Noticias

El 84% de los israelíes apoya la ofensiva mientras se dispara el número de muertos

El Pais - España 2012-11-19
La operación Pilar Defensivo que este lunes ha entrado en su sexto día cuenta con un potente respaldo de la sociedad israelí. Eso es lo que refleja la encuesta que ha publicado el progresista diario Haaretz, según la cual, el 84% de los israelíes apoya la operación militar contra la franja de Gaza. Ese número aumenta hasta el 90% si se excluye a los encuestados que no son judíos, según detalla el rotativo. Cerca de un millón de israelíes vive en el sur del país, amenazados por la lluvia de proyectiles palestinos procedentes de Gaza. Piden a gritos a su Gobierno que haga algo para protegerles y ahora parecen estar complacidos con la actuación de sus líderes y su Ejército, según refleja el sondeo que publicado este lunes.

La opinión de los israelíes cambia de manera radical cuando se les pregunta si consideran conveniente que los tanques entren en Gaza. La posibilidad de una ofensiva terrestre ha cobrado intensidad en las últimas horas, en las que soldados y blindados se reparten ya por las fronteras del territorio palestino. Es, además, constante el trasiego de tanques subidos a camiones. Israel ha autorizado la llamada a filas de hasta 75.000 reservistas, aunque de momento solo ha movilizado a cerca de la mitad. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió el domingo al Gabinete de ministros que está listo para “ampliar la operación. No ofreció mucho más detalles.

MÁS INFORMACIÓN
La guerra anunciada, por SAMI NAÏR.
Golpe a los medios de comunicación
Dos misiles lanzados desde Gaza alcanzan Tel Aviv
Israel mata al jefe militar de Hamás
Solo un 30% de los israelíes estaría de acuerdo en apoyar un ataque terrestre a Gaza. Son tal vez conscientes de que parte del apoyo internacional con el que hasta ahora cuenta la ofensiva israelí se podría evaporar en cuestión de horas. Una ofensiva terrestre dispararía el número de muertos civiles, como quedó claro durante la invasión de Gaza a finales de 2008 en la que murieron 1.400 palestinos y 13 israelíes.

El ministro de Exteriores británico, William Hague, ha alertado entre otros del peligro de una operación terrestre y de las dificultades que supondría para parte de la comunidad internacional apoyar una invasión que, previsiblemente, se cobraría numerosas víctimas civiles. Incluso el presidente estadounidense, Barack Obama, volvió a expresar su apoyo a Israel, pero también consideró “preferible evitar la entrada de los tanques.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, tratará este lunes junto a otros líderes internacionales de evitar que el temido ataque por tierra se haga realidad. Está previsto que Ban Ki Moon se reúna en El Cairo con los mediadores egipcios para tratar de arrancar un alto el fuego a las partes en conflicto. Las próximas horas son decisivas y marcarán la dirección del enfrentamiento, según los expertos.

Mientras, las bombas israelíes siguen cayendo sin tregua sobre la hiperpoblada franja en la que viven hacinados 1,6 millones de palestinos. Israel ha bombardeado 80 objetivos militares durante la noche del domingo al lunes, según el recuento del Ejército. El fuego palestino, que amainó durante la noche, volvió a reanimarse esta mañana con el lanzamiento de decenas de cohetes.

Al menos una decena de palestinos han muerto en la mañana del lunes, según la agencia France Presse. La muerte de doce civiles, cuatro de ellos niños miembros de una misma familia, en un bombardeo israelí el domingo podría ser uno de esos puntos de inflexión que contribuyen a forzar el cambio de rumbo en los conflictos. El número de muertos palestinos no deja de crecer. Supera ya los 90. Tres civiles israelíes han muerto también desde que empezara el conflicto el pasado miércoles.