá.

Casi todos los niños ortodoxos y, ciertamente, los ultra-ortodoxos, asisten a escuelas judías de día, al menos en el nivel elemental. Estas son caras, pero las familias ortodoxas gastan poco dinero y se sacrifican, y sus comunidades ofrecen becas para los niños cuyas familias no pueden pagar la cuota completa.

Muchos judíos liberales siguen viendo las escuelas sectarias de día como anti-estadounidenses de alguna manera, y las relativamente pocas escuelas diurnas conservadoras y no confesionales han visto una caída en la matrícula desde la crisis financiera de 2008. Sin embargo, las mejores están floreciendo.

Si los matrimonios mixtos son el criterio para medir el compromiso de los judíos - y para la mayoría de los sociólogos lo es -, el impacto en las escuelas judías es innegable. La Encuesta Nacional de Población Judía 2000-01, encargada por las Federaciones Judías de América del Norte, la principal organización coordinadora de la comunidad, encontró que el 43% de judíos que no tenía ninguna educación judía se casaron con no judíos. Entre los que fueron a la escuela dominical, la proporción fue de 29%, y entre los que asistieron a la escuela judía fue un 7%, aunque parte de la razón puede ser que los ortodoxos, que casi todos van a la escuela de día, son los menos propensos a casarse de cualquier manera porque aún ven el matrimonio con no judíos como un pecado.

Sin embargo, en Australia y Sudáfrica, donde las escuelas diurnas son la norma en las comunidades judías, las tasas de matrimonios mixtos son mucho más bajas que en EE.UU.

Fuente: The Economist
Traducción: Roberto Faur

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad