Primavera Árabe

Sabado, 25 de Marzo de 2017

4/6/2015 (ABC - España)

Combates entre el Estado Islámico y Al Qaida por el control del norte de Siria

Se disputan el control del estratégico cinturón rural de Alepo, que da acceso a la frontera turca*

Las tomas de Palmira por parte del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y de la provincia de Idlib, ahora en manos de los grupos armados de la oposición liderados por el Frente Al Nusra (brazo de Al Qaida en Siria) que han formado una alianza autodenominada Jaish al-Fatah (Ejército de la Conquista), han hecho temblar el frágil mapa de equilibrio de fuerzas que en los últimos meses existía en el norte de Siria.

El EI y los grupos rebeldes se enfrentan para intentar imponer su ley en los lugares sin presencia del régimen y desde el fin de semana se disputan el control del cinturón rural de Alepo, una zona de gran importancia estratégica porque da acceso a la frontera turca y a la segunda ciudad del país, en disputa desde el verano de 2013.

La guerra de Siria esconde un conflicto paralelo entre grupos opositores
Los líderes de las distintas facciones que combaten junto al Frente Al Nusra piden a Estados Unidos que bombardee a unos yihadistas que atacan reforzados con el arsenal que han logrado en Palmira tras la huida del Ejército sirio, pero estos ataques no llegan. Los hombres de Abu Baker Al Bagdadi han logrado llegar a la localidad de Sawran, situada a tan solo 7 kilómetros de Azaz y pelean por Marea, otra localidad estratégica que les permitiría controlar los accesos a la ciudad de Alepo.
Los rebeldes tratan de establecer paralelismos entre Azaz y Kobane, la ciudad fronteriza kurda que después de meses de asedio yihadista recibió la ayuda de Estados Unidos desde el aire y la llegada de peshmerga por tierra para echar al EI. En este caso la participación de la coalición liderada por Barack Obama parece más complicada de justificar porque en la defensa de Azaz participa el Frente Al Nusra.

En el quinto año de guerra que sufre Siria, que ya ha dejado más de 200.000 muertos, el conflicto contra Bashar Al Assad esconde una guerra paralela entre grupos opositores, cada uno de ellos respaldado por países extranjeros con distintas agendas. Un conflicto interno que, según los opositores nacionales a Assad, está impulsado por el propio régimen a quien acusan de ser el patrocinador del EI.

El portavoz de la milicia Jabhat Al Shamiya, Mohamed Al Ahmed, citado por «The Washington Post», aseguró que existe «un pacto» entre Damasco y el Estado Islámico para «sabotear los planes de los rebeldes en Alepo», segunda ciudad del país, en disputa desde el verano de 2013. Al Ahmed habla de «coordinación entre EI y Assad para combatir a los muyahidines de Siria». Esta es la misma teoría que defiende la Embajada de Estados Unidos en Siria que, a través de las redes sociales, donde es muy activa, recoge que «tenemos informaciones de que el régimen realiza bombardeos para favorecer el avance del EI en Alepo».

Suleimani anuncia una «sorpresa»
Los combates entre islamistas, que se han extendido también al sur del país, llegan de la mano de la pérdida de terreno por parte del Ejército de Assad, cada vez más desgastado y con más frentes abiertos. La caída de Palmira e Idlib supuso un doble golpe a la moral a los leales al presidente y a las minorías religiosas que temen a llegada del EI o el Frente Al Nusra a sus zonas. La reacción de Damasco podría llegar de la mano del general de la Guardia Revolucionario iraní, Qassem Suleimani, quien, según Al-Quds al-Arabi, habría estado el fin de semana en Latakia para mostrar su respaldo a las tropas de Assad y prometer que «el mundo se va a soprender de lo que el Ejército sirio tiene preparado para los próximos días».

Latakia es el bastión alauí (secta derivada del chiismo a la que pertenece la familia Assad) del país y desde la caída de Idlib a manos de los opositores armados está en su punto de mira. La situación sería tan grave para Assad que, según fuentes de seguridad sirias consultadas por Al Quds Al Arabi, el viaje de Suleiman tuvo el objetivo final de «formalizar el despliegue de oficiales iraníes para supervisar los combates».

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad