Noticias

El nuevo jefe del brazo armado de Hamas

El Mundo - España 2012-12-19
Marwan Abad Al Karim Issa. Así se llama el nuevo líder del brazo armado del grupo islamista Hamas y sucesor de su todopoderoso jefe y "hombre fuerte" de Gaza, Ahmed Jabari, muerto en el ataque israelí del 14 de noviembre.

Issa no tiene aún la jerarquía de alguien que mandaba más que el primer ministro islamista, Ismail Haniya, o el líder de Hamas en el exterior, Jaled Mashal. Dos acontecimientos "estratégicos"-el ataque a una base israelí en el 2006 con el cautiverio y posterior canje del soldado Gilad Shalit y la toma de poder por las armas de Gaza en el 2007 expulsando a Al Fatah- tuvieron la firma de Jabari y en menor medida de su ayudante Issa.

Sorprendidos, Haniya y Meshal no tuvieron más remedio que apoyar y elogiar posteriormente las dos operaciones que Jabari cosió convirtiendo a su grupo en el amo y señor de Gaza.


Pero Issa no es un "novato". Como uno de los fundadores del brazo armado y principales ayudantes de Jabari, no le costará asumir el mando de las Brigadas Azzadin Al Qassam. Hasta ahora era el responsable de las "unidades especiales" y fue el cerebro de los atentados contra las colonias israelíes en Gaza antes de su desmantelamiento en el 2005.

Nacido hace 48 años en Gaza, estuvo cinco encarcelado en Israel por atentados contra civiles y soldados israelíes. En el 98 fue detenido por las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que le tuvo cuatro años en prisión. Con el estallido de la Segunda Intifada, fue puesto en libertad. En febrero del 2005 y acompañado por decenas de milicianos de Hamas atacó la cárcel de la ANP en Gaza. Quería vengar el asesinato de un familiar suyo, Ahmed, a manos de algunos presos identificados con Al Fatah. Issa mató a tres.

Casi nunca se ha dejado filmar por las cámaras de televisión. Issa es de los pocos que vieron a Shalit en su cautiverio de cinco años y cuatro meses. Según algunas fuentes palestinas, fue fundamental en la coordinación de los tres grupos que llevaron a cabo el secuestro, planeado varios meses por Jamal Abu Samhadana. Semanas antes de la ejecución el 25 de junio del 2006, murió en un ataque aéreo de Israel.

Como Salaj Shjade (2002) o Jabari, Issa sabe que el cargo no es para toda la vida ya que en cualquier momento un misil israelí puede aparecer en su encuentro. En el 2006 sobrevivió a un ataque siendo herido. No suele dormir dos noches consecutivas en el mismo lugar y tras la muerte de Jabari, se ha estrechado la protección en su entorno. Muy pocos en el brazo armado pueden llegar a él.

"Elige quien debe hacer las acciones terroristas contra Israel. Deben ser personas con capacidad, motivadas ideológicamente y una enorme convicción religiosa. Creer en la Yihad. Es un hombre muy extremista y peligroso", explica una fuente de los organismos de seguridad israelí.


Para afianzarse como indiscutible jefe capaz de dar ordenes a miles de subordinados armados, imponer su criterio al resto de milicias y actuar ante el liderazgo político, Issa tiene dos bazas. Por un lado, su proximidad en los últimos años a Jabari (Abu Mohamed) una figura tan respetada en las filas de Hamas como odiada en Israel por los numerosos muertos provocados en atentados y ataques. Por otro, el apoyo de Irán y el grupo chii Hizbulá. Hace escasos meses viajó a Irán y Líbano al frente de una delegación de Hamas. A cambio de más dinero y armas a Gaza, Issa se comprometió a unirse a Hizbulá e Irán en caso de que Israel atacara el proyecto nuclear iraní. Como reconocieron públicamente en Gaza y Teherán tras "Pilar Defensivo", su alianza es sólida.

Mientras Meshal apuesta por acercarse a Qatar y Egipto alejándose de su antiguo protector, Bashar Asad, Issa recuerda que sin el dinero y armas de Teherán no hubieran podido lanzar cohetes de medio y largo alcance contra Israel durante los ocho dias de la masiva ofensiva aérea.


Oficialmente el jefe del brazo armado es Mohamed Deef. Al menos en el papel. También lo era en la época de Jabari aunque su jerarquía es básicamente simbólica. La razón es que sigue sufriendo las graves secuelas de varios ataques israelíes en la última década. Apenas puede moverse y hablar.

De eso ya se encargará Issa en la sombra consciente que en el próximo duelo armado será el primer objetivo de la Fuerza Aérea israelí. Como el resto del liderazgo de Hamas, es fiel al lema expuesto en la octava cláusula de la carta fundacional del Movimiento de Resistencia Islámica: "Alá es su meta, el Profeta es su modelo, el Corán su constitución: la Yihad es su senda, y la muerte por Alá es su más alto anhelo".