Conflicto palestino-israelí

Viernes, 24 de Marzo de 2017

4/1/2017 (El Espectador - Colombia)

Resolución nociva

MARCOS PECKEL*

Una vez más, Naciones Unidas se atraviesa como mula muerta en el camino a lograr una solución diplomática al conflicto palestino-israelí. Tras años de fungir como lastimoso espectador, cómplice podría decirse, de los exterminios de árabes por árabes en Siria, Yemen e Irak, y mostrarse impotente en guerras y conflictos alrededor del planeta, el organismo, en un acto que reafirma su enfermiza obsesión con Israel, emite la resolución 2334 sobre los asentamientos israelíes en Cisjordania.

Los asentamientos son sin duda uno de los temas que deben ser tratados en futuras negociaciones entre las partes. Sin embargo, el mayor impedimento para avanzar en un proceso de paz ha sido la persistente negativa de las autoridades palestinas a reconocer a Israel como el Estado Nación del pueblo judío.

La “victoria diplomática” que se atribuyó el presidente Mahmud Abás tras la resolución no puede ocultar lo que ha sido el fracaso histórico del movimiento nacional palestino, empeñado en mantener una narrativa permanente de victimización acoplada con acusaciones hacia Israel por lo divino y humano, en un círculo vicioso que no parece querer abandonar.

En un conveniente lenguaje ambiguo, la resolución 2334 hace un llamado a “acabar con actos de terror y violencia” contra civiles, sin mencionar por su nombre al movimiento palestino islamista Hamás, cuya misión es la eliminación del Estado de Israel y que además destruyó los acuerdos de Oslo enviando adolescentes palestinos a inmolarse en lugares públicos en Israel y expulsó en 2005 a la Autoridad Palestina de Gaza.

Con la misma ambigüedad, la resolución hace un llamado a “evitar acciones provocativas, incitación y retórica incendiaria” sin mencionar que es la Autoridad Palestina, desde la firma de los acuerdos de Oslo, la que ha promocionado el odio desde sus mismos textos escolares. El llamado que hace la resolución a las partes para negociar de “manera creíble” un acuerdo final ignora que son los palestinos los que han rechazado esa opción. John Kerry nunca recibió respuesta alguna a su propuesta de paz de 2014, a la cual Israel respondió afirmativamente sugiriendo algunas modificaciones.

Para Obama, la resolución 2334 es el colofón de su fracasada política en el Medio Oriente. El anunciado rechazo de Trump asegura que esta no tendrá mayores efectos prácticos, lo que en su defecto podría desatar una ola de violencia ante las expectativas frustradas. Lo más peligroso de esta resolución es que envalentona a los extremistas en ambos lados y despoja a los palestinos de cualquier incentivo para negociar un acuerdo final con Israel. Por el contrario, los motiva a seguir buscando deslegitimar al Estado judío en cuanta organización internacional exista, para acumular así otras victorias pírricas mientras que en el terreno el pueblo palestino, con un liderazgo dividido y desprestigiado, se encuentra cada vez más alejado de la realización de sus aspiraciones nacionales y de su Estado.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad