Noticias

Los árabes de Israel se suman a las protestas con un paro general

ABC - España 2015-10-13
Las cifras de muertos y heridos crecen cada día en la nueva escalada de tensión entre israelíes y palestinos; la peor de los últimos años y que los dirigentes parecen incapaces de controlar

La inestabilidad en Gaza, Cisjordania y los barrios del este de Jerusalén se extienden a las localidades árabes del interior de Israel que se preparan para un huelga general que coincide con un nuevo «día de la ira» convocado por las facciones palestinas al otro lado del muro. En los últimos días ha habido protestas en Nazaret, Jaffa, Lod, Ramle, Taibeh, Sajnin, Rahat, Kfar Qassem y otros puntos de país por parte de unos árabes que suponen el 20 por ciento de la población«de un país donde más que ciudadanos, nos ven y nos tratan como enemigos», declaró Mohammed Zeidan, director de la Asociación de Derechos Humanos de Nazaret a la cadena Al Yasira.

Netanyahu llamó a los judíos a votar en masa para frentar a los árabes
El primer ministro, Benjamin Netanyahu, cambió radicalmente su discurso electoral en el quellamó a los judíos a votar en masa para frenar a los árabes y pidió a los miembros de esta minoría «calma» y «repeler a los radicales» en el transcurso del discurso de apertura de apertura del periodo de sesiones de invierno del Parlamento israelí. «Queremos coexistencia entre judíos y árabes», señaló el dirigente conservador al tiempo que advirtió de que «no habrá inmunidad para quienes inciten» a la violencia.

El endurecimiento de penas por lanzar piedras y cócteles molotov, la movilización de reservistas, las muertes de manifestantes por fuego real y los cientos de detenciones no sirven para frenar los altercados diarios y detener a los lobos solitarios que un día más volvieron a golpear, esta vez centrados en Jerusalén. La Ciudad Santa registró cuatro ataques hasta el cierre de esta edición que dejaron al menos siete heridos, entre ellos un niño de 13 años en estado crítico, y tres palestinos abatidos por las fuerzas de seguridad. Las cifras de muertos y heridos crecen cada día en esta escalada de tensión entre israelíes y palestinos, que es la peor de los últimos años y que los dirigentes de ambos lados parecen incapaces de controlar.

Medidas poco adecuadas

«Las medidas de fuerza adoptadas por las autoridades no son las más adecuadas para este tipo de amenaza, parece que estamos en guerra y se trata de hacer frente a lobos solitarios armados con cuchillos y destornilladores. Todo esto genera un estado de ansiedad y de alerta tremendo entre la población», apuntan fuentes de seguridad estadounidenses consultadas en la Ciudad Santa. También critican «los disparos a matar en lugares como la verja de Gaza, donde hay mil formas diferentes de poder dispersar a unos manifestantes por muy violentos que sean».

Un día más la franja de Gaza registró protestas y los más jóvenes volvieron a marchar hasta la verja de separación desafiando a unos soldados que han matado a nueve gazatíes desde el viernes, otros dos perdieron la vida en un bombardeo de represalia por el lanzamiento de un cohete. Esta vez el Ejército no abrió fuego y empleó material antidisturbios para reducir a un grupo que logró romper una parte de la verja al este del campo de refugiados de Al Bureij, en el centro de la Franja, y penetró unos metros en territorio israelí.

En medio de los ataques y de las acusaciones mutuas entre israelíes y palestinos por ser los culpables de la situación llegó un mensaje de Marwan Barghouti, uno de los más carismáticos líderes palestinos, encarcelado por Israel desde hace trece años y al que muchos ven como futuro presidente. Barghouti, según una carta a la que tuvo acceso la agencia Efe, alabó la actitud de los jóvenes por sumarse a las protestas y declaró que “el último días de ocupación será el primer día de paz.