Noticias

Otra (difícil) oportunidad para la paz - SHLOMO BEN AMI

El Pais - España 2013-07-23
Veinte años después de los acuerdos de Oslo, y tres años después de la última vez que palestinos e israelíes se vieron las caras en torno a una mesa de negociación, un renovado vigor del Gobierno norteamericano, el indispensable mediador en este largo y tortuoso proceso, consigue relanzar el proceso de paz. Esta semana que comienza seremos testigos del inicio de un intento más de quebrar el código genético de uno de los conflictos más prolongados de la era moderna, y de los más resistentes a una solución diplomática.

No se aconseja contener la respiración; las perspectivas de un acuerdo de paz palestino-israelí no son particularmente halagüeñas. Con medio millón, aproximadamente, de colonos israelíes en los territorios ocupados (incluida Jerusalén oriental), lo cual convierte la creación de un Estado palestino con contigüidad territorial en un ejercicio de ingeniería geográfica surrealista, no es de sorprender que las partes lleguen a la mesa de negociación cargadas de escepticismo.

Las principios en torno a los cuales se llevarán a cabo estas negociaciones aún no están plenamente acordados. ¿Son las fronteras del año 1967 la referencia vinculante en la cuestión territorial, cosa que el primer ministro Netanyahu se resistió a aceptar hasta hoy? Si es así, se quedará sin Gobierno en cuestión de semanas. La insistencia de Benjamín Netanyahu en las férreas medidas de seguridad es un eufemismo sobre la presencia israelí en el valle del Jordán y la negativa a retornar a las “fronteras de Auschwitz de 1967.

Abbas desconfía de la posibilidad de llegar a un acuerdo con Netanyahu
El presidente palestino Mahmoud Abbas está demasiado débil y demasiado afectado por la rivalidad con los islamistas intransigentes de Hamás, que gobiernan en Gaza, para permitirse el lujo político de alejarse de las demandas básicas del nacionalismo palestino. Tampoco Netanyahu, un ideólogo que está visiblemente incómodo con su obligado apoyo a la idea de dos Estados, tiene en verdad un Gobierno de coalición para la paz.

Así pues, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, necesitará mucha creatividad para conciliar la posición de Netanyahu y la condición palestina, recientemente reiterada por Nabil Shaath, estrecho colaborador de Abbas, de que Israel debe acceder a negociar sobre la base de las fronteras de 1967. Mahmoud Al-Habbash, ministro palestino de Asuntos Religiosos, llegó incluso al extremo de exigir “garantías de que las conversaciones no fracasarán, porque, de ser así, estallaría sin lugar a dudas una nueva intifada.

La parte fácil es la de los “gestos que se exigen a las partes. La liberación por parte de Israel de centenares de prisioneros palestinos que han envejecido en las cárceles israelíes, ya que están allí desde antes de los acuerdos de Oslo, y la puesta en marcha de nuevos proyectos de infraestructura en los territorios palestinos son un precio que vale la pena pagar.

El freno a la expansión de los asentamientos, aunque no su total congelación, es algo que el primer ministro Netanyahu ha estado aplicando desde hace unos meses como incentivo para atraer a los palestinos a la mesa de negociación.

Tampoco el gesto palestino de congelar por algunos meses su acoso a Israel en las agencias internacionales, cuyo último resultado fueron las recientes directrices de la Unión Europea de boicotear toda relación económica, cultural y científica con entidades israelíes en los territorios ocupados, es un precio excesivo para el presidente Abbas.

El problema político que representan estas negociaciones para el presidente palestino es su total desconfianza en la posibilidad de llegar a un acuerdo de paz con un Gobierno encabezado por Netanyahu. Las propuestas de paz del Gobierno de Barack en el año 2000, y los mucho más generosos parámetros de paz del presidente Clinton del mismo año fueron insuficientes para los palestinos, como lo fueron las aún más audaces propuestas del primer ministro Olmert en el año 2008. Seguramente, Abbas no espera de Netanyahu nada que se acerque a lo que sus predecesores le habían propuesto.

Estas negociaciones representan para ambas partes un enorme riesgo político. Para Netanyahu podría significar la necesidad de alejarse de su base política natural en la derecha, perder el control de su propio partido, el Likud, que en los últimos años ha estado prácticamente secuestrado por una potente ola de radicalismo al estilo del Tea Party republicano en Estados Unidos, y reestructurar completamente su coalición.

Estas negociaciones representan para ambas partes un gran riesgo político
Para Abbas, el riesgo está tanto en el acoso de sus enemigos de Hamás en Gaza como en el escepticismo de su propia parroquia en Cisjordania. Un proceso de paz que vuelva a elevar las expectativas de la opinión palestina y que acabe en desgracia y frustración como los intentos anteriores puede desencadenar no solo una nueva intifada contra la ocupación israelí, sino también una revuelta contra el propio liderazgo palestino que una vez más les ha manipulado con falsas promesas.

La actual clase política palestina lleva en el poder tantos años como fue el caso de los Mubarak y los Ben Ali de la zona, y no sufren de un exceso de popularidad. No es difícil imaginar la conversión de las plazas palestinas en una versión local de la plaza Tahrir.

Si tan difícil y tan arriesgado es el paso que ambos líderes acaban de dar, ¿por qué lo dan? Por el temor mayor de enajenar a Estados Unidos y a la comunidad internacional. En esencia, estamos en un juego de culpas donde nadie quiere acabar acusado de dinamitar una nueva oportunidad de paz.

Pero que esas sean las consideraciones de las partes no significa que el escenario más optimista no exista del todo. Es difícil, pero no imposible, que lo que empieza como un ejercicio táctico acabe convirtiéndose en una nueva realidad estratégica. El secretario de Estado Kerry no parece ser un ingenuo idealista como se le presentó últimamente en los medios israelíes y palestinos. Es posible que su plan sea el de dar a las partes un margen de tiempo para las negociaciones directas. Estas les llevarán a acercar posturas, pero de ninguna manera a un acuerdo. Este sería el momento para la Administración americana de poner sobre la mesa su propio plan o sus propuestas puente.

Para ello, el presidente Obama tendrá que enfrentarse a potentes estamentos políticos en Washington y, no menos importante, tendrá que ser capaz de poner en marcha una compleja y delicada ingeniería diplomática que involucre a todos los componentes del Cuarteto (Europa, Rusia, la ONU y el propio Estados Unidos) en una sólida alianza por la paz en el Medio Oriente.

En los últimos 20 años, EE UU nos tiene acostumbrados a verle creando alianzas por la guerra en el Oriente Medio, dos veces en Irak, una vez en Afganistán y otra en la interminable guerra contra el terror. El secretario Kerry acaba de ofrecer a su presidente la oportunidad de ganarse su anticipado, e inexplicable, Nobel de la Paz creando una histórica alianza por la paz en Oriente Medio.

Shlomo Ben Ami, exministro de Asuntos Exteriores de Israel y actual vicepresidente del Centro Internacional por la Paz de Toledo, es autor de Scars of War, Wounds of Peace: The Israel-Arab Tragedy (Cicatrices de guerra y heridas de paz. La tragedia árabo-israelí).