Noticias

Récord histórico de atentados suicidas en 2016

El Mundo - España 2017-01-12
SAL EMERGUI*


Los atentados suicidas más letales de la Historia se registraron en 2016. No es la sensación generalizada ante las espectaculares medidas de seguridad en Europa con motivo de las fiestas navideñas sino un hecho contrastado por el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) en Tel Aviv.

Según el INSS, 5.650 personas murieron y 9.480 resultaron heridas en 469 atentados suicidas cometidos 800 hombres y mujeres en todo el mundo. En 2015 se registró una cifra parecida de este tipo de ataques (452) pero con un número muy inferior de muertos (4.333) y heridos (8.800). La conclusión es evidente: el atentado suicida como método de terror no sólo va en línea creciente sino que consigue un efecto más demoledor. Más cantidad y mejor calidad, según se desprende del informe del ˜think tank™ israelí.

“Los atentados suicidas tienen un efecto especial por el pánico y terror que crean y por tanto necesitan ser estudiados de forma especial, señala a EL MUNDO Yoram Schweitzer, experto en terrorismo internacional y responsable del informe sobre una acción que tiene como objetivo asesinar muriendo con un cinturón de explosivos o un coche bomba.

Ha sido también el año en el que más se ha extendido este tipo de acciones. Si en el 2015 lo sufrieron 22 países, en 2016 se hizo presente de forma sangrienta en 28. Aunque los ataques suicidas en Europa tienen mayor impacto mediático y los yihadistas lo celebran más al golpear el corazón del Occidente, la gran mayoría (298) de las inmolaciones tuvo lugar en Oriente Próximo. En 2016 registró un aumento del 45% respecto al año anterior.

El Estado Islámico (IS) ocupa con holgada diferencia la primera posición de esta tabla de clasificación mundial. De forma directa o a través de sus ramas, el IS es el responsable del 70% (322) de los atentados suicidas en todo el mundo. Es un cálculo a la baja porque el informe no incluye todas las reivindicaciones de IS ya que cada caso registrado debe tener la confirmación de dos fuentes independientes.

En Oriente Próximo, el protagonismo de IS es ingente al asumir el 90% de los atentados suicidas. El más letal tuvo lugar el 3 de julio cuando un “soldado de Abu Bakr Al-Baghdadi irrumpió con un camión-bomba en una concurrida zona en Bagdad segando la vida de 292 personas. Las derrotas territoriales de IS en Irak y Siria no sólo no reducen los ataques sino que los alientan para demostrar que su capacidad sigue intacta. Ya sea en Irak, el país más castigado con 146 (115 en el 2015), o en países europeos donde células durmientes esperan el momento adecuado para despertar y provocar pesadillas. Turquía experimentó un espectacular crecimiento con 21 atentados suicidas (IS y milicia kurda) en contraste con 5 del 2015.

El mapa del 2016 confirma que es un método operativo-estratégico de muchas organizaciones terroristas aunque, como explica Schweitzer, “la gran mayoría pertenece al movimiento Salafi-Yihad como IS, Al Qaeda y sus respectivos aliados que adoptan el ˜Istishhad™ (martirio o sacrificio en el camino de Dios) como principio de la fe. Es un término que usan los musulmanes para definirlo.

Las mujeres tienen su cuota de participación en estas misiones: 44 ataques suicidas perpetrados por 77 mujeres mataron a 400 personas en ocho países. Nigeria es el escenario donde más mujeres se han inmolado en un año que redujo el papel femenino en comparación con los 118 atentados del 2015.

Matar para morir y morir matando. Se mire como se mire, el suicida es un peón cada vez más usual y sobre todo letal en el tablero del terrorismo yihadista.