Noticias

Los agentes del Mossad localizaron el depósito secreto y se llevaron los documentos nucleares de Irán a Israel

Aurora - Israel 2018-05-03

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, reveló un  extraordinario golpe de la agencia de inteligencia Mossad, que pone de relieve la capacidad operativa del servicio secreto, pero no presenta evidencias de que Irán haya violado el acuerdo nuclear firmado en 2015, ni brinda nueva luz sobre el programa atómico antes de la firma del pacto.

Tal como destacó Netanyahu, los funcionarios iraníes mintieron  cuando dijeron que su país nunca planeó fabricar armas nucleares ni tampoco pensó en colocarlas en misiles balísticos. Los iraníes lo planearon y muy probablemente siguen con esos planes.

Pero la información sobre sus mentiras y engaños está abundantemente documentada y publicada en una amplia nota al pié de página de un informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), de 2011.

Los detalles del programa de armas nucleares de Irán, denominado AMAD, la identidad de su director, Mohsen Fakhrizadeh, los planes iraníes de colocar una ojiva nuclear en un misil balístico Shahab 3, las sospechas que de que los esfuerzos para crear una bomba atómica continúan luego que el proyecto AMAD fuera cerrado en 2003.

La diferencia yace sobre todo que el documento de 25 páginas del AIEA carece de la publicidad creada por de la exhibición de Netanyahu.

Los agentes del Mossad localizaron el depósito secreto donde estaban escondidos los archivos nucleares, irrumpieron en la instalación y se llevaron media tonelada de documentos clasificados, y lograron introducirlos en Israel esa misma noche, revela un reporte del diario The New York Times.

En una presentación en la sede del Ministerio de Defensa en Tel Aviv, Netanyahu reveló el archivo del programa nuclear: 55 mil páginas, y otros 55 mil archivos digitales en 183 CDs para reafirmar que los líderes iraníes han metido “descaradamente” al mundo y que el acuerdo de 2015 está basado en el “engaño” iraní.

“Cien mil archivos prueban que ellos mintieron”, declaró el primer ministro, de pié frente a las copias de los documentos y CDs iraníes.

“El acuerdo nuclear está basado en mentiras. Está basado en mentiras iraníes y el engaño iraní”, apuntó Netanyahu.

Emily Landau, investigadora del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) afirmó que Netanyahu no reveló nueva información; aunque tal vez la presentación del primer ministro era más que nada un esfuerzo de relaciones públicas para recordar la hipocresía  de Irán e influenciar al presidente de EE.UU., Donald Trump, que el 12 de mayo decide sobre si rompe el pacto nuclear y reimpone las sanciones a Teherán.

Trump insinuó que piensa retirarse del acuerdo nuclear y respaldó la denuncia de Netanyahu, quien indicó que Teherán sigue teniendo un programa nuclear “secreto”.

“Lo que hemos aprendido sobre Irán demuestra realmente que yo tenía razón cien por ciento sobre el acuerdo nuclear de 2015”, expresó Trump.

“El día 12 o antes voy a tomar una decisión. No voy a decirles lo que haré, pero mucha gente lo sabe. Eso no significa que no negociaré un nuevo acuerdo”, aseveró el mandatario norteamericano.

En cambio, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini expresó con respecto a la declaración de Netanyahu que la OIEA es “la única organización imparcial que se encarga de supervisar los compromisos de Irán”.

“El primer ministro Netanyahu no ha cuestionado el cumplimiento por parte de Irán de los compromisos del (acuerdo nuclear)”, que implican obligaciones más allá de 2015, señaló.

Mogherini afirmó que acuerdo nuclear firmado entre las potencias mundiales e Irán –que limita el programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones- “no se basa en asunciones de buena fe o confianza, sino que se basa en compromisos concretos, mecanismos de verificación y un control de los hechos muy estricto, realizado por el OIEA”.

El OIEA “publicó diez informes que certifican que Irán ha cumplido plenamente con sus compromisos”, agregó.