Noticias

Intel invertirá seis mil millones de dólares en planta de Israel

Aurora Digital - Israel 2014-05-01
El gigante norteamericano de alta tecnología Intel anunció que invertirá seis mil millones de dólares para modernizar su planta de Kiriat Gat, donde la compañía planea incorporar otros mil trabajadores a su fuerza de trabajo.

Representantes de Intel anunciaron sus planes a los ministros de Finanzas, Yair Lapid, y de Economía y Comercio, Naftali Bennett.

Israel aceptó cubrir entre un cinco y diez por ciento de los costos de modernización, que sumarían entre 300 y 600 millones de dólares.

Intel aún no ha confirmado el anuncio hecho por el gobierno israelí. El plan final ha sido enviado hoy al Gabinete.

La empresa ha estado estudiando, en estos últimos dos años, que partes de sus fábricas debían ser modernizadas con las tecnologías más avanzadas. La decisión de modernizar sus plantas en el país implica que Intel ve el futuro de su producción en Israel, lo que podría llevar a la creación de instalaciones adicionales.

Según fuentes israelíes, si Intel hubiera optado por invertir en otros países, sus fábricas en Israel habrían sido probablemente cerradas en un futuro cercano, debido al envejecimiento de las instalaciones y los equipos. En ese caso, todos los empleos se habrían perdido.
Bennett manifestó que “esta es una excelente noticia para Israel en su sexagésimo sexto aniversario. El ministro añadió que “esta es una de las inversiones más grandes que se hayan hecho en Israel y su importancia para la educación tecnológica y para la periferia es tremenda.

El director de Intel en Israel y vicepresidente de Intel, Maxine Fassberg expresó que en los últimos 40 años Intel exportó 35 mil millones de dólares y que la mayor parte provino de las fábricas de Kiriat Gat.

La fábrica Fab28 de Intel en Kiriat Gat produce chips con tecnología de 22 nanómetros, y la empresa está interesada en comenzar a fabricar chips más avanzados de 10 nanómetros, en Israel.

La primera fábrica de Intel en Israel fue erigida en 1996 con un costo de 1.700 millones de dólares, del cual el gobierno aportó 680 millones, o sea el 40 por ciento del monto total. La segunda fábrica construida en 2011 tuvo un costo de 2.700 millones de dólares, de los cuales el gobierno contribuyó con 200 millones, o sea el siete por ciento de la inversión.