Noticias

El rey de Jordania visita Ramala por primera vez en cinco años

El Mundo - España 2017-08-09

En su reunión con el presidente palestino, Abu Mazen, el Rey Abdalá II trató sobre la reciente crisis con Israel en torno a la Explanada de las Mezquitas y mostró su apoyo a la causa palestina*  

Hay reuniones entre dirigentes que son importantes no tanto por lo que vayan a tratar o decir sino por su fecha y lugar. Como el encuentro este lunes en Ramala (Cisjordania) entre el rey Abdalá II de Jordania y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Abu Mazen. El primero en los últimos cinco años al territorio que estuvo bajo control jordano desde el 48 hasta la guerra del 67 con Israel.

La Mukata de Ramala ha recibido el helicóptero de las Fuerzas Armadas del vecino país con una alfombra roja, himnos nacionales y una gran pancarta con la foto de los dos dirigentes y de fondo fieles rezando en la Mezquita Al Aksa bajo el eslogan: "Jerusalén gana".

 

La primera visita del monarca hachemita a la ANP desde el 2012 llega dos semanas después del fin de los disturbios en la crisis en torno a la Explanada de las Mezquitas en la que Abdalá II y Abu Mazen exigieron a Israel el desmantelamiento de los detectores de metales que había colocado en algunos accesos tras el asesinato de dos policías israelíes drusos el 14 de julio. Según ellos, eran una violación del Statu Quo del recinto en la Ciudad Vieja de Jerusalén que hoy ha ocupado buena parte de su reunión este lunes.

Los detectores son ya historia. La tensión no. No sólo la habitual que reina entre israelíes y palestinos sino también entre Jordania e Israel. Para el rey, la visita a Ramala y la no visita a la vecina Jerusalén es también un mensaje al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con el que está muy enfadado desde lo sucedido en la embajada israelí en Amán.

El pasado 23 de julio, dos jordanos murieron en el complejo residencial de la legación al ser disparados por un guarda israelí que había sido atacado por uno de ellos. Israel señaló que fue un atentado en el que el agente, al ser apuñalado, no tuvo más remedio que defenderse mostrando su pesar por la muerte del doctor jordano que estaba en la habitación. Jordania, por su parte, le llama "asesino" y exige a Israel que le lleve a los tribunales.

Tras discretas negociaciones con Israel en la noche del 23 de julio y cumpliendo la Convención de Ginebra, las autoridades jordanas permitieron la salida del personal diplomático incluido el agente. Pero el efusivo recibimiento de Netanyahu al vigilante en Jerusalén (que difundió en las redes sociales para calmar también al electorado enfadado por su "capitulación" en la crisis de los detectores de metales) provocó la ira de Abdala II. Más allá de elevar su tono contra Netanyahu y las manifestaciones antiisraelíes en Amán, Jordania no permite el regreso de la embajadora israelí Einat Shlain. Asimismo, filtró el nombre y apellido del guardia de seguridad: Ziv Moyal.

De forma paradójica, la crisis bilateral contribuyó a apagar el incendio en torno al Noble Santuario (según los musulmanes) o Monte del Templo (según los judíos) con la decisión de Netanyahu de retirar las cámaras y detectores de metales.

En calidad de Custodio de los Lugares Santos del Islam en Jerusalén y el que paga los sueldos de los miembros del ente (Wakf) que rige el santuario, Jordania tuvo un papel muy importante en la solución de la crisis.

Abu Mazen y Abdalá II trataron de estrechar la coordinación en todo lo relacionado con el tercer lugar más sagrado para el Islam. Su encuentro busca reivindicar su papel como liderazgo político ante el importante y popular rol entre los palestinos tomado por los dirigentes religiosos en Jerusalén que por otra parte están vinculados a Jordania (Wakf) y la ANP (Mufti).

No ha habido conferencia de prensa tras la reunión pero según los medios jordanos, el monarca pidió "trabajar conjuntamente y con Estados Unidos para reactivar el proceso de paz con Israel para dar una solución justa a la cuestión palestina".

Abdalá II garantizó que continuarán apoyando los derechos de los palestinos y la creación de un Estado palestino independiente con capital Jerusalén Este. Según el canal 2 israelí, antes de la reunión, advirtió que "el objetivo palestino está en peligro ya que la solución diplomática está cada vez más difícil".

Abu Mazen, por su parte, mostró su agradecimiento a Jordania por apoyar la causa palestina ya sea en la reciente crisis en Jerusalén como en los organismos internacionales.

Sobre la última crisis en torno a la Explanada de las Mezquitas, ambos líderes acordaron "preservar la situación histórica y judicial". Según fuentes palestinas, han acordado la creación de una comisión de coordinación sobre Al Aqsa.

De momento, los esfuerzos de la Administración Trump no han logrado sus frutos. Mientras Israel acusa a Abu Mazen de "incitar a la violencia, homenajear a los terroristas y pagar a sus familias", los palestinos denuncian que Netanyahu "prefiere las colonias en los territorios palestinos ocupados a la paz y actuar en contra de la creación de un Estado palestino".

Escasas horas de aterrizar en la Mukata, Abdalá II realizaba ya el viaje de regreso. Una breve e infrecuente visita a Cisjordania que realza el papel de Jordania (con una amplia población de origen palestino) en todo lo relacionado con el proceso de paz enterrado y con Al Aqsa.

Abu Mazen, Israel, Hamas, Irán....

La reunión también llega en un momento importante para Abu Mazen. Por un lado, a raíz de la crisis de hace dos semanas, el palestino suspendió las relaciones con Israel incluyendo la coordinación en materia de seguridad. Por otro y pese a las informaciones sobre un acercamiento para acabar con la división interna, el presidente palestino y líder de Al Fatah lanzó este fin de semana un mensaje contundente hacia el grupo islamista Hamas que controla Gaza.

"He dejado claro a Hamas que seguiremos con el recorte del presupuesto destinado a la Franja si no aceptan la iniciativa para poner fin a la división", avisó Abu Mazen este fin de semana en alusión a la reducción del pago del suministro israelí de electricidad y de los sueldos de los funcionarios en Gaza. La ANP denuncia queHamas usa los fondos recibidos para su beneficio propio y de su brazo armado y no para los ciudadanos.

Una delegación de Hamas se ha reunido hoy en Teherán con el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, con el objetivo de reanudar su alianza. El dirigente de Hamas, Izzat Al-Rishaq, elogió el régimen iraní y pidió "unificar fuerzas ante el enemigo común, la entidad sionista".