Mundo Judío

Domingo, 26 de Marzo de 2017

3/10/2010 (Kol Ramat Hayom - México)

BENJAMIN DE TUDELA - VIAJERO JUDIO ESPAÑOL DEL SIGLO XII

Por: Luba Gorodzinsky

*******

Benjamín Bar Jonas (1130-1178) es conocido como Benjamín de Tudela, ciudad perteneciente al reino de Navarra, situado al norte de la Península Ibérica, sede de una antigua comunidad judía. El emprendió un largo viaje por Europa, Asia y África en plena Edad Media, que sorprende por su audacia y valentía. En esa época viajar era exponerse a un riesgo muy grande por caminos llenos de bandidos por tierra y piratas por mar.

No se sabe exactamente la fecha del inicio de su viaje, que duró más de 10 años y que finalizó en 1173, ni su verdadera finalidad. De su vida personal se sabe que era un hombre culto, con amplios conocimientos en historia y que hablaba árabe, hebreo, arameo, griego y latín. Era un observador agudísimo que relató sus fabulosas experiencias de los países que visitó en su obra titulada “LIBRO DE VIAJES”.

Este libro es muy valioso, por ser una fuente de estudio que nos permite conocer acontecimientos históricos y políticos de esa época, como las cruzadas y los conflictos de oriente. Muestra un especial interés en describir la vida de las comunidades judías que visitaba, citando los nombres de las ciudades, sus centros de estudio, ocupaciones, situación económica, logros y dificultades.

Partiendo de Tudela su ciudad natal, llega a Barcelona, a la que describe como una ciudad muy hermosa, llena de comerciantes de Grecia y de Alejandría, y donde viven judíos que se dedican a diversas actividades. De allí se dirige al sur de Francia donde visita a grandes eruditos dedicados al estudio de la Tora. Después llega a Marsella donde se embarca para llegar a Roma, la gran capital Italiana, en la que algunos judíos actuaban en la corte del Papa Alejandro, y menciona los palacios, monumentos, e iglesias de ésta ciudad.

Después de un tiempo llega a Grecia, donde observa que los judíos son tejedores de seda y también mercaderes. De allí se dirige a Constantinopla la gran capital Bizantina y se deslumbró ante su extraordinaria belleza, pero estaba muy Indignado, por que vio que a ningún judío se le permite montar a caballo, a excepción del médico de la corte. Después visita las islas de Rodas y Chipre y continúa su viaje a Beirut.

Por el puerto de Acco, punto de ingreso de los peregrinos, llega a la tierra de Israel, y viaja a la ciudad santa de Jerusalem, que estaba ocupada por los cruzados, y la describe pequeña y amurallada, se emociona al ver el Muro de los Lamentos (el Kotel), en Belen se detiene ante la tumba de Raquel y en Hebrón, ante la tumba de los Patriarcas. También menciona Tiberiades con sus aguas termales y su visita a las tumbas de los grandes rabaním.

De la tierra de Israel llega a Damasco, a Alepo, y a otras poblaciones cercanas dando datos del número de habitantes, y sus autoridades rabínicas. De allí viaja a Bagdad, la ciudad de los poderosos califas, donde vivía una floreciente comunidad judía, con numerosas academias Talmúdicas y Sinagogas funcionando. Relata la historia de David Alroy, (contemporáneo suyo) que pretendió ser el Mesías, pero fue solo un impostor.

Después visita el Cairo, donde observa como eran esperadas con ansiedad las inundaciones del río Nilo, como fuente de riego y los ingeniosos modos utilizados para pescar. También visita la comunidad judía de Alejandría , que se hallaba dividida en dos grupos: los Eretz Israel y los Eretz Babel. Estos últimos seguían el ritual sefaradí. Los Eretz Israel leían la Tora, por ciclos de 3 años. Su última parada antes de regresar a Tudela, fue la isla de sicilia.

Benjamín de Tudela, fue probablemente uno de los pocos europeos que en la época Medieval, viajó por tantos países, y es asombrosa la libertad de movimiento de que disfrutó, debido a la gran intolerancia hacia los judíos. Su “LIBRO DE VIAJES “ fue muy popular y está traducido a varios idiomas.

Hay quienes llaman a BENJAMIN DE TUDELA el “MARCO POLO JUDIO” por el fabuloso viaje que el realizó, por un mundo poco conocido en ésa época y que describió admirablemente, pero esto fue, 100 años antes que lo hiciera el célebre viajero veneciano Marco Polo.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad