Noticias

Tratan de impedir el cierre de la Embajada israelí en El Salvador

Aurora Digital - Israel 2016-06-26
Un grupo de apoyo parlamentario israelí, integrado por miembros de la oposición y de la propia coalición de gobierno, celebró un encuentro para impulsar una iniciativa destinada a impedir el cierre de la embajada de Israel en San Salvador.

La medida, anunciada por la Cancillería el pasado mes de enero, bajo el argumento de recortes presupuestarios, ha sido recibida por el Gobierno salvadoreño como una decisión "profundamente desafortunada", y pide al Ejecutivo de Biniamín Netanyahu, que ejerce la cartera de Exteriores, que la reconsidere.

"Creo que Israel, lejos de alejarse de Latinoamérica y darla por hecho, tiene que acercarse mucho más y regar la relación como a una planta", consideró el embajador de El Salvador en Israel, Werner Matías Romero, que participó en la reunión celebrada en el Parlamento israelí (Kneset).

En el mismo, el diplomático habló de los estrechos vínculos que unen a ambos pueblos, que se remontan a antes del propio establecimiento del Estado judío en 1948, así como de la labor del coronel salvadoreño Arturo Castellanos, que salvó a 40.000 judíos húngaros al expedirles documentos de su país para que pudieran escapar del nazismo siendo cónsul en Ginebra entre 1942 y 1945.

Por aquella acción Castellanos fue declarado en 2010 "Justo entre las Naciones" por la institución israelí que salvaguarda la memoria de las víctimas y héroes del Holocausto Yad Vashem.

Añadió que las aspiraciones de Israel a convertirse en observador del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), cuya sede general se encuentra precisamente en El Salvador, que definió como "la Bruselas" de Centroamérica, no encuadra con la decisión.

"El lugar natural para tener una embajada en América Central es allí", indicó Romero, y lamentó que sea



la única que está previsto que cierre después de que fuera anunciada igualmente la clausura de la de Bielorrusia, medida que Israel finalmente ha revertido.
Nahman Shai, del partido laborista afirmó en la convocatoria que "cerrar una embajada es como cortar la rama donde estamos sentados", y relacionó la decisión "que transmite un mensaje muy equivocado" con el hecho de que la Cancillería lleve "vacante" durante un año y no esté dirigida por un ministro propiamente dicho que no sea el jefe del Ejecutivo.

Nava Boker, diputada del gobernante Likud, se mostró a favor de seguir manteniendo la relación y evitar el cierre de la embajada y avanzó que presentará un escrito destinado a que el primer ministro se replantee la decisión.

Haim Jelin, diputado de la formación centrista de oposición Yesh Atid, y presidente de la mesa consideró que "cada embajada que se cierra es la voz del pueblo judío que se apaga en América Latina".

En el encuentro, intervinieron además los embajadores de Colombia, Costa Rica, Paraguay, Argentina, la República Dominicana, entre otras personalidades, y finalmente se sumó Michael Oren, presidente del Grupo de Amistad Parlamentario Israel-El Salvador.

Todos mencionaron la importancia de seguir manteniendo la relación y de cómo una representación a nivel de Embajada no tiene sustitución posible a la hora de potenciar los lazos bilaterales a todos los niveles.

El embajador Romero subrayó que este mismo mes concluye su misión el embajador israelí en San Salvador y que en el plazo de un año la sede se irá desmantelando hasta que sus funciones sean absorbidas por la representación en Guatemala.

"Soy optimista, espero que la decisión no se tome, pero si se llega a tomar se van a dar cuenta de que realmente fue un error", concluyó el diplomático salvadoreño. EFE