Noticias

Un palestino detenido por un error de traducción de Facebook

El País - España 2017-10-26

El algoritmo reprodujo la expresión “atacadles” en hebreo cuando había escrito “buenos días” en árabe en su página de la red social*   

Las redes sociales desempeñan un papel crucial en el conflicto de Oriente Próximo, donde la tensión siempre está a flor de piel. Así las cosas, el Gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha solicitado en numerosas ocasiones a los responsables de Facebook y Twitter que retiren contenidos publicados por palestinos que considera como una incitación a la violencia. Pero hasta ahora no se tenía noticia de que la inteligencia artificial desplegada por la compañía fundada por Mark Zuckerberg provocara la detención de un trabajador palestino en un asentamiento israelí en Cisjordania.

Un obrero de la construcción publicó la semana pasada una foto suya junto a una excavadora en la colonia de Beitar Ilit, en territorio ocupado por el Ejército desde hace 50 años, próxima a Jerusalén y Belén. Según el relato difundido por el diario israelí Haaretz,mostraba así satisfacción por su trabajo con la inscripción “buenos días”, en árabe, junto a la imagen. El sistema de traducción automática de Facebook reprodujo, sin embargo, la expresión en hebreo “atacadles”, al tiempo que ofrecía como versión inglesa “hurt them” (hacedles daño).

Sin que ningún miembro del cuerpo de la policía israelí con conocimientos de árabe cotejara la gravedad de la imputación, los agentes arrestaron al palestino, cuya identidad no ha sido difundida y que aparecía en la fotografía relajado, con un vaso de café en la mano y fumando un cigarrillo. Sobre él pesaba la sospecha de intentar cometer un atentado.

Su reconocible ubicación en un asentamiento judío en territorio ocupado y, sobre todo, la poderosa presencia de maquinaria de construcción que podía ser utilizada para arrollar a los viandantes hizo saltar todas las alarmas. Aparentemente, nadie se atrevió a poner en duda la infalibilidad del algoritmo trujamán de la principal red social. Después de ser interrogado en comisaría, el obrero que deseaba los buenos días en Facebook fue puesto en libertad a las pocas horas, después de que la policía comprobara el error de traducción.

Lo primero que hizo el palestino tras recobrar la libertad fue borrar el post de la excavadora para evitar nuevos problemas con los falsos amigos que siempre rondan en el mundo de la interpretación de lenguas. Alguien, sin embargo, se preocupó de conservar un “pantallazo” de la imagen para que Haaretz dejara constancia en los anales.

Expertos en ambas lenguas semíticas citados por el rotativo israelí no atisban ni una remota coincidencia entre la expresiones “buenos días” en árabe y “atacadles” en hebreo. Pero el inapelable algoritmo traductor acabó conduciendo al calabozo al trabajador que presumía de buldócer.

“Hace unos pocos días, un palestino fue detenido para ser interrogado como sospechoso de incitación al odio a través de su página en Facebook”, declaró a France Presse la portavoz policial Luba Samri, “y fue inmediatamente liberado tras comprobarse que la sospecha era falsa”. Si le hubieran preguntado a Samri, una agente árabe con nacionalidad israelí, las tribulaciones del operario provocadas por la inteligencia artificial mal entendida nunca se hubieran producido.