Noticias

Asad amenaza lanzar una lluvia de misiles contra Tel Aviv

Aurora Digital - Israel 2011-10-05
El presidente de Siria, Bashar Asad, advirtió a los países occidentales que si Siria es atacada por la OTAN, disparará una lluvia de misiles contra Tel Aviv, según un reporte de la agencia semioficial iraní FARS.

En un encuentro con el ministro de Exteriores de Turquía, Ahmad Davutoglu, Asad amenazó: "Si una medida loca es tomada contra Damasco, preciso no más que 6 horas para trasladar cientos de cohetes y misiles a las Alturas del Golán y, desde allí, dispararlos contra Tel Aviv".

Según el informe, Asad también reiteró que Damasco le dirá a Hezbollah que lance un ataque masivo de cohetes y misiles contra Israel.

"Todos estos sucesos ocurrirán en tres horas, en las siguientes tres horas, Irán atacará a las naves de guerra que Estados Unidos tiene en el Golfo Pérsico y los intereses norteamericanos y europeos serán objetos de un ataque simultáneo", precisó Asad según la agencia FARS.

Asad realizó estos comentarios mientras el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan afirmaba que su país iba a iniciar sanciones contra Siria luego de la visita que hará a un campo de refugiados sirios junto a su frontera, en los próximos días.

La acción de Erdogan señala un deterioro más profundo de las anteriormente amistosas relaciones entre Ankara y Damasco, a partir del comienzo de la represión a las protestas democráticas por parte del gobierno de Asad.

"En relación a las sanciones, nosotros evaluaremos y anunciaremos nuestra hoja de ruta después de que visite Hatay, en el sur de Turquía, iniciando medidas", dijo Erdogan, añadiendo que espera visitar la zona el fin de semana o a principios de la próxima.

Cerca de 7 mil sirios se han refugiado en los campamentos establecidos en Hatay, escapando la feroz represión desatada por las fuerzas de seguridad del presidente Asad.

Erdogan manifestó el mes pasado que Asad será echado por su propio pueblos "más tarde o más temprano", y advirtió que Siria podría deslizarse hacia una guerra civil sectaria entre alauitas y sunitas.

Expertos militares estiman además que el presidente Bashar Asad cuenta con un enorme arsenal de armas químicas.