Mundo Judío

Sabado, 25 de Marzo de 2017

20/5/2014 (Radio Jai - Argentina)

Corte Suprema de Israel admite como válidas todas las conversiones al judaísmo

El máximo Tribunal israelí accedió hoy a reconocer las conversiones no ortodoxas al Judaísmo realizadas parcialmente en Israel por los rabinos de la corriente conservadora y reformista. Será el comienzo de una nueva era para la Ley de Retorno, el derecho de familia y los servicios religiosos.

El fallo del Tribunal, integrado por once magistrados y presidido por el juez Aharón Barak, será con casi total seguridad repudiado por la minoría ortodoxa, que tenía hasta la fecha en Israel la exclusividad en asuntos de religión y de familia, entre estos los del matrimonio y el divorcio.

Las conversiones llevadas a cabo en Israel por rabinos de las corrientes conservadora y la reformista, ampliamente mayoritarias entre los judíos que residen en Estados Unidos, Europa y América Latina, debían ser ratificadas por una corte rabínica ortodoxa después de cursos sobre judaísmo que se prolongan durante un año.

Israel, paradójicamente, es el único país en el cual los actos religiosos de las sinagogas conservadora y la reformista, como las bodas, no son reconocidos, motivo por el cual muchas parejas optan por viajar al extranjero para casarse.

El Tribunal sin embargo no dictaminó si aquellos que completan sus conversiones en Israel serán reconocidos como judíos.

'Es una victoria parcial', señaló el rabino Ehud Bandel, presidente de Masorti, o Convervadores, un movimiento israelí. Bandel esperaba que el Tribunal diera carta blanca para el reconocimiento de todas las conversiones no ortodoxas realizadas en Israel, si bien ninguno de los demandantes se había convertido en el país.

Por su parte, estos se mostraron muy satisfecho y consideraron que el Tribunal había erosionado el monopolio ortodoxo sobre las conversiones. 'Es un gran sentencia. Por una parte, todos los demandantes han recibido el estatus de nuevos inmigrantes, un estatus por el que han estado esperando más de 8 años', señaló Nicole Maor, abogado de los demandantes, a la radio israelí.

'Y por otra parte, aunque está limitado a las conversiones en el extranjero, el tribunal sentenció con énfasis que el Gobierno no puede crear un monopolio sobre las conversiones aquí. Si quieren un monopolio para las conversiones ortodoxas, tienen que legislar sobre ello', añadió.Los jueces de la Corte Suprema estuvieron debatiendo durante seis años la petición de reconocimiento oficial de parte de esas dos corrientes sinagogales, junto con la de los integristas, y hoy, de hecho, ha quebrado el monopolio de la ortodoxia, decisión que puede desencadenar una notable controversia.

Además de sus consecuencias en el plano religioso, el fallo del Alto Tribunal también tendrá importantes consecuencias económicas para los rabinos y otros funcionarios que proporcionan servicios religiosos, un campo laboral exclusivo de los ortodoxos.

En 1999, la Corte Suprema había sentado un precedente al ordenar el registro como judíos en sus documentos de identidad, y en el registro de la población, de diecisiete residentes con visados de turistas y trabajadores extranjeros, que adoptaron el judaísmo.

Otro efecto de gran trascendencia es el que tendrá el nuevo fallo sobre la Ley de Retorno (1950), en virtud de la cual todo descendiente de madre judía, cualquiera sea su procedencia, y todo aquel que se hubiera convertido según las normas de la ortodoxia, poseen el derecho automático a adoptar la ciudadanía israelí.

Ahora también podrán acogerse a esa ley, que conlleva en el caso de los inmigrantes una serie de ventajas económicas, los que se hayan convertido estudiando con rabinos reformistas o conservadores. La petición a la Corte Suprema fue presentada por el centro de Acción Religiosa contra la discriminación existente contra los practicantes de las corrientes cuyos servicios no son reconocidos debido a la exclusividad que, por razones políticas, y hace más de medio siglo, consiguieron partidos políticos del sector ortodoxo.

El abogado Guilad Kariv, letrado de esa institución, declaró que el fallo de esta mañana de hecho "sacudirá" el sistema de las conversiones en Israel, pues desde ahora "el Estado tendrá que tratar a todas en un pie de igualdad y no podrá seguir otorgando preferencia a las que practiquen los religiosos ortodoxos".

Esto significa que el Movimiento Reformista en Israel exigirá la provisión de fondos públicos para financiar los cursos de judaísmo que deben seguir los que escogen sus ritos para convertirse, entre otras actividades para las que obtienen fondos los ortodoxos.

El fallo también sienta un precedente respecto de los privilegios de que gozan los inmigrantes judíos que llegan a Israel pues, cualquier residente no judío en el país se hará acreedor a las mismas ventajas por el mero hecho de haberse incorporado al pueblo hebreo, lo que en el caso de los varones les exige la circuncisión.

Los jueces dieron a conocer el año pasado un fallo intermedio por el cual los beneficios que la Ley de Retorno reconoce a los judíos serían otorgados a los que no lo fuesen si primero se establecían en Israel y después de convertirse, lo que los obligaba a someterse a las normas de la ortodoxia, las únicas que reconocía el Estado.


Rechazo de los Grandes Rabinos

Los ex Grandes Rabinos Ovadia Yosef, Mordejai Eliahu, Abraham Shapira y Eliahu Bakshi Dorón repudiaron hoy un histórico fallo de la Suprema Corte de Justicia.

En un comunicado de prensa, los dignatarios religiosos indicaron que las conversiones al judaísmo que no se hayan hecho según las normas de la ortodoxia 'carecen de valor'.

También el Gran Rabino de las comunidades judías de Medio Oriente y el norte de Africa, Shlomo Amar, se sumó al comunicado, que, se teme, puede provocar tumultuosas protestas callejeras.

El líder del Partido ortodoxo Shas, Eli Yshai, en la oposición, dijo al conocer el fallo de la Suprema Corte que 'es un desastre, es la destrucción y llevará a una escisión de la nación judía'. Por ello, agregó, 'es el día más difícil en la historia de Israel'.

La decisión de los jueces significa que 'no habrá más pueblo judío y esto nos obliga a reunirnos con los sabios de las Sagradas Escrituras para ver cómo tendremos que actuar para salvarlo', añadió.

 

 


© Confederación de Comunidades Judias de COLOMBIA 2011 - Diseño y Programación Flikier Publicidad