Noticias

Estado de derecho vs. Terrorismo palestino: El juicio al soldado Azaria y el nuevo atentado terrorista

Comite Central Israelita del Uruguay 2017-01-10
LIC RAFAEL WINTER*


Horas antes de comenzar a escribir estas líneas nos enteramos de un nuevo sangriento atentado terrorista palestino en Jerusalem. No me cambia si se trata de un acto organizado por Hamas, por un árabe israelí, por un "lobo solitario" identificado con el Estado Islámico o por quien sea. Es un atentado terrorista. Con mucha mayor firmeza debería ser condenado el terrorismo criminal. De quien sea y contra quien sea.

En este caso se perpetra nuevamente contra Israel.

Esta es la respuesta terrorista palestina, la única de la que son "capaces", al ejemplar veredicto del Tribunal militar israelí en el caso del soldado Azaria.

Mientras la organización terrorista palestina Hamas celebra y felicita al autor del atentado -como siempre lo hace aunque el terrorista formalmente no integre Hamas- el Estado de Israel volvió a dar un ejemplo hace unos días de lo que es un estado de derecho.

El tema nos compete a todos y no solamente a quienes viven allí.

Porque además, también tiene que ver con la justicia y con la ética.

En un episodio ya comentado por diversos medios, recordemos: en marzo del año pasado un terrorista palestino intentó acuchillar, o sea asesinar a dos soldados israelíes en Hebrón; fue baleado por otro soldado quedando el terrorista herido en el suelo.

Estaba neutralizado. No estaba en condiciones de causar más daño.

Pocos instantes después llega al lugar de los hechos el soldado Elor Azaria y alertado de lo que había sucedido le dispara al terrorista y lo mata. El hecho fue filmado por otro palestino quien habia recibido previamente -junto a otros palestinos- la cámara de parte de "Betzelem", organización israelí de Derechos Humanos (dicho sea de paso: comparto que haya organizaciones israelíes que se ocupan de los derechos palestinos como la mencionada. De todos modos sería bueno saber: ¿hay algun "Betzelem" palestino o Shalom Ajshav, Paz Ahora palestino u organizaciones de Derechos Humanos entre los palestinos donde quiera se encuentren en el Medio Oriente?

¿Hay organizaciones de Derechos Humanos locales en otros países de la región del Medio Oriente además de Israel? Si así fuera -quizás los hay- me gustaría conocer de su existencia.)

Sea como fuere, recién la semana pasada fue dado el veredicto en relación a la acción del soldado Azaria.

De acuerdo al mismo, fue condenado: el Tribunal militar lo declaró culpable de homicidio. ¿Por qué?

Por haber matado al terrorista cuando el mismo, como ya fue expresado, estaba herido, neutralizado, no podía causar más daño.

Seguramente para muchos la condena provocó consternación e indignación. Comprensible.

¿Condenar a un soldado por matar a un terrorista que a su vez había intentado matar a soldados israelíes? ¿Acaso importa en qué circunstancia lo mató, porqué y cómo lo mató, si estaba neutralizado o no?

¡Es un terrorista!

Pero no. Sí importa. Pensar o actuar en esos términos (¡es sencillamente un terrorista!) se acerca mucho más a la venganza que a la justicia.

Las normas de Tzahal (Ejército de Defensa de Israel) son otras. No se dispara en cualquier circunstancia, no se dispara contra alguien inmovilizado, por más terrorista que sea y a uno le hierva la sangre.

En este caso puntual Israel dio un ejemplo. Más allá de la duración de la condena que se le pueda dar al soldado, prevaleció la justicia objetiva en contraposición a la venganza subjetiva.

Hay quienes criticaron el veredicto en base a consideraciones que pueden ser atendibles.

Pero otros lo hicieron desaforadamente, extremistas antidemocráticos y ajenos a los valores humanos del judaísmo quienes manifestaron -el derecho a manifestarse y a manifestar esta, pero hay formas de hacerlo- y vociferaron consignas vergonzosas contra el Jefe de Estado Mayor y otras lamentables expresiones.

Ellos también deben ser neutralizados pues constituyen uno de los escollos para la búsqueda y la concreción de lo más sagrado a lo que Israel aspira desde hace mucho tiempo.

Israel dio, en el tema y en la situación que nos ocupa un ejemplo de justicia y si cabe el término, de ética-militar.

Al terrorismo se lo debe combatir con firmeza y energía. Sin claudicaciones.

Pero también hay que combatirlo, hasta donde sea posible, en el marco de la legalidad que implica un estado de derecho.

Aunque hierva la sangre.

Aunque Hamas y agrupaciones terroristas feliciten a los asesinos por sus crímenes y los tengan como héroes nacionales y asi lo manifiesten públicamente de todas las formas posibles.

Aunque familiares de los terroristas, como también pasó en este caso, agradezcan a Alá por tener un asesino en la familia (ellos lo llaman mártir).

A pesar de todo eso no podemos renunciar a nuestros valores. No podemos ni debemos.

El veredicto al que hemos hecho alusión condice plenamente con los valores del pueblo de Israel.