Noticias

Reclaman que el gobierno de Evo Morales esclarezca los últimos ataques contra centros judíos en Bolivia

Iton Gadol - Argentina 2014-09-18
Luego del atentado con dinamitas ocurrido el pasado sábado en el cementerio de la Asociación israelita de la ciudad de Cochabamba, el presidente del Círculo Israelita de ciudad boliviana de La Paz, Ricardo Udler, dialogó con la Agencia Judía de Noticias (AJN) y reclamó a las autoridades locales que “tomen cartas en el asunto para que la situación con los judíos “no se vaya de las manos y haya que lamentar consecuencias.

La comunidad judía de Bolivia está conmocionada y preocupada por la ola de antisemitismo que viene ocurriendo en los últimos meses en el país y se incrementó con el Conflicto que Israel tuvo con los palestinos en la Franja de Gaza: la declaración de “Estado terrorista que hizo el gobierno bolivariano de Evo Morales hacia Israel, la obligatoriedad del uso de visas de ingresos para los ciudadanos israelíes que visiten Bolivia, la gran cantidad de artículos antisemitas que la prensa local publica periódicamente, y los atentados con piedras y bombas molotov.

Pero no todo queda allí: el punto más alto de los ataques ocurrió en la madrugada del sábado pasado 13 de septiembre con un atentado dinamitero al cementerio de la Asociación israelita de la ciudad de Cochabamba. Este hecho marco “el límite para la kehilá local y con este nuevo atentado optaron por notificar a las autoridades nacionales para que “tomen conocimiento oportuno de estas situaciones y se sientan en la obligación de dar protección, según explicó Udler.

“Si estos atentados siguen aumentando vamos a tener que lamentar problemas ya del orden de humano y personal. Hay que hacer presión para que estas situaciones empiecen a disminuir. Es momento de abrir las puertas para que esto no se nos vaya de las manos y que después tengamos que lamentar consecuencias., apuntó Udler a AJN.

Además, el Círculo Israelita de Bolivia abrió una causa judicial para tratar de parar con los ataques verbales y físicos que sufre la kehilá local. “Tenemos dos antecedentes discriminatorios en el Congreso de la Nación. Uno cuando se izó la famosa bandera de Palestina y otro en el que el presidente de la Cámara de Diputados indicó que el Holocausto no había sido suficiente para los judíos. Y también el defensor del pueblo discriminó al indicar que los turistas israelíes son tacaños que no comen y no gastan cuando vienen a Bolivia., recordó Udler.