BDS

Jueves, 23 de Marzo de 2017

28/8/2015 (El Mundo - España)

La lucha contra el boicot, 'reto prioritario' para Israel

Sal Emergui*

El recién creado ministerio Hasbará (Explicación) combate los llamamientos de boicot*

Más allá del plan nuclear de Irán y el temor a que en el futuro tenga armas no convencionales, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu señala un desafío más convencional: la intensa actividad de grupos propalestinos que promueven el boicot de Israel.

"Afrontamos una enorme campaña internacional basada en mentiras que tiene como objetivo deslegitimar y ensuciar la imagen de Israel. No tiene nada que ver con lo que hacemos o no hacemos sino con nuestra existencia", denuncia en un país que siguió con perplejidad lo sucedido con Matisyahu en España.

Es posible que el veto (y posterior rectificación) del festival Rototom al cantante estadounidense judío tenga un efecto boomerang para la campaña palestina del BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones). Pero también es cierto que el ruido mediático internacional es gasolina para ellos. Matisyahu se suma a una lista de casos que abarca desde cantantes que anulan su concierto en Israel bajo presión reforzada habitualmente con una carta de Roger Waters hasta la denuncia de un veterano periodista israelí del diario Yediot Ajaronot que fue expulsado de una cafetería en Suecia tras hablar en hebreo con su pareja pasando por SodaStream que tuvo que abandonar su fábrica en un asentamiento judío en Cisjordania.

La decisión de esta empresa que tiene como rostro publicitario a la actriz Scarlett Johansson expone el talón de Aquiles de la diplomacia israelí: las colonias levantadas en el territorio ocupado en la guerra del 67.


BDS considera que el abandono de SodaStream de Cisjordania es un "gran éxito en la lucha contra la ocupación" y espera que sea ejemplo para otros. Israel replica que "sólo ha tenido un efecto: dejar sin empleo a 500 palestinos que trabajaban en la fábrica de Sodastream".

Lucha mediática internacional

Israel no lucha contra un grupo sino contra una idea: BDS es básicamente un mensaje que nació hace una década en la ciudad palestina de Ramala y que adopta diferentes estrategias en función del país y el objeto de boicot. Sea un cantante, un banco o un tomate. El proyecto cuenta con miles de activistas y numerosos recursos económicos.

Uno de los organismos israelíes que combate los llamamientos de boicot es el recién creado ministerio Hasbará (Explicación). La cartera está centrada en "hacer frente a la campaña de deslegitimación de Israel y sus efectos económicos, políticos y culturales".

Aunque muchos expertos israelíes consideran que la influencia de BDS es mínima, Israel considera "vital" luchar contra el boicot. La Inteligencia militar israelí tiene un pequeño departamento dedicado a seguir y estudiar las actividades de los principales grupos internacionales asociados a BDS.

La campaña de BDS de Valencia es el ejemplo de cómo actúa este movimiento. Agresiva campaña virtual, alianza con políticos locales y presión incesante sobre el organizador del evento que invita al objeto del boicot. Pero para entender el fenómeno hay que remontarse al 9 de julio del 2005 en Ramala. Entonces más de 170 grupos, entidades y ONG de la causa palestina, hartos del estéril proceso negociador, lanzaron un llamamiento internacional a favor del boicot a Israel. Lo que era algo local se ha convertido en global.

En lugar de la Intifada de piedras y la Intifada de bombas, piden una Intifada de presiones en la opinión pública para,"finalizar la ocupación y colonización de las tierras árabes y el desmantelamiento del Muro". Asimismo exigen la vuelta de todos los refugiados palestinos del 48. Demanda que Israel considera "suicidio de Israel como Estado judío y democrático".

El gurú palestino de BDS

Nada sería posible sin el cofundador, cerebro e ideólogo, Omar Barghouti. Este palestino que nació en Catar, estudió en EE.UU, vivió en Ramala y en Israel y casado con una árabe-israelí de San Juan de Acre es el gurú del boicot. El guía espiritual y ejecutivo del BDS.

"El proceso de paz en estas dos décadas ha sido inútil y ha perjudicado la causa palestina. Nosotros nos inspiramos en la lucha mantenida contra el Apartheid en Suráfrica", dice Barghouti que hace balance de una década: "Somos un grupo cada vez más grande que lucha de forma pacífica contra la opresión israelí. En Israel hay cada vez más voces a favor del genocidio contra el pueblo palestino".

Barghouti se basa en el arte de la retórica, una entrega sin concesiones a la causa, una posición maximalista y una fuerte presencia en las universidades de EE.UU y Europa. Como testimonian a este diario algunos israelíes que le conocen, Barghouti considera "una pérdida de tiempo" intentar presionar desde dentro de Israel. Se niega a dar entrevistas a los medios israelíes.

Opina que uno de los mayores logros de BDS es "unir a todos los palestinos en una plataforma no violenta a favor de los derechos palestinos y contra la ocupación y discriminación", afirma este exitoso conferenciante antes de concluir: "Pararemos sólo cuando todos los palestinos consigan todos sus derechos. Israel se siente vulnerable por este movimiento pacifico aferrado al Derecho Internacional".

"Barghouti y otros responsables de BDS aseguran que seguirán pidiendo el boicot a Israel aunque finalice la ocupación en Cisjordania. Confiesan que se oponen a la solución de dos Estados y defienden que haya uno solo que por supuesto no sea judío y democrático ¿Desear el fin de Israel no es violencia?", pregunta el comentarista israelí Ben-Dror Yemini.

Y añade: "No todo el que crítica a Israel es antisemita pero hay que diferenciar entre la presión legítima que puede ejercer la Unión Europea sobre los productos de las colonias y la campaña de BDS basada en el odio a Israel y contraria a la creación de un Estado palestino al lado de Israel. Van de progresistas pero están en contra del diálogo".

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad