Primavera Árabe

Sabado, 25 de Marzo de 2017

10/6/2014 (El Mundo - España)

Irak declara el estado de emergencia en Mosul tras caer en manos de los yihadistas del ISIS

El primer ministro iraquí, Nuri Maliki, ha solicitado el martes al Parlamento la declaración del estado de emergencia en la provincia de Ninevé. Su capital, Mosul, la segunda mayor ciudad del país, ha caído durante la última madrugada en manos del grupo armado yihadista Estado Islámico de Irak y Siria. Maliki ha abogado, también, por armar a los civiles a fin de apoyar a las fuerzas de seguridad en su lucha contra el "terrorismo".

"Toda la provincia de Ninevé cayó en manos de los milicianos", ha reconocido en Bagdad el reputado parlamentario musulmán suní Osama Nujaifi, hermano del gobernador provincial de Ninevé Azil Nujaifi. Osama ha añadido que los extremistas, que llevaban desde el viernes pasado tratando de hacerse con Mosul, marchan ahora hacia la vecina provincia de Saladino. Mientras tanto, las temidas banderas negras yihadistas ya ondean sobre algunos tejados.

El ISIS irrumpió en Mosul con cientos de hombres portando armas ligeras, granadas RPG y metralletas instaladas en vehículos 'pick up'. Las fuerzas insurgentes apenas hallaron resistencia en una operación fugaz, ya que, según testigos, policías y soldados abandonaron sus puestos en desbandada conforme entraban los milicianos. El martes por la mañana, los radicales se habían hecho con la sede del Gobierno, el aeropuerto, varios edificios oficiales, cuarteles y oficinas de medios de comunicación.

El gobernador Azil Nujaifi escapó del lugar a lo largo de la madrugada. Según la oficina de prensa del gobernador, el enviado de Bagdad se encuentra en un lugar seguro supervisando la situación. "Insto a los hombres de Mosul a mantenerse firmes en sus áreas para defenderlas contra los extranjeros, y a formar comités populares en sus distritos para cooperar en la defensa", declaró Nujaifi el lunes a través de un mensaje publicado en Internet.

Según la agencia Associated Press, la guerrilla islamista ha excarcelado del penal local de Badush a 1.400 prisioneros. Este golpe supera al dado por el ISIS, el julio pasado, a la cárcel de Abu Ghraib, al oeste de Bagdad. En aquella ocasión sacaron de la prisión a entre 500 y 1.000 convictos. Una estrategia recurrente del ISIS, con el objetivo de nutrir sus filas, es asaltar prisiones.

En las últimas horas, Turquía ha confirmado el secuestro de 28 camioneros turcos. Los conductores transportaban a Mosul diésel desde la ciudad portuaria turca de Iskenderun y fueron sorprendidos en puntos de control instalados por el ISIS. Ankara ha anunciado la apertura de una investigación sobre lo sucedido.

Miles de personas huyen de Mosul

El ministro de Migración iraquí ha indicado que al menos 4.800 familias han huido forzosamente de sus hogares debido a los intensos combates en Mosul y aledaños.

Bagdad ha autorizado la apertura de los puestos fronterizos con Siria para permitir que los refugiados sirios, que habían huido de la guerra, puedan volver a su tierra si lo desean. Otro de los destinos está siendo la región autónoma kurda de Irak, al norte de Mosul, gobernada por el Gobierno Regional Kurdo (KRG en siglas inglesas).

La toma de Mosul ha sacado a relucir el enfrentamiento entre el KRG y la autoridad central de Bagdad para gobernar la urbe. Los kurdos, que consideran de su administración la zona este, aguardan desde 2007 un referéndum que apruebe la absorción de esta ciudad por parte del KRG. Mientras tanto, Erbil ha reconocido que el ejército del KRG, los Peshmerga, no han intervenido para defender la localidad ante los envites del ISIS.

Osama Nujaifi ha solicitado al KRG la participación de los Peshmerga en Mosul para combatir a los "terroristas". El primer ministro del Gobierno kurdo, Nechirvan Barzani, ha lamentado que su administración intentó coordinarse con Bagdad para intervenir antes, pero que esto no fue posible.

Ayuda a Estados Unidos

El Gobierno bagdadí lleva tiempo solicitando a Estados Unidos más armamento para sus militares, una insistencia que se ha topado con la reticencia de un Washington que teme que estas se acaben empleando contra civiles.

A principios de año, el ISIS se hizo fuerte en las ciudades de Faluya y Ramadi, situadas en la provincia de mayoría musulmana suní de Anbar, a cien kilómetros de Bagdad. Allí monopolizaron un levantamiento antigubernamental contra el chií Nuri Maliki. El ejército iraquí intentó arrebatarles el control en los meses pasados, pero sólo lo logró parcialmente. Actualmente, Faluya sigue siendo terreno de los radicales.

Desde Faluya, 100 kilómetros al oeste de Bagdad, y siguiendo toda la cuenca del Éufrates, el ISIS ha logrado implantar sus emiratos -así llaman a sus dominios- hasta la provincia norteña siria de Raqqa.

Al mismo tiempo, y aprovechando su capacidad de movilizar a la población rural suní descontenta y sus conocimientos armamentísticos, ha avanzado posiciones hacia el norte entre duros combates.

La violencia del ISIS, aliado ocasionalmente con otros grupos armados locales, ha llenado Mesopotamia de cientos de muertos en los últimos meses. Sólo este martes, 20 personas fueron asesinadas en un doble ataque bomba durante un funeral en Baquba, norte de Bagdad. En la capital iraquí nueve personas murieron debido a los atentados.

Los yihadistas han desplegado su influencia y combates por las provincias de Ninevé, Saladino, Anbar, Diyala y Bagdad, rincones donde ha desplazado en parte a las fuerzas de seguridad del Gobierno central.

Mosul, que es la segunda mayor ciudad de Irak, es también la segunda mayor localidad del país que cae en manos de la insurgencia. El ISIS, antiguamente conocido como Al Qaeda en Irak y liderado por Bakr Baghdadi, discípulo de Osama Bin Laden, mantiene una pauta de actuación tan personalista que se ha ganado incluso el repudio del mando central de Al Qaeda. Su proyecto es instalar en Irak y Siria un gran califato islámico regido por sus interpretaciones religiosas fundamentalistas.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad