Noticias

Netanyahu y Regev se acusan mutuamente de haber trasladado el amistoso con Argentina a Jerusalén

Aurora - Israel 2018-06-07

Uno de los efectos colaterales de la cancelación del partido amistoso con la selección argentina es que el  primer ministro, Biniamín Netanyahu, y su fiel funcionaria, la ministra de Cultura y Deporte, Miri Regev, se están acusando mutuamente por la decisión de trasladar el evento a Jerusalén. Se cree que esa fue la movida clave que contribuyó a su supresión.

El partido se debía llevar a cabo originalmente en el Estadio Ofer de la ciudad costera de Haifa, pero fue trasladado al Estadio Teddy Kollek de Jerusalén, la capital israelí, tras una “intensa presión política”, reportó el canal de noticias Hadashot, en aquel momento.

El presidente de la Federación del Fútbol Palestino, Jibril Rajoub, manifestó que la insistencia de Israel de realizar el partido en Jerusalén lo convirtió en un “instrumento político”; aunque el Estadio Teddy Kollek está ubicado en la parte occidental de la ciudad, que quedará siempre bajo soberanía israelí en cualquier supuesto acuerdo de paz. Rajoub instó a los aficionados árabes y musulmanes a quemar las fotografías y camisetas de la estrella argentina Lionel Messi si el encuentro se desarrollaba en Jerusalén.

Tanto Netanyahu como Regev negaron que el traslado del partido tuviera algo que ver con su cancelación; sin embargo, ambos se acusaron mutuamente por la movida.

“El partido fue cancelado por una sola razón: amenazas a la vida de la estrella [Lionel] Messi”, manifestó Regev durante una conferencia de prensa en el Ministerio de Cultura y Deportes en Tel Aviv. “Las amenazas terroristas contra él y su familia abrumaron a la estrella mundial del fútbol”, dijo Regev, quien  agregó que esa información proviene de los productores del evento.