Conflicto palestino-israelí

Sabado, 25 de Marzo de 2017

25/1/2017 (El Mundo - España)

Israel anuncia la construcción de 2.500 nuevas casas en Judea y Samaria

SAL EMERGUI*

El gobierno de Netanyahu aprovecha la llegada de Trump para anunciar la construcción en Cisjordania "tras la parálisis bajo Obama"*

Cada vez más acorralado por las investigaciones policiales sobre dos casos de supuesta corrupción y atacado por el ala más derechista de su Gobierno que le exige "aprovechar la era Trump para retirar su apoyo a la creación de un Estado palestino", el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu ha anunciado hoy la construcción de 2500 casas en los principales bloques de asentamientos de Cisjordania.

En su reacción de condena, el liderazgo palestino define el anuncio como "provocación", avisa que tendrá "consecuencias" y pide la actuación de la comunidad internacional recordando que hace un mes votó en la ONU la resolución 2334 contra las colonias en el territorio ocupado en la guerra del 67.El Consejo de Asentamientos (YESHA) denuncia, por su parte que el anuncio "es insuficiente y un acto de marketing" al considerar que "como en el pasado la mayoría de casas no será construidas sino se quedarán en el papel".En cualquier caso, la medida pactada entre Netanyahu y el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, no hubiera sido posible si el inquilino de la Casa Blanca hoy fuera aún Barack Obama y no Donald Trump. El nuevo presidente estadounidense quizá no cumpla a corto plazo su promesa de trasladar la embajada a la disputada Jerusalén pero en lo que respecta a las colonias judías no se opone como su antecesor que en una de sus últimas decisiones permitió la aprobación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU al no ejercer su derecho a veto."La construcción responde a las necesidades de vivienda y garantiza la continuidad de la vida rutinaria en Judea y Samaria (Cisjordania)", ha comunicado el ministerio de Defensa en alusión al crecimiento demográfico de una población que ya supera los 400.000 habitantes."Volvemos a la vida normal en Judea y Samaria", ha declarado Lieberman aludiendo a lo que en la coalición del Gobierno se solía denunciar como "parálisis de la construcción en las comunidad judías bajo la era Obama".

Lieberman ha revelado que el minigabinete israelí de seguridad tiene previsto aprobar un proyecto para la construcción de una gran zona industrial para los palestinos cerca de la aldea de Tarkumia. "Será una de las zonas industriales más grandes en la que planeamos establecer infraestructura de almacenamiento de combustible, junto con otros elementos", apuntó."Nosotros construimos y seguiremos construyendo", ha afirmado Netanyahu en uno de los momentos de mayor presión desde que volvió al poder en el 2009. No sólo por las últimas informaciones según las cuales toma fuerza la posibilidad de que sea llevado a los tribunales en un caso de numerosos y valiosos regalos recibidos sino porque el ministro y gran rival en la derecha más nacionalista, Naftali Bennett le exigió ayer que "no desaproveche la histórica oportunidad creada con la llegada de Trump para acabar con la idea de un Estado terrorista palestino en el corazón de Israel"."No es el tiempo de dictados, improvisaciones y sorpresas. Es tiempo de una diplomacia responsable", le respondió Netanyahu aludiendo la importancia de coordinar posiciones con Trump con el que se reunirá en Washington en unas semanas.

El anuncio de este martes no es ninguna sorpresa ya que Netanyahu lo insinuó el pasado domingo cuando ordenó aplazar la votación en el Gobierno sobre el proyecto de ley de anexión de Maale Adumim, en las afueras de Jerusalén y más allá de la Linea Verde.Es posible que Netanyahu se hubiera comprometido ante Bennett al anuncio de 2500 nuevas casas en compensación por el aplazamiento de esa votación y la parálisis del proyecto de ley para legalizar enclaves ilegales en Cisjordania que nació debido a la evacuación de Amona, prevista en pocos días."El previsible anuncio tiene como objetivo desviar la atención de sus casos de corrupción.

El precio de su spin mediático lo pagarán los ciudadanos de Israel", ha reaccionado el movimiento "Paz Ahora" que, como Obama, sostiene que "la continuación de la colonización impedirá la solución de dos Estados y llevará a un Estado binacional en la que Israel deberá decidir si es un Estado democrático o judío".

Reacción palestina

Mientras la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) exige una respuesta de la comunidad internacional, el portavoz de la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Nabil Abu Rudeina, ha condenado lo que llama "desafío a la comunidad internacional que reforzará a los extremistas y el terrorismo"."Una vez más, el Gobierno israelí ha demostrado que está más comprometido a robar tierra y la colonización que a la solución de dos Estados", denuncia la palestina Hanan Ashrawi (OLP) mencionando además la decisión este domingo del Ayuntamiento de Jerusalén de aprobar los permisos para la construcción de más de 550 casas en la parte oriental de la ciudad.

El liderazgo palestino y la comunidad internacional consideran como "ilegales" todos los asentamientos construidos en el territorio ocupado en la guerra del 67 señalando que son un obstáculo para la paz y la creación de un Estado palestino. Israel, por su parte, señala que no son territorios ocupados ya que fueron arrebatados a Jordania que no los reclama. También niega que sean un obstáculo para la paz al evocar los atentados terroristas entre el 48 y el 67 cuando aún no había levantado una colonia.

De Obama a Trump

Lo que está claro es que el Gobierno israelí no llora la marcha de Obama. Pese a que el ex presidente estadounidense firmó una asistencia militar sin precedentes a Israel, Netanyahu acabó atacándole de forma contundente debido a la resolución de la ONU contra los asentamientos. Además, la prensa israelí se hace eco hoy de que en sus últimas horas en el cargo, Obama ordenó la transferencia de 221 millones de dólares a la ANP. El liderazgo palestino se siente como uno de los grandes perdedores con la llegada de Trump.

El rais Abu Mazen intenta llegar a él a través del presidente ruso Vladimir Putin para que en primer lugar no traslade la embajada a Jerusalén. Según las facciones palestinas, sería "una provocación" e incluso "una declaración de guerra contra los palestinos y el Islam".En Israel, esperan a ver qué hace Trump aunque en cualquier caso señalan que el traslado no sería en la parte oriental donde los palestinos desean declarar su capital sino en la parte occidental."Queremos que las relaciones bilaterales, basadas en intereses y valores compartidos, vuelvan a ser tan cercanas e íntimas como en el pasado", afirma hoy el gabinete de Trump al diario Israel Hayom.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad