Noticias

500 añios de la Reforma protestante: Martin Lutero y su antisemitismo

Enlace Judío - México 2017-11-02

Enlace Judío México.- La celebración en Alemania de los 500 años de la Reforma se produce en medio de una polémica en torno a la presencia de un bajorrelieve antisemita medieval en la iglesia donde predicaba Lutero.

YANNICK PASQUET

A ocho metros de altura, la “cerda judía” decora desde la Edad Media el ala sur de la iglesia Santa María de Wittenberg. Representa a judíos mamando la leche de una cerda mientras un rabino levanta una pata del animal para escrutarle el ano.

La imagen metafórica destinada a generar odio hacia los judíos causa controversia en Wittenberg.

Fue en esa ciudad a menos de 100 km al suroeste de Berlín que el monje Martín Lutero expuso sus 95 tesis contra las indulgencias de la Iglesia católica, el 31 de octubre de 1517, marcando el nacimiento de la reforma protestante.

Lo hizo en las puertas de otra iglesia de la ciudad, la Schlosskirche, donde el martes tendrán lugar las ceremonias del 500º aniversario en presencia de Angela Merkel. Fue sin embargo en la iglesia Santa María donde el teólogo alemán (1483-1546) predicó por primera vez. Hoy el edificio está clasificado como Patrimonio mundial de la humanidad.

La molestia que genera se ve amplificada por el hecho de que el antisemitismo de Lutero ha sido documentado por muchos historiadores. En su época exhortó a quemar sinagogas y redactó el panfleto “Sobre los judíos y sus mentiras”.

Al describir el bajorrelieve que decora su iglesia, el teólogo opinó que el Dios de los judíos se encontraba probablemente en el ano de la cerda. Esa evocación del cerdo en la iconografía medieval cristiana está destinada a humillar a los judíos dehumanizándolos en torno a un animal cuya carne es además considerada impura por la tradición hebrea.

Varias decenas de edificios religiosos, fundamentalmente en Alemania, representan esa “cerda judía” en bajorrelieve o en gárgolas, entre otras la catedral de Colonia.

Lado oscuro 

Con motivo del 500º aniversario, Angela Merkel, hija de pastor, se refirió al lado oscuro de Lutero. Insistió en la necesidad de tener una mirada “muy crítica” sobre el antisemitismo del padre del protestantismo.

Desde la primavera circulan en las redes sociales peticiones para hacer retirar la obra calumniosa o para que esté acompañada de una explicación que la coloque mejor en su contexto histórico. Desde la era comunista de Alemania Oriental se colocó una placa al pie del edificio, pero sus detractores la consideran insuficiente.

“Históricamente no sería justo retirar el bajorrelieve”, dice a la AFP Micha Brumlik, profesor de ciencias de la educación que encabeza el movimiento contra la “cerda judía”. “Pero por respeto por lo que posteriormente sucedió a los judíos, hay que cambiar el monumento existente para que las explicaciones sean más claras”.

En la plaza central de Wittenberg, Brumlick lee en público textos antisemitas de Lutero.

“Es una estatua horrible, obscena y antisemita”, deplora por su parte el teólogo británico Richard Harvey, que se define como un judío mesiánico en un video colgado en Youtube.

Asegura haber reunido unas 8,000 firmas para reclamar que se retire el bajorrelieve.

Manifestaciones silenciosas 

En la ciudad se organizan cada semana varias manifestaciones en la plaza del mercado. En los carteles de los manifestantes podía leerse: “¿Luego de Auschwitz, hay que dejar en su lugar la ‘cerda judía’?”

Al frente del grupo, un pastor de Leipzig, Thomas Piehler, propone que se desplace el bajorrelieve a un museo.

De ese modo, asegura, “se puede reflexionar científicamente sobre el antisemitismo de Lutero y dar así la posibilidad a las generaciones siguientes (…) de tomar sus distancias”, explicó en la radio estatal.

Según la municipalidad, la placa colocada en 1988 es suficiente.

En junio pasado, el consejo municipal adoptó una resolución para mantener el bajorrelieve, como testimonio de una época controvertida. “Estamos convencidos de que la Historia no consiste en olvidar su lado oscuro, sino en afrontarlo”, dijo el pastor de la iglesia, Johannes Block al canal estatal ZDF.

El malestar persiste además porque el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) intervino en el debate y se pronunció a favor de dejar las cosas como están. Para AfD, “los que hoy en día tienen un problema con los judíos” son en realidad “gente de origen árabe-musulmán”.