Israel

Sabado, 25 de Marzo de 2017

28/10/2014 (Aurora Digital - Israel)

Ley de Conversión al Judaísmo se votará en el Parlamento pese a la oposición de Netanyahu

Tres de los partidos que integran el Gobierno asestaron un golpe simbólico al primer ministro, Biniamín Netanyahu, al apoyar un polémico proyecto de ley que éste había prometido "enterrar" para no torpedear una futura coalición con las formaciones ultra ortodoxas.

En medio de rumores sobre si Netanyahu deberá reestructurar su coalición de Gobierno en los próximos meses, el proyecto de ley sobre conversión al judaísmo -iniciativa de Hatnúa, el partido de la ministra de Justicia, Tzipi Livni- fue aprobado en primera lectura al abrirse el período de sesiones de la Knéset (Parlamento) y después de que el primer ministro le retirase su apoyo la semana pasada.

En una demostración de fuerza los partidos de Livni, del ministro de Exteriores Avigdor Lieberman y del titular de Finanzas Yair Lapid aunaron esfuerzos para hacer que la Comisión Constitucional de la Knéset apruebe la ley para que sea votada segunda y tercera lectura en el Parlamento, eludiendo al Ejecutivo.

"Aquellos que no querían ver la ley en el Gobierno ahora la tendrán por el Parlamento", dijo Livni en un claro desafío al primer ministro, al que acusó de "violar los acuerdos con sus socios de coalición".
La ley a debate implica una liberalización de las conversiones al judaísmo a través de vías estatales no controladas por los movimientos ultra ortodoxos.

A esta norma se oponen los partidos Shas, Iahadut Hatorá (Judaísmo Unido de la Biblia) y Habait Haiehudí (Hogar Judío), este último del ministro de Economía, Naftalí Bennett.

"El acuerdo entre Netanyahu y los ultra ortodoxos ha fracasado", reconoció al diario "Yediot Aharonot" una fuente de Habait Haiehudí (Hogar Judío).

Con la anulación de la ley, el primer ministro trataba de acercarse a las posturas de los ultra ortodoxos, cruciales si, como todos los analistas prevén, el actual Gobierno descarrila en el período de sesiones del Parlamento que acaba de comenzar.

Los analistas barajan que, en caso de una crisis irreversible, Netanyahu perdería a los partidos Yesh Atid, de Yair Lapid, y Hatnuá y se valdría de los ultra ortodoxos para no tener que convocar elecciones anticipadas. EFE y Aurora

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad