Judaismo en Colombia

Mi�rcoles, 29 de Marzo de 2017

-1/-1/2010 (CCJC)

La incansable lucha del pueblo judío contra la discrimación y el antisemitismo

Texto del discurso pronunciado por el presidente de la Confederación de Comunidades Judías de Colombia, Dr, Jaime Rosental en el acto de reconocimiento a la sanción de la ley 1482 conocida como "ley antidescriminación"

*******************************

El 21 de marzo de 1.960, alrededor de 20.000 manifestantes marcharon por las calles de Sharpeville, Suráfrica reclamando por sus derechos y la abolición del régimen de apartheid. La gran mayoría de ellos eran afrosudafricanos, y fueron violentamente reprimidos, en lo que pasó a ser uno de los símbolos de la lucha contra ese régimen, y por la búsqueda de la igualdad de derechos y la no discriminación.

Las Naciones Unidas escogieron esta fecha, el 21 de marzo, hoy precisamente para celebrar el “Dia Internacional para la eliminación de la discriminación racial”, y estoy seguro que muy pocos de ustedes tenían conocimiento de eso.

La CCJC también eligió precisamente este día, para rendir un homenaje a todas aquellas personas que de una u otra forma contribuyeron para que el pasado 30 de noviembre el Presidente de la República sancionara la ley 1482, conocida como la “Ley Antidiscriminación”, por medio de la cual finalmente, como lo acaban de escuchar del Representante Prada y del Senador Baena, se sanciona penalmente a quienes incurran en conductas discriminatorias o inciten a la violencia y al odio por razones de tipo racial, religioso, de género, orientación sexual o nacionalidad, y se sanciona el antisemitismo como una forma de apología del genocidio.


Es por eso que en primer lugar, queremos manifestarle a los promotores del proyecto el Dr. CARLOS ALBERTO BAENA LOPEZ, Senador de la República por el movimiento MIRA, y la Dra. GLORIA STELLA DIAZ ORTIZ, representante a la Cámara por el mismo Movimiento, nuestro mas sincero reconocimiento, admiración y aprecio por la iniciativa que tuvieron, que respondió no solo a una sentida necesidad de llenar un vacío legislativo en nuestro ordenamiento jurídico, sino a la triste realidad que viven miles de compatriotas, pertenecientes a las comunidades de afrodescendientes que por muchos años, por no decir siglos, han sido víctimas de discriminación.

No solo por la información y datos estadísticos que aportaron los promotores de la iniciativa parlamentaria, que por si solos son elocuentes, sino además por ser una realidad denunciada por organizaciones de base y ONG’s a través de algunos medios de comunicación, y que ha sido motivo de también elocuentes pronunciamientos de la Corte Constitucional, la discriminación en Colombia contra la población de afrodescendientes por el solo hecho del color de su piel, es un fenómeno que reclamaba con urgencia una respuesta legislativa y punitiva por parte del Estado y enhorabuena el movimiento MIRA puso en consideración del Congreso de la República el Proyecto de Ley que hoy es una realidad.

Las comunidades judías de Colombia respaldaron el Proyecto y se sumaron a las voces de quienes consideraron que había llegado el momento de sancionar de manera enérgica a quienes por cualquier motivo lleven a cabo, patrocinen o inciten a cometer actos de discriminación.

No podría ser de otra forma, si tenemos en cuenta que el pueblo judío siempre se ha colocado al lado de quienes luchan contra la discriminación y por la igualdad de derechos y oportunidades para todos. Basta mencionar los nombres de personas como HELEN SUZMAN, NADINE GORDIMER, ALBIE SACHS, ROWLEY ARENSTEIN o DENNIS GOLDBERG, este último condenado a prisión perpetua, por citar solo algunos de los judíos surafricanos que tuvieron un destacado papel en la lucha contra el apartheid en Suráfrica al lado de Nelson Mandela.

En Norteamérica, la historia no es diferente si recordamos cómo por ejemplo, en 1964, San Agustín, Florida, tuvo lugar el mayor arresto en masa de rabinos en la historia de EEUU, cuando atendían un llamado del Rev. Martin Luther King. ABRAHAM JOSHUA HESCHEL, rabino y profesor del Seminario Judío Teológico de América en New York marchaba hombro a hombro con Martin Luther King. En eventos violentos que tuvieron lugar también en 1964 en Misissipi, dos activistas por los derechos civiles fueron asesinados: ANDREW GOODMAN y MICHAEL SCHWERMER. Ambos eran judíos.

Las comunidades judías de Colombia no podían quedarse atrás en su incondicional respaldo a la lucha de la población afrodescendiente del país en la búsqueda de reconocimiento pleno a sus derechos como todo ciudadano en este país, pero sobre todo a no ser discriminados por motivos raciales o por cualquier otro. Muchas gracias Senador Baena.

De los promotores del proyecto, pasamos en esta noche de reconocimientos, a los ponentes en el Senado, Dr. EMEL HURTADO y en la Cámara, Dr. ALFONSO PRADA quienes pusieron todo su empeño por sacar adelante su aprobación, enriqueciéndolo y adaptándolo a las mas modernas legislaciones sobre la misma materia, tanto en Latinoamérica como en Europa.

Fueron abundantes las citas hechas en las ponencias de fuentes normativas y antecedentes sobre la materia que se encuentran en diversos instrumentos de derecho internacional, que no solo avalaron el espíritu y la letra del proyecto, sino que además le dieron un carácter universal e inscribieron a Colombia en el contexto de las mas modernas tendencias legislativas, que en los últimos años han puesto especial énfasis en el cuidado y respeto de los derechos fundamentales de todos y todas los ciudadanos y las ciudadanas, y en particular en el rechazo y sanción de todas aquellas conductas que puedan constituir actos de discriminación contra personas o grupos de personas por motivos raciales, pero también por otros motivos.

Fue precisamente en esa búsqueda por enriquecer el proyecto que la CCJC fue invitada por el Representante Alfonso Prada a participar en la Audiencia Pública que convocó en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, para conocer la opinión de personas o grupos que pudieran tener especial interés en el mismo. En esa ocasión tuve la oportunidad junto con MARCOS PECKEL de manifestar nuestro respaldo al proyecto, y además, teniendo en cuenta las tendencias legislativas en el mundo y en el continente sobre el tema de la discriminación en general, con el único propósito de enriquecer el proyecto de ley, expresamos nuestro respaldo a las modificaciones efectuadas al proyecto original, en cuanto a la ampliación del sujeto pasivo de los actos discriminatorios, pero igualmente sugerimos que se ampliara su cobertura en cuanto a la motivación del acto discriminatorio, de manera que se incluyera la discriminación por motivos religiosos, de género, orientación sexual o nacionalidad, por citar solo algunos casos tal como quedó contemplado en la ley aprobada.

De esta forma, el proyecto adquirió una connotación mas incluyente y por decirlo de alguna forma, se democratizó al cobijar a mas personas, grupos y comunidades que igualmente han sufrido, sufren o potencialmente están expuestos a conductas y actos discriminatorios motivados en consideraciones diferentes a la racial o étnica. Gracias Dr. Prada.

Un reconocimiento especial para el Dr. SIMON GAVIRIA, Presidente de la Cámara de Representantes, por su decidido apoyo al proyecto y su interés en su aprobación por parte de la plenaria de dicha corporación, en sesión a la que tuve oportunidad de asistir y contemplar la acertada conducción de la Presidencia que permitió que la ley fuera aprobada por unanimidad, incluyendo en la reforma al artículo 102 del Código Penal, el antisemitismo como una de las formas de la apología del genocidio. Gracias Dr. Gaviria.

Asimismo, un especial agradecimiento a los Senadores JOHN SUDARSKY, JUAN MANUEL GALAN y JUAN MARIO LASERNA, por su interés, por sus consejos y por el acompañamiento que dieron al Proyecto desde su presentación hasta su final aprobación.

Finalmente, gratitud y reconocimiento inmensos a JEAN CLAUDE BESSUDO, cuyo interés, orientación y consejo fueron indispensables para que la CCJC pudiera participar activamente en el proceso que culminó con la aprobación de la ley. Muchas gracias JEAN CLAUDE.


Mas allá de los reconocimientos muy sentidos que hacemos esta noche, quiero destacar que finalmente el Congreso de la República aprobó y el Presidente de la República sancionó una ley novedosa, con la convicción, estoy seguro, de que se estaba produciendo un hecho histórico, no solo por el significado que tiene para la inmensa población de afrodescendientes del pais, sino porque el antisemitismo pasa a ser una conducta penalizada de la misma forma que la apología del genocidio.

Pocos son los paises del mundo que han dado este paso importante de elevar el antisemitismo a la categoría de delito.

Es este un hecho muy significativo en estos días en los que tan solo 70 años después de revelarse al mundo los horrores del Holocausto , producto de una “subestimación fatal” como la llamó el historiador alemán DIETRICH BRACHER, hoy se observa nuevamente y de manera preocupante, una complaciente indiferencia de muchos frente a la fraseología propagada en este mundo globalizado, por algunos sectores políticos y de opinión, asi como gobernantes de paises cercanos y lejanos al nuestro, que abiertamente llaman al genocidio y lo justifican apelando a eufemismos y falsas disculpas que solo sirven para disimular el mismo odio ancestral hacia el pueblo judío, y a su expresión colectiva, el Estado de Israel.

Es por eso que desde aquí hago un llamado a seguir trabajando en la misma dirección y con el mismo propósito iniciado con la ley antidiscriminación. El camino señalado aun no llega a su fin: es necesario llenar de contenido algunas de las categorías, enunciados y términos utilizados en dicha ley.

Es necesario trabajar en la prevención de las conductas y prácticas discriminatorias y en aquellas que incitan al odio y a la violencia. Hay que educar en la promoción de principios y valores y en el conocimiento de la historia para que hechos producto de la intolerancia, el odio y la discriminación no se repitan jamás.

Aprovechando la presencia de tan ilustres visitantes del Congreso y del Gobierno Nacional, proponemos 3 líneas de acción principales:

1. La creación de un organismo oficial, similar al INSTITUTO NACIONAL CONTRA LA DISCRIMINACION, LA XENOFOBIA Y EL RACISMO que existe en Argentina, cuyo objeto es elaborar políticas nacionales y medidas concretas para combatir la discriminación, la xenofobia y el racismo, impulsando y llevando a cabo acciones orientadas a tal fin.

2. Promover la adopción por parte del Gobierno colombiano, del PROTOCOLO DE OTTAWA, siguiendo el ejemplo del actual gobierno canadiense. El Protocolo es un plan de acción desarrollado durante la segunda conferencia anual de la Coalición Interparlamentaria para combatir el Antisemitismo (ICCA por sus siglas en inglés), que tuvo lugar en Ottawa en noviembre de 2.010, y constituye un llamado a las naciones del mundo para la adopción de medidas que combatan el odio y la discriminación, incluido el antisemitismo, definido en los mismos términos que lo hizo en 2.004 la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que entre otras cosas, por primera vez considera la negación del derecho del pueblo judío a su autodeterminación asi como la negación del Holocausto, como formas contemporáneas de antisemitismo.

3. Invitar a los parlamentarios que nos acompañan y a los que asi lo deseen, a participar de las iniciativas internacionales para unir a parlamentarios de todo el mundo en la lucha contra la discriminación, la incitación al odio y el antisemitismo.

Entre estas cabe destacar la “COALICION INTER-PARLAMENTARIA PARA COMBATIR EL ANTISEMITISMO”, organización que fue determinante para que el Parlamento Latinoamericano aprobara el pasado mes de diciembre una “Declaración contra el Antisemitismo” muy significativa.

La CCJC estará siempre atenta a prestar el apoyo necesario para que iniciativas como éstas lleguen a feliz término, ya que su conveniencia y beneficios son para el país en general, en la construcción de una sociedad multicultural, libre de prejuicios de toda índole y de actos de violencia inspirados en la intolerancia y la discriminación.

Muchas Gracias.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad