Noticias

Israel retira los detectores de metal de las entradas al Monte al Templo de Jerusalem

Aurora Digital - Israel 2017-07-26

Israel comenzó a desmantelar los detectores de metal instalados en los accesos al Monte del Templo, tras la reunión del Gabinete de Seguridad que resolvió reemplazarlos por otras tecnologías avanzadas, siguiendo “las recomendaciones de todos los organismos de seguridad”, según subraya la Oficina del Primer Ministro.

Se estima que los nuevos equipos “inteligentes” de monitoreo serán instalados en un lapso de seis meses, y para ello se ha destinado una partida presupuestaria de 100 millones de shekels.

Hasta que los nuevos equipos sean instalados; la policía reforzará significativamente sus efectivos para garantizar la seguridad en el área.

Antes de la reunión, una de las soluciones posibles que se barajaban para reemplazar los detectores de metal era la instalación de cámaras avanzadas de alta resolución que incluyen sistemas termales y pueden detectar armas y explosivos escondidos, como así también sistemas sofisticados de identificación facial.

Hasta que se instalen los nuevos equipos, continuarán funcionando las cámaras de vigilancia emplazadas recientemente en los accesos al Monte del Templo.

La decisión de quitar los detectores de metal se produce tras un período de escalada de tensión. Todo comenzó con el ataque perpetrado por terroristas árabes israelíes, el 14 de julio pasado, en el que fueron asesinados dos policías israelíes de la minoría drusa, que cuidaban el acceso al sitio sagrado. Consecuentemente, para reforzar la seguridad del área, Israel resolvió erigir detectores de metal, una decisión que fue recibida con disturbios y enfrentamientos por parte de árabes musulmanes en Israel y el exterior.

La crisis alcanzó su pico cuando un guardia de la Embajada israelí en Ammán dio muerte, en defensa propia, a dos jordanos, tras ser atacado por uno de ellos con un destornillador. El atacante logró apuñalar al guardia dos veces antes de ser abatido a balazos. El segundo jordano murió tras ser alcanzado por una bala perdida durante el enfrentamiento.

A raíz de la escalada, el enviado del presidente norteamericano, Jason Greenblatt, fue despachado a la región para tratar de ayuda a resolver la crisis.

Greenblatt se reunió con el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y luego viajó a Jordania para completar los detalles de un plan según el cual los detectores de metal serían sacados de los accesos al Monte del Templo y el guardia de la Embajada israelí regresaría al país.