Noticias

7.000 colombianos se han capacitado en Israel

El Tiempo - Colombia 2015-08-28
Así lo afirmó el director de Capacitación de la Agencia Israelí de Cooperación Internacional.

El director del Departamento de Capacitación de la Agencia Israelí de Cooperación Internacional (Mashav), Mattanya Cohen, habló con EL TIEMPO sobre las becas que ofrece su institución y los convenios con diferentes países de América Latina y Oriente Próximo.

¿Qué programas tiene desarrollados el Mashav con Colombia?

Desde que empezaron las relaciones diplomáticas entre los dos países, alrededor de 7.000 profesionales colombianos han participado en los diferentes cursos que ofrecemos en Israel. Estamos hablando de temas de agricultura, manejo de aguas, desarrollo económico, desarrollo social, urbano, rural, seguridad ciudadana, policía y comunidad, energías renovables, empoderamiento de la mujer, emprendimiento, etc. Tenemos entre 90 y 100 cursos que ofrecemos en Israel durante todo el año y trabajamos en cinco idiomas: inglés, español, francés, ruso y árabe.

Hablando de Colombia, ofrecemos cursos en español a personas que no hablan inglés. Eso es muy importante porque el becario puede viajar y recibir un curso de tres a cuatro semanas en su idioma natal.

Durante todo el año publicamos la información en nuestras redes sociales, en la página web del Mashav, en nuestro Facebook, y también la enviamos a todas nuestras embajadas en el mundo.

¿Cuál es el curso del Mashav al que más aplican los colombianos?

(Responde Michal Maayan, secretaria política de la embajada de Israel) Hay varios. De los más solicitados están los de riego y demás relacionados con agricultura, hay siete participantes colombianos entre los 25 o 30 cupos que se abren de todo el mundo, y esa es una muy buena participación.

(Mattanya Cohen): Colombia es nuestro país número uno en el continente en cuanto a becarios en Israel. Aparte de los cursos allá, tenemos un sistema móvil. En lugar de enviar los becarios a Israel, enviamos expertos israelíes para que estos dicten cursos a muchas más personas.

El Mashav trabaja mucho en las regiones del Magdalena Medio y Cauca en cursos y capacitación en cuanto a mejoramiento de procesos agrícolas con los campesinos de esas regiones. ¿Qué balance se puede hacer de esa aplicación de la ayuda de la agencia?

Nuestro propósito es que los cursos lleguen a todo el país. Hay candidatos de todos los departamentos, incluso los más alejados.

Recibimos con mucho gusto a aspirantes de todo el país para ir a Israel, y la embajada, en coordinación con las autoridades colombianas, puede decidir dónde se llevarán a cabo los cursos y capacitaciones que se hagan aquí en Colombia.

Invito a los colombianos a postularse a los cursos en Israel, ser parte de ese grupo muy selecto de 7.000 personas que han sido becarios.

Colombia e Israel firmaron en el 2013 un memorando de entendimiento para promover el desarrollo, con especial énfasis en el emprendimiento y la innovación. ¿Qué balance hace usted de la aplicación de este memorando?

En el 2013 recibimos en nuestro centro de capacitación a 29 colombianos que querían conocer el ambiente de innovación de Israel. Tenemos mucha experiencia en ello, la podemos compartir con Colombia. Espero que en el 2016 tengamos un buen grupo de compatriotas suyos allá en Israel. Continuaremos con este proyecto sumamente importante.

La situación de orden público en Israel es siempre turbulenta por el conflicto con los palestinos. ¿Los aspirantes a las becas del Mashav en Israel se inquietan por esto?

Mucha gente conoce a Israel solo por lo que ve en los medios de comunicación y en la mayoría de los casos son imágenes no tan positivas. Sin embargo, he hablado con todos los que han hecho cursos allá, todos llegan por primera vez porque no es posible repetir cursos con el Mashav. Después de tres o cuatro semanas, en las ceremonias de graduación, les pregunto “¿qué les dijeron a ustedes su familia, amigos, sobre venir a Israel?. La respuesta es “Allá es muy peligroso, es una locura viajar a Israel. No es así. Somos un país tranquilo. Al final del curso, la imagen les cambia totalmente. Israel es un país pacífico, democrático. Mencioné antes las actividades de cooperación que hacemos en idioma árabe. Esa es nuestra contribución para que haya más amistad y entendimiento en Oriente Próximo.

Las relaciones con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) siempre han sido muy complejas. ¿A qué nivel se entiende el Mashav para ayudar a las poblaciones palestinas carentes?

Tenemos contactos con funcionarios de los ministerios de Agricultura y del Trabajo de la ANP, que mandan participantes a nuestros cursos. Hay buenas intenciones de los dos lados.

Nuestro proyecto ˜Mujeres que construyen una nueva realidad™ es muy exitoso. Tenemos dos o tres grupos de quince a veinte mujeres palestinas que participan cada vez que vienen a Israel. El curso se realiza en Haifa, norte de Israel, pero ellas no se quedan solo allí sino que viajan por todo el país para conocer la realidad israelí y después aplican en Cisjordania lo aprendido.

LUIS ALEJANDRO AMAYA
Subeditor Internacional