Medio Oriente

Mi�rcoles, 29 de Marzo de 2017

23/9/2010 (La Aldea)

Un estado palestino es vital para israel

Ofer Bronchtein, presidente del Foro Internacional por la Paz (FIP); Daniel Cohn-Bendit, eurodiputado, y Bernard Kouchner, ex canciller francés.

Espejismo diplomático y unilateralismo contraproducente para unos; último medio de presión sobre un gobierno israelí considerado demasiado intransigente para otros, el debate que se ha abierto supone a la vez una prueba de fuerza en la ONU para el reconocimiento de un Estado palestino dividido.

Sin embargo, sin prejuzgar de la pertinencia de las posturas de unos y otros y del contenido de los debates que se han abierto en la ONU, nos parece —de acuerdo con numerosos intelectuales y personalidades israelíes— que nunca fue tan vital para Israel “abrir muy grandes los brazos al Estado palestino”.

Vital en primer lugar porque las “primaveras árabes”, aunque frágiles, modificaron los equilibrios de la región heredados de la descolonización. Una vieja élite autoritaria tiende a ceder el lugar a una nueva generación apasionada de la libertad y que reivindica la democracia.

Esta emergencia constituye, por un lado, para la democracia que es Israel una oportunidad histórica de abrir nuevas relaciones con vecinos cuyos próximos dirigentes deberán estar dotados de una cultura política más cercana a la suya y que ya no saldrán de las generaciones modeladas por los conflictos que ocurrieron después de 1948 —cuando se fundó el Estado de Israel.

El reconocimiento de un Estado palestino por Israel, que deberá ser seguido por negociaciones entre las partes a fin de delimitar las fronteras entre los dos Estados, abrirá la vía a la paz y al reconocimiento de Israel por parte de los países árabes y musulmanes.

Pero esta nueva situación en el mundo árabe suena, a la vez, y seamos francos, como el fin programado de la benevolencia de la cual Israel se benefició hasta ahora de parte de numerosos apoyos occidentales; una empatía que podría reducirse.

Vital en segundo lugar porque la posibilidad de establecer un Estado palestino viable nunca ha sido tan tangible. Apoyada por la Unión Europea que dio por unanimidad en diciembre de 2009 su firme apoyo a la creación de un Estado palestino, la estrategia de construcción de las instituciones de un Estado moderno, lanzada en los últimos años por la Autoridad Nacional Palestina (ANP), registra un verdadero éxito.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional consideran que la ANP dispone de instituciones dignas de un Estado completo, mientras que los diplomáticos occidentales constatan que existe más Estado en Palestina —el Estado en sus grandes funciones de regulación, gobierno, presupuesto, seguridad— que en muchos de los Estados constituidos en el mundo.

Por otro lado, ¿cómo no hacer un paralelo entre la Autoridad Palestina de hoy y el Yichuv —la comunidad judía de Palestina— anterior a la creación del Estado de Israel, que ya dispone de sus órganos de gobierno y sólo espera un reconocimiento internacional para existir en tanto que Estado? El mundo judío no puede más que acoger una aspiración tan parecida a la que prevaleció a la creación del Estado de Israel.

Pero la ausencia de perspectiva política debilita el trabajo efectuado por la ANP y corre el riesgo de negarlo a sí mismo a medida que la desesperanza vuelve a imponerse entre la población palestina. Y esta exasperación podría a su vez ir en aumento cuando las “primaveras árabes” vean, a la inversa, sus conquistas consolidadas.

Vital, por último, en momentos en que Israel conoce un movimiento social sin precedente en su historia, que cuestiona los equilibrios económicos y sociales establecidos desde hace mucho en un país donde los gastos de defensa representan 6% del producto interno bruto (PIB). No hay duda de que una paz con los palestinos constituye uno de los motores del crecimiento del futuro y de un modelo social más eficiente.

En todo esto, la necesidad de crear un Estado palestino nunca fue tan imperiosa; su creación no es solamente vital para la perennidad del Estado de Israel, sino también se corresponde con sus principios fundadores.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad