Noticias

Las mujeres no deben estar en política, según conocido rabino

Aurora Digital - Israel 2012-10-26
Las mujeres no deben ser diputadas, por respeto a las normas judías de modestia, según la opinión del prominente rabino ultra-ortodoxo Shlomo Aviner.

"Una mujer no puede servir como miembro del Parlamento. Es inmodesto", aseguró Aviner en una conferencia con estudiantes.

La participación de las féminas en la vida pública es contraria a la visión judía de que "gloriosa es la hija del rey en el interior del palacio", a juicio de Avinier, que dirige la escuela talmúdica Ateret Cohanim del barrio musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

"No es sólo cuestión de ir a la urna, votar y volver a casa. Eso está bien. El problema es que hay encuentros, eventos públicos que son inmodestos, en los que mujeres y hombres se mezclan", aseguró el rabino, según cita el diario Yediot Aharonot.

La discriminatoria afirmación del rabino ha generado disgustos en la comunidad religiosa, varias de cuyas figuras se han apresurado en contradecir a Aviner.
"Un liderazgo atento a la Torá considera a las mujeres una parte integral e importante de nuestra sociedad. En la sociedad de hoy, más que nunca, hay necesidad de liderazgo femenino de alto rango", señaló en un comunicado la organización de rabinos Hillel.

Liora Minka, presidenta de la organización de mujeres religiosas Emunah, aseguró que las declaraciones de Aviner ejemplifican el "anquilosamiento que sufren bastantes rabinos que dicen representar al movimiento sionista religioso (...) cuyos pies no están en la realidad", informó el diario Times of Israel.

Según Minka, ese tipo de rabinos provocan "un distanciamiento entre la población general, incluidos grupos religiosos, y el liderazgo religioso conservador y estancado".

Las críticas han llevado al rabino a matizar sus declaraciones en una carta a una diputada que le pidió explicaciones.

Para Aviner, si bien la situación ideal sería la ausencia de la mujer en política, el hecho de que se les reserve puestos en las listas de los partidos crea "una obligación moral y nacional para garantizar que esos asientos sean ocupados por mujeres adecuadas que traigan bendiciones a la nación". EFE