Mundo Judío

Mi�rcoles, 29 de Marzo de 2017

16/11/2011 (Filosofia Contemporanea)

Principales filósofos judíos del siglo XX.

Para el pensamiento judío en el siglo XIX al paso del siglo XX, verdaderamente tiene un gran significado, sobre todo por dos acontecimientos muy importantes; uno en Europa oriental y el otro en Europa occidental, hay un cambio de la historia judía para una nueva orientación.”En Europa oriental fueron los pogromos de 1882 y la amarga constatación de que era imposible remediar sus secuencias, de que ningún país europeo aceptaba recoger y readaptar a las víctimas. En Europa occidental fue la tormenta del caso Dreyfus, en el país en que la proclamación de la igualdad de los judíos tenía antigüedad de un siglo”[1].

Un elemento muy notable también en el pensamiento judío es, que no existe un pensador ajeno o aislado del pueblo, sino que son ellos mismos los que han buscado y creado su propia historia y sabiduría. El pensamiento está muy ligado a la vida de los hombres judíos. Del mismo modo la mística judía ha tenido grande influencia en el pensamiento de los mismos, no ha sido sólo para servir como relevo instrumental al racionalismo que se agotaba en el pensamiento europeo, sino que fue el único recurso de la conciencia judía.

1.- Hermann Cohen.

Nace en 1842 en Coswig y murió en Berlín en 1918. Estudió en la Universidad de Marburgo que después allí mismo sucedió a F. A. Lange. Es fundador de llamada Escuela de Marburgo, y que sus primeros trabajos consistieron en exposiciones y aclaraciones de la doctrina kantiana. “Cohen hace del idealismo una dirección enteramente objetiva, una filosofía en la cual el problema de la dualidad del pensamiento y del objeto queda resuelto por su identificación”[2]. Esto es, que el pensamiento no es producto de una actividad subjetiva sino una estructura interna del objeto de la ciencia, el contenido de la conciencia y del ser.

Considerado como el último clásico y maestro de todos los intelectuales judíos en Alemania, Estados Unidos y Palestina. En su sistema neokantiana de la correlación no se veía lo que tenía de judío, pero el judaísmo se situó por mucho tiempo en él, como también en sus contemporáneos de la inteligentsia judía. Cohen también se vio obligado a luchar en contra de los prejuicios anti-judíos.

Él pretende ser pensador alemán de religión judía, sin embargo paso graves problemas, su obra La religión de la razón extraída de las fuentes del judaísmo (1919), trata de sintetizar su pensamiento o “un intento de entroncamiento absoluto del sistema neokantiano con el judaísmo más puro”[3]. La filosofía de Cohen es enemiga de la metafísica. Su sistema gira en torno a la noción de la conciencia pura y divide el conjunto en una lógica del conocimiento puro, que es primordialmente una elaboración del conocimiento físico-matemático como conocimiento infinito, una ética de la voluntad pura apoyada en el ideal kantiano del deber y en una estética del sentimiento puro.

2.- Martín Buber y Franz Rosenzweig.

Martin Mordocai Buber nace en Viena en 1878 y muere en 1965. Fue profesor de Jerusalén, ha sido influenciado por varios pensadores contemporáneos con tendencia existencialista, pero sobre todo hacia los temas de la mística judía. Especialmente son dos temas que analiza desde el punto de vista filosófico-religioso; la fe y sus formas. Para Buber se debe distinguir la fe como confianza en alguien y la fe como reconocimiento de la verdad de algo. El otro es “la cuestión de los diversos tipos de relación entre hombres y hombres, y hombres y cosas”[4]. Es decir, la relación del sujeto-sujeto que constituye el mundo del “tú” y la relación de sujeto y objeto, que es el “ello”. Según Buber la autenticidad del hombre se da en la relación “yo-tu” hasta el punto que cada hombre sea un ser “tu en su autenticidad”, esto hace que la vida verdadera sea un encuentro de los sujetos.

