Noticias

Benjamin Netanyahu, enfrenta acusaciones de corrupción y fraude

El Mundo - España 2017-08-09

SAL EMRGUI*      

El ex jefe de Gabinete del primer ministro pacta con la policía para ser testigo protegido a cambio de información*    

Tras desmantelar los detectores de metales en los alrededores de la Explanada de las Mezquitas, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, intenta desactivar la explosiva recta final de las investigaciones sobre supuesta corrupción. Si la policía fue su aliada para ceder en el tenso conflicto en la Ciudad Vieja, ahora es el enemigo que amenaza su tercer mandato consecutivo.

La conversión ayer en testigo protegido de su fiel ex jefe de Gabinete, Ari Harow,acerca la presentación de cargos en su contra. Netanyahu proclama su inocencia. "No me refiero a los ruidos de fondo y sigo trabajando para vosotros", dijo este viernes a los israelíes.

La unidad de anticorrupción "Lahav 433" reveló que investiga las sospechas de soborno, fraude y abuso de poder en dos casos cuyo principal protagonista es Netanyahu. El primero, el "Caso 1000" se refiere a regalos de gran valor -puros para él y champán para su esposa Sara- recibidos durante muchos años por los Netanyahu. La generosidad de sus amigos millonarios podría haber sido compensada con favores.

Un segundo proceso, el denominado "Caso 2000", nació de sus reuniones secretas con su odiado rival Noni Mozes, que posee medios de comunicación ('Yediot Ajaronot' y Ynet) muy hostiles hacia él. Según las conversaciones grabadas por Harow, el dirigente insinuó que acabaría o reduciría la difusión del diario conservador afín ('Israel Hayom') que tanto daño económico hacía al rotativo de Mozes si ordenaba un cambio editorial para "rebajar la hostilidad de 9,5 a 7,5". Pero los encuentros en la sombra se destaparon, los medios de Mozes le siguen atizando e 'Israel Hayom' -aún el diario más leído- no teme criticarle en la portada.

La tercera puede ser la definitiva

¿No hay dos sin tres? Pues tampoco 1.000 y 2.000 sin 3.000. El "Caso 3.000" es uno de los affaires de corrupción más graves en la historia de Israel, con ex altos mandos militares y el abogado y primo de Netanyahu, David Shimron, implicados.

Supuestamente, Shimron habría presionado para la compra de tres submarinos más a la compañía alemana Thyssenkrupp recibiendo así comisiones gracias a su papel de abogado del representante de la compañía, Miki Ganor. Tras convertirse en testigo protegido, Ganor le acusa de llevarse el 20% de su parte. Shimron lo niega y desvincula a Netanyahu del caso.

Según Moshé Yaalon, ministro de Defensa antes de ser sacrificado en 2016 en una ampliación de la coalición, "no es posible que no supiera nada de los submarinos. Debe dimitir por corrupto".

Pero lo que preocupa a Netanyahu no es lo que diga Yaalon ante los micrófonos de la prensa, sino Harow a las grabadoras de los investigadores. En lugar de evitar la cárcel pagando 170.000 euros de multa por la venta ficticia de su empresa, Harow se ha comprometido a "contar todo lo que sabe". Y si alguien sabe lo que se cuece en la cocina de la calle Balfour de Jerusalén es su jefe de gabinete hasta hace dos años."Harow sabe mucho sobre el tema económico", confirman fuentes del Gobierno a EL MUNDO.

Mientras en la oposición exigen su dimisión, en la coalición cunde la preocupación ya que caería con la caída de Netanyahu. De ahí que el líder conservador lo achaque todo a una campaña orquestada por la izquierda y los medios: "Rechazamos completamente los infundadas alegaciones. La caza para cambiar el Gobierno está en su momento álgido pero está abocada al fracaso por una sencilla razón: No habrá nada porque no hubo nada".

Una tormenta más para Netanyahu

Con una retórica y experiencia a prueba de bombas y detectores de metales, Netanyahu es uno de los mejores políticos del mundo, si por político se entiende aquel que sabe ser reelegido y sobrevivir a tormentas, que en Israel son semanales.Sus electores pueden hacer la vista gorda ante las cajas de habanos Cohiba pero no perdonarían si en su entorno usó la seguridad nacional (submarinos) para enriquecerse. Si Netanyahu no se dio cuenta, es grave. Si lo sabía, muy grave.

¿Podrán los regalos, submarinos y allegados destronar al llamado "King Bibi"? La respuesta la tiene Avijai Mandelblit, a quien nombró secretario del Gobierno y posteriormente fiscal general. Mientras los seguidores de Netanyahu denuncian una brutal presión sobre Mandelblit para llevarle a juicio, sus detractores creen que le echa un cable.

La ola llega hasta el mismísimo dormitorio de Netanyahu. Este jueves, la policía interrogó por cuarta vez a su esposa bajo la sospecha de que hizo un uso indebido del presupuesto de su residencia oficial en Jerusalén para su chalé privado en Cesárea, al norte de Israel.

Demasiados casos, testigos e investigaciones incluso para el hombre de las siete vidas.