Noticias

Corrientes del judaísmo

Anajnu - Chile 2019-02-14

El judaísmo es la primera religión monoteísta del mundo, desde cuando hace más de cuatro mil años el patriarca Abraham hizo el pacto con Dios, sellado con la circuncisión masculina. Posteriormente Moisés dictó las leyes con las que el Pueblo Judío se identificó, desde los Diez Mandamientos a las dietéticas del Kashrut y muchas más. El judaísmo es más que una religión, es una cultura y una serie de tradiciones del Pueblo Judío.

El judaísmo se basa en el Tanaj o Biblia Hebrea, compendio de 39 libros con la historia del Hombre y preceptos religiosos, morales, jurídicos, profecías, filosofía y más (Es lo que los cristianos llaman “antiguo testamento”). Se compone de la Torá (pentateuco), que son los cinco libros de Moisés: Bereshit (Génesis), Shemot (Éxodo), Vayikrá (Levítico), Bamidvar (Números) y Devarim (Deuteronomio); de Neviím, “Libro de los Profetas”, y de los Ketuvim, “Los Escritos”. También está la Mishná, recolección de las tradiciones orales de la Torá, que fueran entregadas a Moisés por Dios en el Monte Sinaí, transmitidas por generaciones y compiladas por el rabino Yahuda Hanasí el siglo II d.C. Y el Talmud o Guemará, que son las interpretaciones y comentarios de los estudiosos que vivieron el siglo II después de la edición de la Mishná, y también los comentarios posteriores medievales. Todos estos conforman la ley judía, la Halajá – “el camino” -, que comandan el ciclo de la vida judía, desde la circuncisión al nacer, la dietética de la kashrut, la vida íntima, la vestimenta (ambos en Levítico), y así todos los hitos de la vida judía hasta la muerte. La plegaria más solemne de la religión judía, base misma de la fe monoteísta, aparece en el quinto libro de la Torá: “Oye Israel, el señor es nuestro Dios, el señor es Uno”. Se reza en las oraciones matutinas y en la noche.

El judaísmo actual tiene varias ramas que, si bien mantienen la religión judía de manera similar, varían respecto a su visión y manera de expresarla.

Judaísmo Ultraortodoxo: El nombre de judaísmo ortodoxo fue creado el siglo XIX. 

Es conocido también como “Haredí”, “los que tiemblan ante Dios”. Se diferencia del ortodoxo por una práctica especialmente devota y su distanciamiento de Israel como Estado, pues consideran que sólo puede crearlo el Mesías. Rechaza cualquier innovación que sus rabinos consideren contraria a la Halajá. Dentro de esta división hay un Judaísmo Ortodoxo moderno, que es menos rígido respecto a la modernidad, y también el Sionismo Religioso, que liga al judaísmo ortodoxo con el sionismo. Estas divisiones se formaron cerca del siglo XVIII, como rechazo a la apertura de judíos debido a la Ilustración, que abrió las puertas a los judíos a las sociedades europeas.

Judaísmo Jasídico, también es un movimiento ultraortodoxo. Fue creado por el rabino Israel ben Eliezer – “Baal Shem Tov” - en Polonia el siglo XVIII. Su idea fue crear un judaísmo menos académico y más alegre. Uno de sus grupos son los de Jabad Lubavich, que se esfuerzan por atraer a su tendencia a todos los judíos, especialmente los no practicantes.

Judaismo Mitnagdim, “oponentes”, también son ultraortodoxos, pero rechazan el estudio intensivo de lo oculto de la Torá de los jasídicos. Son un grupo unificado, solo se casan entre los de su tendencia.

Judaísmo Conservador: Conocido también como Masortí o tradicionalista (del hebreo masoret, tradición). Surgió en Alemania en 1850 como reacción a la posición liberal del judaísmo reformista, y es una mediación entre este y el judaísmo ortodoxo. El término conservador se refiere a la intención de “conservar” la tradición en vez de reformarla o abandonarla. Es devoto a la ley judía, Halajá, y a la tradición, con apertura al sionismo y a la democracia. Sus principios postulan una dedicación a la Halajá como guía de la vida, una enseñanza no fundamentalista de los principios del judaísmo, una aceptación tanto de los métodos tradicionales rabínicos como de los académicos respecto al estudio de los textos religiosos del judaísmo.

Judaísmo Reformista: De origen Askenazí (europeo), al igual que el judaísmo ortodoxo y el judaísmo conservador o masortí, También es llamado Progresista. Defiende la autonomía individual respecto a la interpretación de los preceptos religiosos (Mitzvot) y tiene firme compromiso con la justicia social y con el “Tikún Olam”, la reparación del mundo. (Tikún Olam es el concepto judío de justicia social, mediante el que el judío debe contribuir al mundo solidarizando y dejando contribución a la humanidad). Se adhiere a la Torá y al Tanaj, rechaza la segregación sexual religiosa. No es dogmático.

Judaísmo Caraíta: Su nombre viene del hebreo Karaím, lectores, llamados así desde el siglo VIII. También llamados Bené Mikrá, “seguidores de la escritura”, porque reconocen al Tanaj como la autoridad máxima y única, en oposición a los Bené Mishnah, “seguidores de la tradición”. Dicen que todo judío tiene derecho a estudiar las escrituras libremente, sin tener que tomar en cuenta el Talmud ni la interpretación rabínica.

Judaísmo Reconstruccionista: Fundada recién en 1968 en Estados Unidos por el rabino Mordejai Kaplán e Ira Eisentein, entiende al judaísmo como una civilización que evoluciona progresivamente. Considera a la Halajá como un remanente cultural pero no obligatorio. Tiene una visión positiva del modernismo y propone un enfoque de la tradición judía, cuyo objetivo es la toma de decisiones comunales a través de un proceso de educación y destilación de valores de las fuentes tradicionales judías.

Judaísmo Humanista Secular:  Los judíos Seculares son los que pertenecen al Pueblo Judío por ascendencia familiar según las leyes de la religión, pero que no se esfuerzan en practicarla. Por otra parte, los judíos Humanistas son los que ven al Hombre como centro del mundo y de la vida judía, a diferencia de las otras corrientes que ven a Dios como el centro de todo. Para ellos la religión no debe regir necesariamente el comportamiento del individuo. Destaca los valores universales basados en las fuentes judías, que consideran una fuente de inspiración para conceptos como libertad, justicia social, justicia, tolerancia, ayuda al prójimo y otros.