Noticias

El secretario general de ONU pide la inmediata liberación del soldado Gilad Shalit

AURORA DIGITAL 2011-06-25
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió hoy la "inmediata liberación" del soldado israelí Gilad Shalit, de cuyo secuestro en la franja de Gaza por las organizaciones terroristas palestinas se cumplen mañana cinco años.

"El secretario general pide a Hamás que proteja su vida, que lo trate con humanidad y que pruebe que está vivo, así como que permita a su familia tener contacto con él", aseguró el portavoz de Ban, Martin Nesirky, en un comunicado.

Shalit fue secuestrado por tres grupos terroristas palestinos, entre ellos el de Hamás, el 25 de junio de 2006, en una incursión a una posición militar, en territorio hebreo junto a la frontera con Gaza, en la que asesinaron a otros dos soldados.

El máximo responsable de la ONU exhortó además a Hamás a que "cumpla con el derecho humanitario internacional" y elogió a la coalición de organizaciones no gubernamentales israelíes que han pedido "un trato humanitario" para el cautivo.

"El personal



de Naciones Unidas sobre el terreno continuará apoyando los esfuerzos para que las negociaciones concluyan con su liberación, que al mismo tiempo provocaría la puesta en libertad de un buen número de prisioneros palestinos", señaló el secretario general, quien pidió que "este asunto se resuelva ahora".
Desde su secuestro, Shalit se encuentra cautivo supuestamente en la franja y su liberación está pendiente de un canje que se retrasa por la falta de acuerdo entre las partes sobre el lugar al que serán expulsados los presos palestinos que Hamás exige a cambio.

Se trata de 450 terroristas palestinos en prisiones israelíes y entre ellos, varias decenas de condenados en tribunales por los atentados terroristas más sangrientos de la denominada Segunda Intifada, con víctimas civiles que superan los cuatrocientos muertos.

En negociaciones con la mediación de Egipto, Israel había aceptado en principio la liberación de los integrantes de la lista, pero con la condición de que no regresen a Cisjordania, donde vivían antes de ser arrestados. EFE y Aurora