Noticias

Medio centenar de muertos en un atentado suicida contra chiíes en Kabul

El Pais - España 2011-12-06
Un atentado suicida en Kabul contra cientos de chiíes en una mezquita ha provocado alrededor de medio centenar de muertos este martes por la mañana coincidiendo con la celebración de la festividad religiosa de la Ashura. Se trata de una violencia sectaria que, según el presidente Hamid Karzai, nunca se había producido contra una mezquita durante una fiesta religiosa chií tan importante. También es uno de los atentados más grandes desde la invasión del país en 2001, solo un día después de que los países occidentales se comprometieran a seguir ayudando al país al menos hasta 2025.

En uno de los atentados más brutales registrados en Afganistán, un terrorista suicida ha matado al menos a 54 personas en un santuario chií en pleno centro de Kabul donde se encontraban cientos de personas, según ha informado el jefe del Departamento de Investigación Criminal de la capital afgana. Entre los muertos hay mujeres y niños que acudían al santuario en un día de fiesta religiosa. El Ministerio de Sanidad ha informado también de 150 heridos.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ha condenado el atentado suicida y ha advertido de que "esta es la primera vez que ocurre un acto terrorista tan horrible durante la celebración de un día religioso tan importante en Afganistán". Karzai ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, con la que se ha reunido a primera hora.

Hasta el momento, nadie se ha responsabilizado del ataque. Un portavoz de los talibanes, el grupo integrista que mantiene la guerra contra las tropas occidentales en el país, negó a Reuters la implicación de este grupo en el atentado e incluso condenó el mismo.

"Oímos con pesar que ha habido explosiones en Kabul y Mazar-i-Sharif en las que ha muerto gente por una acción antiislámica e inhumana", dijo Zabihullah Mujahid en un email citado por Reuters. "El Emirato Islámico [como los talibanes se refieren a sí mismos] condena fuertemente un ataque antiislámico tan cruel e indiscriminado"

A las afueras de un hospital de Kabul, las víctimas lloraban junto a un montón de zapatos y ropa, relató Reuters. Una mujer que sostenía una zapatilla de deporte manchada en sangre dijo que su hijo de 20 años había muerto en el atentado. "Han matado a mi hijo... este es su zapato", dijo.

Las imágenes de la escena del atentado muestran sangre, personas desmembradas y cuerpos amontonados entre los que hay mujeres y niños. Tres horas después de la explosión, las autoridades no habían conseguido determinar el número exacto de cadáveres.

En la ciudad Mazar-i-Sharif, al norte de Afganistán, la explosión de una bomba adosada a una bicicleta ha causado al menos cuatro muertos y 17 heridos. La bicicleta estaba situada cerca de una mezquita, según informaron fuentes policiales. En Kandahar también estalló un artefacto, esta vez adosado a una motocicleta, y las primeras informaciones hablan de tres heridos, aunque el suceso no se produjo cerca de ninguna mezquita.

Los atentados coinciden con la visita del presidente de Afganistán, Hamid Karzai, a Alemania en la llamada Cumbre de Afganistán donde se ha acordado que el Gobierno de Afganistán recibirá ayudas por otros 13 años más y aplicará a cambio reformas para avanzar en la democratización del país y en la lucha contra la corrupción.

El calendario marcado establece al retirada total de tropas occidentales de Afganistán en 2014.

La fiesta de la Ashura conmemora el martirio del nieto del profeta Mahoma, Husein, en la batalla de Kerbala, en la actual Irak, en el año 680. Afganistán, con un 20% de población chií, ha vivido tensiones religiosas y persecuciones a la minoría, pero la violencia sectaria contra los chiíes no se había manifestado de esta forma en el país desde que los talibanes fueron encajonados en la frontera con Pakistán. Un ataque de estas características contra la población chií supone una escalada de la violencia sectaria.