Noticias

Los palestinos temen un nuevo acuerdo post Sykes-Picot que los excluya

Aurora Digital - Israel 2017-03-17

Pinhas Inbari

El enviado especial del presidente Trump, Jason Greenblatt, llegó a Israel el 13 de marzo de 2017 para reunirse con el primer ministro israelí, Biniamín Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbás, para reanudar las negociaciones de paz.

Su visita a la oficina presidencial de Abbás, la Muqata, llega en medio de la creciente tensión en Ramallah e incluso la incertidumbre sobre el futuro mismo de la Autoridad Palestina.

El siguiente informe se basa en conversaciones con altos funcionarios palestinos en vísperas de las reuniones en Jerusalén y Ramallah. Los altos funcionarios explicaron las principales preocupaciones que actualmente enfrentan los dirigentes palestinos.

En el plano internacional, fuentes de Ramallah temen que Estados Unidos y Rusia proyecten trazar nuevos límites de Sykes-Picot (Gran Bretaña y Francia dibujaron primero las fronteras de Oriente Medio en 1916), y los líderes palestinos están decididos a incluir a Palestina en cualquier nuevo mapa. Es por eso que están tan interesados en reunir tantos apoyos para un estado palestino como sea posible, especialmente de los estados clave de Europa, Estados Unidos y Rusia.

La llamada telefónica del Presidente Trump el 10 de marzo de 2017 a Abbás fue crítica para los palestinos porque percibieron la indiferencia de la nueva administración sobre la cuestión palestina y temen ser excluidos de los planes post-Sykes-Picot.

Es por eso que, según las fuentes palestinas, Abbás fue tan específico en la llamada telefónica sobre su compromiso con la solución de dos Estados. El domingo por la noche, el 12 de marzo de 2017, Abbás, Presidente de la Autoridad Palestina y Presidente de Fatah, dijo a una audiencia de Fatah en Ramallah que Trump confirmó el principio de una solución de dos estados. Pero, según nuestras fuentes, Trump no reaccionó cuando Abbás mencionó la solución de dos estados. La indiferencia de Trump hacia el principio de dos estados fue notado por el liderazgo de Ramallah y creó preocupación.

La declaración conjunta del primer ministro Netanyahu y Greenblatt en Jerusalén el 13 de marzo de 2017, ignoró el principio de dos estados y se refirió a la parte palestina como “palestinos”, sin mencionar un estado o incluso la Autoridad Palestina. Netanyahu y Greenblatt dieron preferencia a la solución del problema en un contexto regional y económico.

Como resultado, la cobertura de prensa en Muqata de Ramallah fue cancelada anticipando un diálogo complicado entre Abbás y el enviado estadounidense.

La indiferencia al Estado palestino no es la única preocupación de la Autoridad Palestina.

En las últimas semanas, Ramallah no ha estado a salvo. Manifestaciones violentas ocurren a diario en protesta por la inacción de la AP tras la muerte de un militante palestino, Basel al-A’raj, el 6 de marzo de 2017, por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel dentro de la ciudad de Ramallah.

La Autoridad Palestina estaba muy interesada en evitar cualquier manifestación de cualquier tipo dentro de Ramallah, temeroso del síndrome de “Plaza Tahrir” (las populares manifestaciones egipcias durante la “Primavera Árabe”). Pero el asesinato de este terrorista buscado lanzó una serie de manifestaciones que las fuerzas de seguridad palestinas no pudieron sofocar.

Basil al-A’raj era un farmacéutico de la zona de Jerusalén-Belén que pertenecía a organizaciones militantes. Al-A’raj fue buscado por los organismos de seguridad israelíes y palestinos, creando así la percepción de la coordinación de seguridad entre los dos. Al-A’raj había pasado antes muchos años en cárceles israelíes y palestinas.

Las manifestaciones después de la muerte de al-A’raj se centraron contra la coordinación de seguridad entre israelíes y palestinos y fueron dirigidas contra el mayor general Majed Faraj, jefe de la seguridad palestina.

Hay varios actores activos en las calles de Cisjordania:

– ONGs, activistas izquierdistas predominantemente seculares. Después que una manifestación de mujeres fue duramente dispersa el 12 de marzo de 2017, una manifestación más grande – tal vez la más grande de todas en Ramallah – tuvo lugar al día siguiente.

– PFLP: Los manifestantes llevaban kufiyahs rojos, típicos del Frente Popular para la Liberación de Palestina, un actor importante en el sistema de ONG palestinas. El Frente Popular pro-iraní fue muy visible en vísperas de la visita de Greenblatt a Ramallah.

El 12 de marzo de 2017, el mismo día de la gran manifestación, el Frente Popular también anunció que rechazaba los planes de la AP para las elecciones municipales en Cisjordania, compartiendo la posición adoptada por Hamás.

“La camarada Khalida Jarrar, líder del Frente Popular para la Liberación de Palestina, anunció el domingo por la noche 12 de marzo que el Frente no participará en las próximas elecciones municipales a la luz de la continua coordinación de seguridad de la Autoridad Palestina con la ocupación israelí”.

– Fatah Tanzim: Sorprendentemente, el catalizador de las manifestaciones fue el Tanzim de Fatah (ala militar) en el campo de refugiados de Qalandia entre Ramallah y Jerusalén. La manifestación fue sofocada por las fuerzas de seguridad para evitar un choque en el centro de Ramallah.

Tanzim lanzó la demostración inicial cuando Abbás se reunió con el jefe de la CIA, Mike Pompeo, el 14 de febrero de 2017. El oficial de inteligencia estadounidense recomendó a Abbás que Majed Faraj debería ser su sucesor para fortalecer una coalición regional contra Irán. Los Tanzim se niegan a aceptar cualquier dictado, y utilizaron las manifestaciones de Qalandia para expresar su oposición a Majed Faraj, el icono de la coordinación de seguridad.

Según nuestra fuente, “hay suficientes armas en los campos de refugiados para atacar a la Muqata y derrocar a la Autoridad Palestina. Es sólo una cuestión de decisión”.

En resumen, dos preocupaciones principales aquejan ahora a los dirigentes palestinos en Ramallah: la inclusión de “Palestina” en los arreglos fronterizos post-Sykes-Picot y la oposición y manifestaciones de Tanzim / FPLP / ONGs en el centro de la ciudad de Ramallah.

Las facciones quieren derrocar la coordinación de seguridad entre Israel y la AP – el Frente Popular, que representa a los intereses iraníes, y el Fatah Tanzim como parte de la lucha de sucesión de Abbás.

Fuente: Jerusalem Center of Public Affairs