Una de las características más notables del pensamiento de Buber es “la de rehusar cualquier límite, traspasar cualquier frontera y tratar de extenderse en el campo infinito de lo universal”[5]. Es el primer universalista judío y que también desarrolla el sionismo, en ello lo que ve es crear una oportunidad un tipo de hombre judío nuevo, de edificar un Estado no como los demás, sino que se basa en la justicia y en la verdad.

Franz Rosenzweig nace en el año 1886 en Kassel y muere en 1929. Estudió medicina en Gotinga, Munich y Friburgo; filosofía en Berlín y Friburgo. Intentó convertirse al cristianismo pero en 1913 decidió permanecer en la religión judía. En sus últimos años tradujo la Biblia en colaboración con Martin Buber.

Elaboró un pensamiento filosófico y teológico que se puede llamar “sabor existencial” o como él mismo lo llamó “el nuevo modo de pensar” esto significa “el que se lleva a cabo desde el punto de vista personal del pensador”[6]. En cierto modo es un proceso subjetivo, pero que tiene que llegar a la objetividad, que abarca todo. Así Rosenzweig parte desde una realidad concreta, que es la del propio hombre en su propia situación. En el pensamiento religioso de Rosenzweig ya no son ideas o dogmas, sino situaciones vividas, la muerte y el amor, la eternidad y la historia, es decir, son experiencias del hombre.

El pensamiento sionista se ha dividido en algunas corrientes, el sionismo socialista fundado por Nahmán Syrkin con el fundamento de la igualdad social en la nueva sociedad creada en la tierra de Israel. Para Ber Borochov, que sigue la corriente de Marx, “es crear un proletariado judío sano y normal, campesinos y obreros judíos capaces de luchar en el seno de su clase, de pleno derecho”[7]. Sin embargo, considera esta corriente como obedecer a la necesidad histórico-económica invocado por Marx y que al mismo tiempo sea para crear una sociedad nueva y libre en el mundo. Esta también el sionismo religioso desarrollado por Aaron David Gordon que también habla de la mutación de los valores, no en el sentido que lo dice Nietzsche, sino lo contrario, que “Dios no ha muerto”. La esencia de la religión está en el futuro, está por vivirse con un Dios que vive, y no es lo que el judaísmo obstinadamente ha visto en el pasado, sino que está en el porvenir. Está también otro autor, el rabino Abraham Isaac Kook que no sólo quedó en la idea de los valores, sino que también se metió más en lo espiritual inspirado en la mística judía.

3.- Mordocai M. Kaplan.

La filosofía judía da un nuevo resurgimiento en Estados Unidos por el “reconstruccionismo” de Mordocai M. Kaplan. Éste se adapta al clima religioso judío americano y también lo que representa el cuerpo y cerebro del judaísmo mundial. Es el único pensador judío americano que ha tratado de resolver la crisis religiosa y la moral del judaísmo americano. Algunos elementos importantes de su pensamiento es que “reprocha a los reformistas por las fórmulas vagas, niega a los ortodoxos que creen en la naturaleza sobrenatural de la religión, de la historia y de la sociedad, y en los conservadores”[8]. Él propone una doctrina que va más allá de la política de los judíos, y es a la doble lealtad y doble fidelidad a la nación americana y a la vez al pueblo judío, pero sobre todo a Israel, que es el principio que anima a la base de la religión judía.

4.- Emmanuel Levinas.

Nace en Kaunaus Lituania en 1905 y fue profesor de las Universidades de Poitiers y París-Nanterre. De 1973 a 1976 fue profesor en la Soborna. Influido por Husserl y más por Heidegger, llevó al extremo la “exploración ontológica” que pasa del ser del ente a la apertura ante el ser. “El enunciado de lo otro del ser pretende enunciar una diferencia más allá de lo que separa el ser de la nada”[9], es decir, de la trascendencia. El más allá del que habla Levinas, es un “ser para otro” y no otro ser que se halle más allá del ser mismo.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad