Noticias

El yihadismo se feminiza

ABC - España 2017-04-18

Si en los Ejércitos de los estados occidentales las mujeres tienen cada vez un mayor protagonismo, lo mismo ocurre en el que es hoy su principal enemigo: el terrorismo islámico. Según un reciente informe del Real Instituto Elcano, de los alrededor de 5.000 combatientes extranjeros que en los últimos años han viajado a Siria e Irak para enrolarse en milicias como Daesh, en torno a un 10% habrían sido mujeres.

Se trata de una tendencia a la feminización de la yihad que se ha acentuado en los últimos tres años y que preocupa enormemente tanto a los activistas por la defensa de los derechos de las mujeres como a los servicios de seguridad.

Los expertos temen además que la pérdida de territorios que está sufriendo el califato terrorista los dos países mencionados a causa de la ofensiva internacional en su contra pueda alterar el rol que habitualmente han venido desempeñando las mujeres en su organización. Si hasta ahora se dedicaban sobre todo a labores de captación y a satisfacer las necesidades de los muyahidines, se teme que puedan asumir ahora un papel más activo, lo que incluiría la comisión directa de atentados en capitales occidentales.

El informe del Elcano pone de manifiesto también el nuevo perfil que empiezan a mostrar las mujeres implicadas en redes terroristas. Se trata, según revelan las estadísticas, de mujeres jóvenes sin cargas familiares, muchas de ellas con la ciudadanía europea de nacimiento. El discurso fanático de Daesh ha logrado convertir a varios jóvenes musulmanes europeos en lobos solitarios, el miedo es que pronto haya que empezar a hablar de lobas solitarias.

Cada vez más jóvenes

El caso español revela que casi la mitad de las mujeres detenidas por las Fuerzas de Seguridad por presuntas conexiones con las redes yihadistas tenían entre 19 y 23 años. El segundo tramo de edad con más arrestadas es el comprendido entre los 24 y los 28 años. Ellas, como deja claro la Base de Datos Elcano sobre Yihadistas en España (Bdeye), son cada vez más y cada vez más jóvenes.

Sea porque se ha incrementado su actividad criminal, o porque los distintos cuerpos policiales son ahora mucho más celosos en su persecución, lo cierto es que se aprecia un auténtico bum del activismo terrorista femenino en España. El fenómeno era, al menos en las cifras oficiales, inexistente hace tan solo tres años y ahora muestra un crecimiento exponencial.

Antes de que la Policía Nacional detuviera en el verano de 2014 a dos muchachas de 14 y 19 años en Ceuta, ninguna mujer había sido arrestada en España por yihadismo. Desde entonces, de las 158 personas detenidas, un 14,6% eran mujeres. Hoy, son ya 23 las mujeres que han sido puestas a disposición de la Audiencia Nacional por los agentes de la lucha antiterrorista.

También entre los 208 españoles que el Centro Nacional de Inteligencia estima que han marchado a los dominios del califato en Siria e Irak para sumarse a la causa de Daesh hay una creciente presencia femenina, que ronda el 10%. El retrato robot de la yihadista que opera en territorio nacional indica que se trata de una mujer joven, soltera, con nacionalidad española en seis de cada diez casos. La otra nacionalidad que se repite con más frecuencia es la marroquí.