Noticias

El Senado de EE UU se compromete a apoyar a Israel si este decide atacar a Irán

El Pais - España 2013-04-17
El Pentágono invertirá 303 millones de euros en el escudo antimisiles de Israel en 2014 y 2015 **

De forma unánime, el comité de Asuntos Exteriores del Senado norteamericano votó el martes a favor de una resolución que no sólo le reconoce a Israel el derecho de atacar a Irán de forma preventiva y en autodefensa, sino que insta a la Casa Blanca a apoyar en esa misión bélica a su principal aliado en Oriente Próximo, no sólo por vías diplomáticas, sino también militares. La norma debe ser ahora votada por el Senado en pleno, pero cuenta con tantos proponentes y apoyos, entre demócratas y republicanos, que su aprobación se da por segura.

Ese dictamen legislativo ha sido bautizado, de forma simbólica, Resolución 65, y se aprobó el mismo día en que Israel celebraba los 65 años de su declaración de independencia respecto al mandato británico de Palestina. “Si el Gobierno de Israel se ve obligado a tomar acciones militares de autodefensa, el Gobierno de Estados Unidos debe apoyar a Israel y otorgarle apoyo diplomático, militar y económico al Gobierno de Israel para su defensa y la de su territorio y existencia, dice el texto, propuesto por el senador demócrata Robert Menendez y el republicano Lindsey Graham.

El mensaje es muy claro para Israel. Os apoyamos y podéis confiar en nosotros. El compromiso de EE UU con Israel es inquebrantable

Robert Menendez, senador demócrata de EE UU, sobre la aprobación de la Resolución 65
La resolución cuenta, además, con otros 80 proponentes, en ambos lados de la bancada senatorial. Para ser aprobada ahora en pleno, y en primera ronda de votación, necesita el voto afirmativo de 60 de los 100 escaños, algo que tiene ya más que garantizado. “El mensaje es muy claro para Israel. Os apoyamos y podéis confiar en nosotros. El compromiso de EE UU con Israel es inquebrantable, dijo el senador Menendez, que además presidente el comité de Exteriores, en un comunicado emitido tras la votación.

El mes pasado, durante su primera visita en el cargo a Jerusalén, Obama dijo, en un discurso a la nación, que “Israel tiene el apoyo inquebrantable del país más poderoso del mundo. Con su voto del martes, el Senado, una cámara del Capitolio en la que los demócratas tienen mayoría, fue un paso más allá, e hizo algo que la Casa Blanca no ha hecho hasta hoy: darle garantías al Ejecutivo de Benjamín Netanyahu de que se mantendrá de su lado si decide atacar a Irán de forma preventiva y para evitar que logre tener capacidad de desarrollar armas nucleares.

Hasta la fecha, Obama siempre ha defendido que, respecto al programa nuclear de Irán, prefiere agotar las vías diplomáticas antes de sopesar la posibilidad de un ataque. El año pasado, Netanyahu intentó convencer infructuosamente al presidente estadounidense de que le apoyara en una posible intervención armada preventiva. En un discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre, el primer ministro israelí dijo que en primavera o verano de este año, Irán “estará sólo a meses o posiblemente semanas de tener suficiente uranio enriquecido para la primera bomba.

Tras la mala sintonía entre Obama y Netanyahu en los pasados años, ambos mandatarios escenificaron un nuevo comienzo en sus relaciones durante la reciente visita del primero a Israel. Sus garantías de que Israel es y seguirá siendo un aliado prioritario en Washington dan ahora sus frutos. Según fuentes militares norteamericanas, por primera vez la Agencia de Defensa Antimisiles del Pentágono incluirá por primera vez en sus presupuestos de 2014 una partida ordinaria a invertir en el escudo antimisiles de Israel.

El Pentágono destinará 396 millones de dólares (303 millones de euros) de su presupuesto ordinario de 2014 y 2015 en ampliar y mejorar el sistema antimisiles conocido como cúpula de hierro, que Israel suele emplear para interceptar proyectiles de corto alcance lanzados contra su territorio desde la franja de Gaza, la península del Sinaí y otros territorios lindantes. Hasta la fecha, EE UU ya ha invertido 486 millones de dólares en ese escudo, siempre con autorizaciones extraordinarias