Noticias

Confirman la condena al soldado israelí que mató a un atacante palestino herido

El Mundo - España 2017-08-02

SAL EMERGUI

Elor Azaria fue condenado a un año y medio de cárcel por matar a un palestino herido y neutralizado que acababa de apuñalar a otro soldado

El Tribunal de Apelaciones del Ejército israelí ha rechazado este domingo el recurso presentado por Elor Azaria condenado por homicidio tras matar a un palestino herido y tendido en el suelo que había apuñalado a otro soldado en la mañana del 24 de marzo del 2016 en Hebrón (Cisjordania).

El que fuera sargento fue condenado a un año y medio de cárcel en uno de los juicios más polémicos de los últimos años en Israel que provocó un terremoto en el Ejército en el que sus máximos responsables censuraron la actuación de su ya ex soldado, críticas en las redes sociales por llevarle a juicio y una escalada de declaraciones de ministros y diputados.

"Los terroristas se ríen en nuestra cara", ha afirmado su enfurecida madre Oshrat mientras otros familiares denuncian que el tribunal ha ignorado la ola de ataques palestinos.

A expensas del recurso al Tribunal Supremo, su única forma ahora de evitar los 18 meses en la cárcel que debe empezar a cumplir en 10 idas es recibir un indulto (o reducción de la pena) del jefe del Ejército o del presidente de Israel en un proceso en el que debería mostrar arrepentimiento. Algo que nunca ha hecho bajo el argumento que actuó "por temor a que el terrorista tuviera escondiera explosivos debajo de su chaqueta". Asimismo, alegó como atenuante la tensión del momento y el lugar así como la confusión en la escena del atentado.

El tribunal militar, sin embargo, ha vuelto a dictaminar hoy que Azaria violó los protocolos de disparo y los valores éticos del ejército. "Sólo se debe abrir fuego cuando hay una amenaza verdadera", señaló el presidente de la Corte Militar, Doron Peilis recordando la frase de Azaria poco después de efectuar el disparo: "El terrorista merece morir porque apuñaló a mi amigo".

"Un terrorista no es un animal. Un terrorista neutralizado que no representa amenaza no debe ser disparado. No es la forma de actuar de Israel y de su Ejército", aclaró Filish que añadió parafraseando a David Ben Gurion: "La principal fuerza del Ejército israelí no es la cantidad de armas sino su ética".

La Fiscalía, por su parte, también apeló contra la sentencia al considerarla demasiada indulgente. De los cinco jueces, dos creyeron que el castigo debía ser superior. La familia del atacante palestino rematado en Hebrón denunció que la condena sea sólo de 20 meses y mostró su nula confianza en la Justicia israelí ante un caso que llamó "frío asesinato".

Los hechos

En la mañana del 24 de marzo del 2016 y tras ser avisado de un ataque, Azaria (entonces tenía 20 años) disparó en la cabeza del palestino Abed Al Fatah Al Sharif (21) que se encontraba herido, desarmado y tendido en el suelo después de haber apuñalado, junto a otro palestino, a varios soldados e hiriendo a uno de ellos en el puesto de control del asentamiento judío de Tel Rumeida en Hebrón (Cisjordania).

Su disparo, once minutos después del ataque de los dos palestinos en una zona que Israel ocupa desde la guerra del 67, fue filmado por Imad Abu Shamsiyeh -un colaborador palestino de la ONG israelí Betselem- lo que contribuyó a amplificar el llamado 'Caso Azaria' y, según los palestinos, a llevarle a juicio.

El argumento de Azaria durante el juicio -actuación en defensa propia por temor a que el palestino activara un explosivo escondido en la chaqueta- fue rebatido por los testimonios de sus oficiales en el terreno. El tribunal establece que actuó violando los protocolos de disparo y le acusa de actuar de forma calculada.

"En esta fase de recursos, permitimos a la defensa presentar pruebas sobre casos parecidos en el pasado. Esta pruebas no tienen el peso que puede variar los resultados del juicio y no afectan a las cuestiones en disputa", ha comunicado la corte.

Reacciones

La confirmación judicial de la sentencia es interpretada por los medios locales como "un mensaje educativo a los soldados sobre lo que hay que hacer y no en casos de atentados terroristas" y un espaldarazo al jefe del Ejército, Gadi Eizencot que desde el primer momento censuró la actuación de Azaria alegando el código de conducta militar. "Somos un ejército y no una banda", señaló en el pasado.

Es por supuesto un golpe para Azaria y su nuevo abogado, el polémico Yoram Sheftel que prefirió apelar a la sentencia en lugar de buscar un acuerdo con la Fiscalía. También es un revés para muchos que aseguran en las redes sociales que lo escandaloso es la celebración del juicio ya que dicen que "alguien que mata a un terrorista que viene a asesinar no debe ser juzgado sino premiado".

"El soldado se equivocó de forma muy grave contradiciendo los valores del Ejército. En ningún caso, es un héroe", declaró quien era en esos momentos el ministro de Defensa, Moshe Yaalon (Likud). Entonces, un importante opositor al Gobierno, Avigdor Lieberman, se presentó en la sala del tribunal para apoyar al soldado. Hoy y ya como ministro de Defensa tras la ampliación del Gobierno efectuada el año pasado por Benjamin Netanyahu, pide a la familia no recurrir al Supremo y esperar un posible indulto.

La mayoría en el Gobierno -incluido Netanyahu- pide respeto a la sentencia al tiempo que apoyan la concesión de un indulto.

Durante la investigación y posterior juicio, Azaria ha estado bajo arresto en una base y desde hace unas semanas en su casa cuando acabó su servicio militar obligatorio.

Dada la negativa de Azaria a reconocer su error y mostrar arrepentimiento, la táctica agresiva de su abogado, la espiral de apuñalamientos que calienta los ánimos en la calle y en el Parlamento y la controversia en una sociedad muy politizada y crispada, todo indica que el 'Caso Azaria' no ha dicho su última palabra.