Noticias

Donald Trump arremete contra Irán y su "mortal financiación de terroristas"

El Mundo - España 2017-05-22

Tras firmar importantes contratos armamentísticos en Arabia Saudí y pedir a decenas de líderes árabes unidad y determinación contra el terrorismo yihadista e Irán, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha aterrizado este martes en el aeropuerto israelí de Ben Gurion en una misión de 28 horas destinada a estrechar las relaciones con su principal aliado regional, resucitar el proceso de paz entre israelíes y palestinos enterrado en el 2012 y visitar por primera vez el Muro de las Lamentaciones y el Santo Sepulcro en la disputada Jerusalén.

De momento, su primera visita al exterior ya ha sentado precedente al protagonizar, a bordo del "Air Force One", el primer vuelo directo conocido entre Riad y Tel Aviv. "Gracias, Shalom! Es un placer estar aquí en Israel", ha afirmado Trump tras ser recibido de forma efusiva por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente Reuven Rivlin al inicio de una gira que le llevará también a Belén para reunirse este martes con el presidente palestino Abu Mazen.

Trump ha elogiado a Israel como "nación próspera, fuerte y determinada" reivindicando "los inquebrantables lazos" entre los dos países. Tras referirse a su viaje a Arabia Saudí, se ha mostrado optimista: "En los últimos días he visto nuevos motivos para tener esperanza (...). Estamos ante una oportunidad excepcional de traer seguridad y estabilidad a la región y sus pueblos, derrotar al terrorismo y crear armonía, prosperidad y paz".

"Vuestra visita es un símbolo de la indestructible relación entre Israel y EE.UU. Eres un gran amigo de Israel y del pueblo judío. El mundo, Oriente Medio e Israel necesitan un EE.UU fuerte y permítame decirle, EE.UU necesita un Israel fuerte", ha afirmado Rivlin destacando "estar muy feliz de que estés aquí cuando celebramos el 50 aniversario del Día de Jerusalén, el corazón palpitante del pueblo judío durante más de 3000 años".

Netanyahu, por su parte, ha elogiado que Trump sea el primer presidente que llega a Israel en su primera viaje fuera del país. "Ojalá algún día un dirigente israelí pueda hacer el vuelo entre Tel Aviv y Riad", añadió Netanyahu que elogió tambié el discurso de Trump en Riad por mencionar la necesidad de "que las fuerzas civilizadas luchen contra las fuerzas de la barbarie".

Netanyahu se mostró muy sonriente durante toda la ceremonia excepto en un momento en el que el diputado del Likud, Oren Jasan- conocido por sus escándalos e ingente afán de protagonismo-, pidió un selfie al inquilino de la Casa Blanca. Una imagen que sorprendió a Trump y provocó la crítica de los medios locales.

El ministro derechista, Naftali Bennet no se contuvo y saludó a Trump con una petición: "Ojalá seas el primer presidente de EE.UU que reconozca la unificación de Jerusalén bajo soberanía de Israel".

En la sede presidencial en Jerusalén, Trump envió un mensaje a Teherán: "Irán no puede tener armas nucleares y debe cesar de forma inmediata la mortal financiación del terror y dejar de armar a las milicias terroristas". "Vuestros vecinos árabes se dan cada vez más cuenta de que tienen una causa común con vosotros con la amenaza que supone Irán", dijo al presidente israelí.

Tras reiterar su admiración hacia "Israel, el hogar nacional de los judíos", Trump llegó al casco histórico de la Ciudad Santa para visitar dos lugares tan simbólicos y sagrados como el Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones (Kotel).