Noticias

Berlín acoge los Juegos Macabeos europeos, las Olimpiadas judías

Cadena Ser - España 2015-08-02
Setenta años después del fin del Holocausto y de la Segunda Guerra Mundial, los deportistas judíos podrán competir en el Estadio Olímpico de Berlín, un escenario del que fueron desterrados los atletas alemanes de origen judío, en el año 1936, cuando Hitler les prohibió participar en los Juegos Olímpicos que entonces se celebraban en la capital alemana.

Desde este lunes y hasta el próximo 5 de agosto, Alemania se convierte por primera vez en la sede del mayor evento deportivo judío en Europa. Berlín acoge la celebración de los Juegos Macabeos, una especie de olimpiadas que los ciudadanos judíos organizan cada cuatro años.

Un total de 2.300 atletas judíos procedentes de 40 países competirán en el Parque Olímpico de Berlín en un total de 19 disciplinas. Un evento deportivo con gran carga histórica que sirve también para rendir homenaje a nombres del deporte judío de los años treinta como el del boxeador Erich Seelig o del jugador de fútbol Gottfried Fuchs, quienes fueron condenados al ostracismo y, perseguidos por el nazismo, huyeron a Cuba y Canadá.

Otros deportistas de la época corrieron peor suerte y terminaron confinados en un campo de concentración que acabaría con su vida. Sus biografías y, en ocasiones, trágicos destinos forman parte de una exposición que de forma paralela a los Juegos Macabeos se ha inaugurado en la estación central de Berlín.

La inauguración oficial de los Juegos Macabeos tendrá lugar este martes a las ocho de la tarde y correrá a cargo, entre otros, del presidente de la República Federal Alemana, Joachim Gauck, quien pronunciará el discurso de bienvenida.

En Berlín se esperan delegaciones provenientes de Estados Unidos e Israel. Todos los deportistas estarán alojados en el barrio berlinés de Neukölln, en la cercanía de la mezquita de Al-Nur, donde predicadores radicales a menudo difunden mensajes contra Israel y los judíos. Por su propia seguridad, a los atletas se les ha recomendado no moverse por el norte del barrio como “grupo judío fácilmente reconocible.