Noticias

La UE luchará para sacar el pacto nuclear del coma

El Mundo - España 2018-05-10

La UE trata de salvar 'in extremis' el acuerdo nuclear tras la retirada de Estados Unidos*   

El líder supremo, Ali Jamenei, reclama garantías europeas para que Irán permanezca en el pacto*   

La diplomacia de las sonrisas se ha acabado. El canciller Mohamed Yavad Zarifprobablemente aparcará esta doctrina ("En la diplomacia siempre debes sonreír", escribió en 2013 en su libro de memorias 'El Embajador', "pero nunca deberías olvidar que estás hablando con el enemigo") para dialogar en los próximos días con sus homólogos británicos, alemanes y franceses. La negociación girará en torno al futuro del pacto nuclear tras el adiós de EEUU y tras la reimposición de las sanciones anteriores a 2016, cuando entró en vigor el acuerdo. Irán ha dado "unas semanas" para comprometer al resto de firmantes del renqueante pacto atómico a algo más que a un mero comunicado de apoyo al mismo. De no lograrlo, advirtió Irán, podría incrementar el enriquecimiento de uranio a un nivel industrial en cuestión de semanas.

"En respuesta a las violaciones persistentes por parte de EEUU y de su retirada ilegal del acuerdo nuclear [...] encabezaré un esfuerzo diplomático para examinar si el resto de firmantes del JCPOA [siglas del pacto atómico] pueden garantizar sus beneficios completos para Irán", escribió Yavad Zarif en un tuit. Esto es, lograr que, pese a las sanciones reimpuestas por EEUU, dirigidas contra empresas no iraníes que quieran comerciar con Irán, Teherán disfrute de los beneficios que le corresponden por su cumplimiento, acreditado ayer de nuevo por la Organización Internacional para la Energía Atómica (OIEA).

Irán colgó así la pelota en el tejado de la UE, cuyos líderes se ven forzados a elegir entre confrontar a su principal socio comercial y de seguridad o dejar morir un pacto, con sus múltiples, y todas negativas, consecuencias. Ayer, Alemania y Francia empezaron a mover ficha. En un acto de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), Angela Merkeldestacó que la OIEA ha confirmado que Teherán se ha mantenido fiel a los términos acordados, por lo que es "es importante" que se "aúnen esfuerzos" para evitar más fugas del acuerdo, y "pese a la pesada carga" que supone el abandono de EEUU, informa Carmen Valero. "Nosotros vamos a respetar el acuerdo y haremos todo lo posible para que Irán se mantenga dentro de él", dijo la canciller, quien calificó el pacto, que tanto costó a Alemania y a los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU conseguir arrancar a Irán, de "importante columna para la seguridad en la región".

Más al sur, en tierras francas, el presidente Emmanuel Macron habló por teléfono ayer por la tarde con el presidente iraní,Hasan Rohani, para asegurarle, en nombre de Francia y de toda la Unión Europea, "la voluntad de seguir aplicando el acuerdo nuclear en todas sus dimensiones", informa Enric González. Según un comunicado del Elíseo, el presidente francés subrayó, durante la conversación, la necesidad de que Irán siga también respetando el acuerdo. Los dos presidentes se mostraron de acuerdo en "seguir trabajando conjuntamente" con todos los países interesados en "mantener en pie el acuerdo nuclear y preservar la estabilidad" de Oriente Próximo. Horas antes de la llamada, el ministro de Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian, anunció en la radio RTL conversaciones de "alto nivel", en los próximos días, entre representantes del Reino Unido, Francia, Alemania e Irán. "El acuerdo no está muerto. Hay una retirada americana del acuerdo, pero el acuerdo sigue ahí", matizó Le Drian, aunque Francia ha reconocido que sigue persiguiendo que Irán acepte negociar sobre las exigencias de Trump: renunciar al desarrollo de misiles balísticos, cesar su influencia en la región y no enriquecer uranio por encima del 3'67% actual de por vida. Irán no quiere ni oír hablar de ello.

Pero, de las intenciones a los hechos, hay un trecho. Y este es tan empinado que la mayoría de analistas cree que no hay tracción europea que pueda superarlo. Las retornadas sanciones del Departamento del Tesoro, que ya ha dado a las empresas entre 90 y 180 días para terminar sus contratos en Irán, si no quieren ser apercibidas de penalización, son un escollo muy difícil de superar para los diplomáticos europeos. "La reintroducción de sanciones mata el acuerdo. Punto. No hay opción para que la UE mantenga los términos frente a la extraterritorialidad estadounidense", tuiteó ayer Josef Janning, miembro del think tank Consejo Europeo de Relaciones Externas.

"Los europeos están claramente desesperados por mantener el acuerdo vivo", aseguró al medio Bloomberg Steven Hurst, autor de un próximo libro sobre los esfuerzos de EEUU por contener el programa nuclear. Una desesperación que por el momento se traduce en poco más que en rogatorias a Irán para que mantenga su compromiso, algo que el Guía Supremo iraní criticó ayer durante su primer discurso tras la retirada de EEUU del acuerdo: "Si no logramos suficientes garantías de la troika europea, sería un error continuar con el acuerdo nuclearjunto a ellos".

Según Bloomberg, los gobiernos europeos llevan meses discutiendo cómo proteger sus firmas de eventuales sanciones a Irán, sin consensuar una fórmula clara. Una posibilidad, desvela el medio, sería resucitar las llamadas regulaciones de bloqueo, adoptadas en 1996 por la UE para garantizar a las compañías europeas protección legal contra las sanciones extraterritoriales impuestas por terceros países. EEUU ha combatido esta vía. Otra opción discutida, añade Bloomberg, sería crear un mecanismo para permitir las transacciones por petróleo iraní -el producto cuyo comercio, se cree, convencería a Teherán para seguir en el acuerdo- se realicen en euros. Esto permitiría asegurar que estas transacciones no pisan suelo estadounidense.

Mientras la 'eurosolución' soñada sigue sin tener forma, este periódico ha constatado cómo la inquietud crece entre los círculos empresariales extranjeros afianzados en Irán. La semana en que Trump dio la estocada al pacto nuclear coincidió con la celebración, en Teherán, de la importante Feria del Petróleo y el Gas. En esta edición, sin embargo, las caras entre expositores y asistentes eran mayormente largas. El clima de disuasoria incertidumbre económica, que durante meses Trump fomentó a costa de amenazar el pacto nuclear -razón por la que Irán acusaba a EEUU de vulnerar el acuerdo- se ha convertido ahora en un temor generalizado. A falta de garantías explícitas por parte de la UE, los empresarios europeos con intereses en EEUU, o relacionados con empresas con intereses en EEUU, temen verse forzados a despedirse de un mercado que, hace sólo dos años, se antojaba prometedor.