Medio Oriente

Sabado, 25 de Marzo de 2017

26/9/2015 (El País - España)

Irán pide responsabilidades a Arabia Saudí por la estampida de La Meca

El rifirrafe verbal pone de relieve la rivalidad política y doctrinal entre las dos potencias*

La estampida del jueves a las afueras de La Meca ha dado pie a un nuevo rifirrafe verbal entre Irán y Arabia Saudí, los dos rivales por la hegemonía en Oriente Próximo. La República Islámica, convertida en faro de los chiíes, ha acusado de incompetencia en la gestión del peregrinaje mayor de los musulmanes (haj) a las autoridades saudíes, que se arrogan el liderazgo del islam suní. Desde medios saudíes se responsabilizaba este viernes a los peregrinos iraníes de haber desatendido las indicaciones durante la romería. Estos suman 131 de los 717 fallecidos, pero aún hay 365 sin localizar.

“Arabia Saudí es incapaz de organizar la peregrinación”, ha manifestado el ayatolá Mohammad Emami Kashani durante la plegaria de mediodía en Teherán, según la agencia Irna. “La gestión del haj debe confiarse a la Organización de la Conferencia Islámica”, ha añadido reiterando una vieja aspiración de los iraníes. A la salida del rezo, se ha organizado una manifestación contra ese “régimen malévolo e incompetente”.

El líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, que ayer declaró tres días de luto por las víctimas, ha atribuido la estampida a la “mala gestión” de las autoridades saudíes y pedido que el Gobierno de Riad “acepte la enorme responsabilidad de esta catástrofe”.

Arabia Saudí, que aún no ha emitido un listado con las nacionalidades de las víctimas, apunta sin embargo en dirección a Irán. Varios medios electrónicos citaban hoy a testigos que culpaban de lo ocurrido a los romeros de ese país.

"Un gran grupo de peregrinos iraníes se puso en marcha en el sentido equivocado, sin atender a las instrucciones, y chocó con otros peregrinos”, asegura un miembro sin identificar de los servicios del haj citado por el portal de noticias Sabq. El periodista saudí Abdalá al Yaid ofrece un testimonio similar en la web Al Wiam, según la agencia Efe.

Todo apunta a que Irán es el país con el mayor número de víctimas mortales. Según el último recuento, 131 de los 717 fallecidos son iraníes, pero los responsables aún buscan a 365 ciudadanos que podrían estar entre los numerosos cadáveres aún por identificar. De ahí que Teherán haya pedido participar en la investigación.

Además, los medios iraníes elevan a 2.000 el número de muertos citando fuentes saudíes sin precisar. También atribuyen la aglomeración que causó la estampida a la llegada al lugar del príncipe Mohamed Bin Salmán, hijo del rey y viceheredero del trono, lo que aseguran que “obligó a los peregrinos a cambiar sus trayectos”.

La muerte de sus nacionales, después de haber sufrido varias víctimas en el derrumbe de la grúa hace dos semanas también en La Meca, ha afectado sin duda a Teherán. Pero tras el tono y el nivel de sus críticas se intuye su enfrentamiento político.

Desde Nueva York, donde ha llegado para participar en la Asamblea General de la ONU, el presidente Hasan Rohani ha sugerido que “la tragedia podría deberse a que Arabia Saudí ha transferido a sus soldados más experimentados a Yemen”. La referencia es sin duda una crítica a la campaña militar lanzada por los saudíes contra los rebeldes Huthi, a los que ven como un peón iraní. Teherán y Riad apoyan además facciones opuestas en Siria, Bahréin, Irak, Líbano y Palestina.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad