Israel

Viernes, 24 de Marzo de 2017

1/10/2016 (Caracol Radio - Blog)

Shimon Peres: de constructor de Estado a Adalid de Paz

La fortaleza creativa y tecnológica de Israel, la “Start Up Nation” y un acuerdo de paz con los palestinos fueron los dos temas que siempre lo apasionaron*

La muerte de Shimon Peres deja a los impulsores de la paz en el medio Oriente y en el conflicto palestino-israelí sin quizás su más importante referente y al Estado de Israel sin el último sobreviviente de la generación de fundadores, aquellos visionarios y luchadores que le dieron luz al sueño del Pueblo Judío de construir su propio Estado en la Tierra ancestral. David Ben Gurión el “Padre del Estado”, su primer ministro, quien declaró la independencia el 14 de Mayo de 1948, Moshe Dayan el héroe militar de mil batallas, Yitzhak Rabín el gran general quien como primer ministro firmó los acuerdos de Oslo con Yasser Arafat y Menájem Begin , comandante de una organización clandestina antes de la creación del Estado y como primer ministro firmó los acuerdos de paz con Egipto en 1978, conforman junto con Shimon Peres esa generación de fundadores, defensores y forjadores del Estado de Israel.

Todos fueron guerreros en su momento, entendieron que Israel nacía en un vecindario hostil, que su supervivencia dependía de la capacidad del Estado de defenderse, de erigir una creíble fuerza militar en una región donde el débil no sobrevive, para posteriormente en las circunstancias adecuadas ofrecer una mano de paz a los enemigos del Estado Judío.

Shimon Peres epitomiza esa aparente paradoja; fortalecer al máximo la capacidad militar del Estado, obtener el mejor armamento que el mercado puede ofrecer, desarrollar la autosuficiencia a través de una poderosa industria militar doméstica, incluido el desarrollo del programa nuclear en los años 60, proyectos todos por él liderados, para convertirse posteriormente en un poseído combatiente por la paz, la cual no es posible en el difícil entorno geográfico y geopolítico de Israel sin superioridad militar.

Los acuerdos de Oslo en 1993 entre Israel y el la Organización para la Liberación de Palestina le valieron a Peres, a la sazón canciller junto a Yitzhak Rabín, primer ministro y al líder palestino Yasser Arafat, el premio Nobel de paz. Desde ese entonces y particularmente tras al asesinato de Rabín por un radical judío en noviembre de 1995, Peres dedicó su vida a la búsqueda incansable de la paz con el pueblo palestino.

Los acuerdos de Oslo se hundieron a comienzos del milenio en un baño de sangre llevado a cabo por la organización islamista palestina Hamas que envió decenas de adolecentes suicidas a asesinar judíos en las calles de Israel. Sin embargo, Peres, el eterno optimista, nunca cesó en sus intentos de lograr una paz negociada con el pueblo palestino sobre la base de la solución de dos Estados. Una vez nombrado por el parlamento de Israel, Presidente del Estado, un cargo sin poder ejecutivo, Peres ya alejado de los avatares de la brutal política israelí, se consagra en cuerpo y alma a la causa de la paz.

Las dos veces que tuvimos ocasión de compartir con Shimon Peres en su residencia oficial, la conversación giraba alrededor de dos temas que lo apasionaban: la fortaleza creativa y tecnológica de Israel, la “Start Up Nation” y ese sueño suyo que nunca lo abandonó de ver concretado un acuerdo de paz con los palestinos y el establecimiento de un Estado palestino al lado de Israel.

La pléyade de líderes mundiales que descendió a Jerusalem a su funeral de Estado, incluido el presidente palestino Mahmud Abbas, es demostración patente de la imagen que se labró Shimon Peres como constructor de Estado y adalid de paz.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad