Noticias

La ministra Shaked advierte a Netanyahu: las elecciones anticipadas serían un “error histórico”

Aurora - Israel 2018-03-13

La ministra de Justicia, Ayelet Shaked, advirtió, al cierre de esta edición, al primer ministro, Biniamín Netanyahu, que no convoque elecciones anticipadas, señalando que podría repetir un “error histórico” al derrocar a un gobierno de derecha.

“Esta es una crisis ficticia”, aseguró Shaked, del partido religioso nacional Habait Haiehudí. “Sería un error histórico similar a la caída del gobierno de Shamir en 1992”.

Los comentarios de Shaked se produce bajo el telón de fondo de una serie de vicisitudes que están haciendo tambalear al Gobierno de coalición, cuya supervivencia se define en torno a la prevista aprobación de un controvertido proyecto de ley que busca eximir a los estudiantes ultraortodoxos judíos del servicio militar.

El proyecto de ley de exención del enrolamiento militar enfrenta a los partidos ultraortodoxos con el ministro de Defensa, Avigdor Liberman, quien ha insistido en que su partido nacionalista secular Israel Beitenu sólo apoyará la ley si es aprobada primero por los expertos de la cartera de Defensa.

Liberman advirtió que si Netanyahu despide a la ministra Sofa Landver (Israel Beitenu), por oponerse al proyecto de ley, abandonará la coalición, desatando elecciones anticipadas.

“Si el primer ministro no quiere elecciones, que no despida a la ministra Landver”. Si la despide, vamos a elecciones”, aseveró.

Mientras los analistas especulan que Netanyahu está buscando elecciones anticipadas para apuntalar su apoyo de cara a una posible acusación judicial, por parte del fiscal general Avichai Mandelblit, por cargos de corrupción; el primer ministro subrayó que no está buscando elecciones, pero aseguró que ganará si se llevan cabo.

“Si hay elecciones, competiremos y ganaremos, pero aún no  estamos allí. Es tarde, pero no demasiado tarde. Debemos hacer un último esfuerzo supremo para preservar el gobierno en su composición actual por un largo período de tiempo”, reclamó.

El ministro de Transporte Israel Katz, del Likud, reiteró que el primer ministro y su partido gobernante no tienen interés en elecciones adelantadas, pero están preparados.

“El Likud y el primer ministro no están interesados ​​en elecciones, pero tampoco les preocupan. Para poner fin a la crisis, todas las partes de la coalición deben retirar incondicionalmente su ultimátum”, aseveró Katz.

Katz criticó al también partido religioso nacional Habait Haiehudí, cuyo líder Naftali Bennett, exigió el puesto de ministro de Defensa como condición para sentarse en un futuro gobierno de Netanyahu.

“Los partidos de la coalición desafían al primer ministro y amenazan con competir en su contra. Esto es imposible. Un estado tiene que ser manejado. Todos tienen ambiciones políticas, pero deben dejarse de lado para el momento adecuado”, apuntó Katz.