Noticias

Grupos judíos de EEUU piden a Netanyahu detener la deportación de inmigrantes africanos

Iton Gadol - Argentina 2018-01-17

La Liga Antidifamación y el grupo de protección de refugiados Sociedad Hebrea de Ayuda al Inmigrante (HIAS) enviaron una carta abierta al primer ministro Benjamín Netanyahu expresando "graves preocupaciones" sobre un plan del gobierno israelí para deportar o encarcelar a decenas de miles de solicitantes de asilo africanos en marzo .

Actualmente, alrededor de 35 mil solicitantes de asilo eritreos y sudaneses viven en Israel. Entre las 13.764 solicitudes de asilo presentadas desde 2013, solo 11 fueron aprobadas por el Ministerio del Interior a partir de julio de 2017: 10 eritreos y un sudanes.

La Autoridad de Población, Inmigración y Fronteras del ministerio aún no revisó la gran mayoría de las solicitudes en medio de una agresiva campaña en curso para deportar a la comunidad en peligro, a quien la coalición del primer ministro descarta como "infiltrados" ilegales.

El plan del gobierno ofrece a los inmigrantes africanos un pago de 3,500 dólares del gobierno israelí y un boleto de avión gratis para regresar a casa o ir a "terceros países", grupos de derechos identificados como Ruanda y Uganda. Los inmigrantes que rechazan el ofrecimiento, enfrentan un encarcelamiento indefinido.

"Entendemos que la opción de deportarlos por la fuerza también está siendo considerada por el gobierno", escribió el CEO de ADL, Jonathan Greenblatt, y el presidente y CEO de HIAS, Mark Hetfield. "La naturaleza radical de este plan de deportación, junto con la extrema dificultad para acceder al sistema de asilo israelí está teniendo un impacto devastador en la comunidad de refugiados en Israel y traiciona los valores fundamentales que nosotros, como judíos, compartimos".

ADL y HIAS abogaron por un realineamiento de las políticas de refugiados de Israel con las normas internacionales, incluida la Convención de Refugiados de 1951. Esto incluye perseguir políticas que buscan aprobar solicitudes de asilo de refugiados que realmente huyen de la violencia y la persecución en sus países de origen, y permitir a los solicitantes de asilo y refugiados la oportunidad legal de ganarse la vida en Israel hasta que sea verdaderamente seguro para ellos regresar a casa.

"Nuestras objeciones al nuevo plan del gobierno israelí se derivan de numerosos informes que indican que los solicitantes de asilo que previamente abandonaron Israel no han podido regresar sanos y salvos a sus países de origen, y muchos han encontrado violencia y condiciones de vida inhumanas en países en los que han buscado refugio", continuó la carta. 

"Testimonios de personas que fueron reubicadas por Israel a terceros países en África indican que no encontraron protección duradera allí y arriesgaron sus vidas realizando peligrosos viajes hacia adelante a través de zonas de conflicto en Sudán del Sur, Sudán y Libia para buscar protección en otro lugar. Algunos se ahogaron en el mar en su camino a Europa, mientras que otros fueron detenidos, torturados y extorsionados por traficantes de personas", agregó.

Los que se vieron obligados a abandonar Israel bajo el actual plan del gobierno israelí, aseguraron que enfrentarán condiciones y desafíos similares.

"Como judíos estadounidenses, una de nuestras mayores preocupaciones es el bienestar y la seguridad de Israel; queremos verlo prosperar y superar todos los desafíos que su situación precaria le impone", decía la carta. "También nos preocupamos por nuestros valores judíos compartidos y nuestra herencia de refugiados, una preocupación muy humana que traspasa las fronteras y las distancias, y nos unifica como pueblo".

La carta sigue a otra que fue enviada a Netanyahu la semana pasada, y una inicial en noviembre, instándolo a permitir que los judíos norteamericanos ayuden a abordar el asunto.

Los firmantes de esa carta incluyeron a Hetfield; El rabino Jill Jacobs, director ejecutivo de T'ruah: El llamado rabínico por los derechos humanos; El Rabino Jonah Dov Pesner, director del Centro de Acción Religiosa del Judaísmo de la Reforma; Jeremy Ben-Ami, presidente de J Street; y Nancy Kaufman, directora general del Consejo Nacional de Mujeres Judías.